Lo Último

2827. José Ferradás Pastoriza, de Beluso a Mathausen. Muerto en Gusen

Archivo ITS Arolsen


María Torres / 4 mayo 2019 - Actualizado diciembre 2019

Hace 74 años, el 5 de mayo de 1945 las tropas estadounidenses entraron en el campo de concentración nazi de Mauthausen. 

Quiero traer al recuerdo la historia de José Ferradás Pastoriza. No se ha podido localizar ninguna fotografía que nos devuelva la imagen de José Ferradás, pero están los documentos que transmiten el triste destino de este vecino de Beluso, uno de los deportados de la provincia de Pontevedra.


José Ferradás nace el 16 de mayo de 1912 en el lugar de La Rosa de la parroquia de Beluso, perteneciente al municipio pontevedrés de Bueu. Hijo José, soldador de profesión, y de Carmen, ambos naturales de Beluso, al igual que los abuelos Benito y Rosa (por línea paterna) y Baltasar y Genoveva (por línea materna). Es el segundo de cuatro hermanos. El mayor, Adolfo, nacido en 1904, Benito en 1918 y María del Carmen en 1920. Aunque en el censo de habitantes de 1930 figura como soltero y de profesión carpintero, sabemos que se dedicaba a la pesca de bajura y que tenía dos hijas reconocidas con su compañera Josefa Cabral que vivían con la familia de la madre.

Sindicalista y socialista, tras el golpe de estado de 1936 participa en alguna acción para tratar de evitarlo. Tras esto, le advierten que se ande con cuidado que iban a por él. Su hermana María del Carmen, se toma en serio este aviso y cada noche, mientras él descansa, vigila tras la ventana de la casa. Una de esas noche María del Carmen observa que alguien se aproxima y avisa a su hermano. José Ferradás salta por la parte trasera de la casa y escapa hacía una aldea vecina camino de la playa de Tulla.

Jamás volvieron a verle. La familia pensó que había conseguido cruzar hasta Portugal, pero el destino real de José es Euskadi. Los documentos indican que trabaja como voluntario en las Canteras de López y Sardina de Martutene, que suministran piedra para el aeródromo de Amara en San Sebastián.

Más adelante integra la tercera compañía del Batallón México (9º de la U.G.T. y 63º de Euskadi). Lucha en el frente de Ochandiano y en la línea de Baranbio. Su nombre figura en una suscripción "a favor de la lucha de clases", en la que colabora con cinco pesetas. También combate en los frentes de Dima, Yurre, Zamundio, Archanda, y en la retirada a Santander.

Su hermano Benito, movilizado por el ejército franquista, combate en las filas de éste con el miedo de verse enfrentado a José, según relataría a la familia.

Tras la contienda, cuando José Ferradás pasa a Francia, es confinado en Argelès sur Mer. El 23 de diciembre de 1939 se enrola en Compañía de Trabajadores Extranjeros núm. 107. Esta compañía se forma en la localidad de Saint Florentín y actua en Fouquemont, población cercana a la frontera alemana, concretamente en la Línea Maginot.

En junio de 1940 es detenido por los nazis, confinado en el Frontstalag núm. 140 en Belfort y transferido al Stalag XI-B Fallingbostel, con el número de prisionero 87.277. Su detención inicial es publicada por los alemanes en la Lista oficial núm. 34, de 21 de octubre de 1940.

Deportado a Mauthausen el 27 de enero de 1941 en una expedición de 1472 españoles que había partido de Fallingbostel dos días antes, y entre la que se encuentra el fotógrafo Francesc Boix, a su llegada al campo es registrado con el número 5505. El indica que es marinero, pero los alemanes le inscriben como agricultor.

El 8 de abril es trasladado a Gusen, el matadero. Perece el 20 de septiembre de 1941 y es cremado cuatro días después.

Uno de sus sobrinos, José González Ferradás, hijo de María del Carmen, se ha pasado media vida intentado conocer el paradero de su tío. Recuerda que cuando era pequeño había una fotografía en la que aparecían tres hombres. A dos los conocía, eran sus tíos, pero al tercero no. Su madre le dijo que había muerto en la guerra "con los otros". Según José González "era una manera de decir que luchó con la República, pero no contaba más".

"Siendo niño peloteando con mi balón, día tras día, en el atrio contra las paredes de la iglesia donde había una serie de nombres a ambos lados de una cruz con un yugo y unas flechas, recuerdo un día en que mi madre me llamaba para volver a  casa porque era tarde y al llegar le pregunté: ¡Mama! ¿Por qué o tío Pepe non está nos nombres da parede da iglesia? Ella respondió: ¡O tío Pepe era dos outros!"

El pasado 12 de abril de 2019, se realizó en la Casa del Pueblo de Beluso un homenaje al deportado José Ferradás Pastoriza, organizado por la Asociación Amigos Xoán Carballeira de Bueu. Se contó con la presencia de la familia. Los que estábamos allí vivimos momentos muy emotivos y sentimos que la única forma de aminorar el dolor y de intentar paliar el agravio es manteniendo viva la Memoria.


Agradecimientos a:

José González Ferradás
Manuel Mosteiro García
Xosé Novas Piñeira
Asociación Amigos Xoán Carballeira) de Bueu
Concello de Bueu












No hay comentarios:

Publicar un comentario