Lo Último

2960. Antonio Lamas Jueguen, de Vilaxoán a Buchewald. Deportado y Resistente



María Torres - 5 de enero de 2020 / Actualizado 11 de abril de 2021

Antonio Lamas nace a las seis de la mañana del 9 de agosto de 1912 en el lugar de O Cortiñas de Vilaxoán, municipio que se anexionó a Vilagarcía de Arousa (Pontevedra) en 1913. Hijo de Francisco Lamas Vila, de profesión marinero, y de Socorro Jueguen Torrado, ambos naturales de Vilaxoán. Nieto por línea paterna de Manuela, y por línea materna de Antonio y Manuela, también oriundos de Vilaxoán. Tuvo varios hermanos. Uno de ellos era Manuel, apodado "Laberca", marinero de profesión, juzgado por auxilio a la rebelión y condenado a doce años, prisionero en la Illa de San Simón, al que también se le incoa expediente en el Tribunal de Responsabilidades Políticas. Se conoce la existencia de otro hermano, Joaquín, quien en 1954 obtuvo el premio a la natalidad instaurado por las autoridades franquistas, dotado con doscientas cincuenta pesetas, y que eran entregados el día del padre, pues «la prole numerosa es beneficio inmenso que la familia presta a la sociedad; por eso es justo que la sociedad premie y estimule a quienes con gran sacrificio levantan la excepcional carga familiar».

En 1932 comienza su servicio militar en Ferrol, embarcándose en el “Libertad”. Promete fidelidad a la bandera el 14 de abril de 1933, a bordo del citado buque en aguas de Palma de Mallorca. Estuvo rebajado en la enfermería del crucero de abril de 1932 a abril de 1933.


Existen varios documentos que nos indican que en su localidad natal y antes de abandonar España, trabajaba de carpintero y marinero. Otros nos describen su aspecto físico: estatura de 1,65 m., delgado, cara alargada, ojos marrones, la nariz torcida, la boca gruesa, el pelo negro y cicatrices en los pies. En su cartilla de marinería, fijan su estatura en 1,56 cm y su peso en 49 kg. También indican que tenía un color de piel “pigmentado”, es decir, que las pecas cubrían su rostro.


Durante la Guerra de España es movilizado por el ejército franquista, del que deserta. Como recompensa, el 31 de diciembre de 1937 recibe de la Comandancia Militar de Cataluña la suma de cien pesetas en concepto de «premio por evasión con armas.» En documentos de posguerra consta que combatió en calidad de soldado de infantería de marina.

Antonio entra en Francia el 9 de febrero de 1939 por Prats de Molló. Sobrevive como puede y en 1943 encuentra trabajo en la empresa Martinelli, con sede en Cannes, que trabajaba para los nazis en el tendido de cables subterráneos. Antonio se ocupa en principio del cableado en Montseppiler-Milau y en julio de 1943 es asignado a los trabajos del cruce de Rabieux, a pocos kilómetros de Lodéve (Herault).

Es detenido por «actividades antinazis» en la mañana del 2 de agosto de 1943 por la Policía de Seguridad y del Servicio de Seguridad (BdS) de París, la policía de seguridad del Reich en los territorios ocupados. Dos agentes de la Gestapo se desplazaron desde Montpellier hasta el lugar de trabajo de Antonio Lamas, que en ese momento se había ausentado prevenido por Jules Cauvy, quien afirmó que Lamas no parecía estar excesivamente preocupado y no hizo nada por evitar la detención. La Gestapo regreso más tarde y se lo llevaron sin oponer resistencia. Así lo cuenta Jules Cauvy en el informe del proceso verbal abierto en 1953 por la Dirección de la Seguridad Nacional del Ministerio del Interior francés: «El 2 de agosto de 1943, alrededor de las 9 de la mañana, mientras Lamas se había ausentado un momento, dos policías de paisano llegaron en automóvil y preguntaron dónde estaba. Les hice saber que volvería pronto. Luego me dijeron que iban a Lodève para hacer un arresto y que a su regreso detendrían a Lamas. Al partir, advertí a Lamas, que no parecía alarmado por esta amenaza de arresto, y no hizo nada para evitarlo. Media hora después volvieron los dos policías, registraron a fondo a Lamas, y lo llevaron al auto sin decirle por qué lo estaban arrestando.»

Jules Cauvy declaró en el proceso verbal citado que ignoraba el motivo del arresto, pero que podría ser consecuencia de las quejas de Antonio Lamas sobre la calidad de la comida. El subcontratista alemán, responsable del grupo de trabajo envió un informe a sus superiores sobre este asunto.

Aunque otros testigos manifestaron ignorar si Antonio Lamas colaboraba con la Resistencia, alegando que se había incorporado a la cuadrilla de trabajo pocos días antes de su detención y no tenían relación de confianza, varios compañeros aseguraron que la causa de la detención era por los actos de sabotaje que realizó en la empresa Martinelli. Esto también es refrendado por la Alcaldía de Lodève a través de un certificado en el que se asegura que «Antonio Lamas y Manuel Bernabeu fueron arrestados por la Gestapo por actos de sabotaje en Martinelli »

Tras el arresto es confinado en Montpellier hasta el 9 de agosto de 1943, fecha en la que es internado en el Fronstalag 122, también llamado campo de tránsito y de internamiento nazi de Royallieu, en Compiègne, (matricula 17547) desde el que más de cincuenta mil personas fueron deportadas a los distintos campos de concentración de Alemania y Polonia.

Antonio es deportado el 17 de enero de 1944 a Buchenwald, uno de los mayores campos de concentración en suelo alemán, al que llega dos días más tarde y queda registrado con la matrícula 40249, de profesión marinero. El 8 de febrero pasa una revisión médica para ser destinado a la Operación Meerschaum (Espuma de mar). Su nombre figura en  una lista con el encabezamiento de «los siguientes prisioneros fueron examinados hoy y se encuentran totalmente laborables y transportables

La Operación Meerschaum se puso en marcha en 1943, por orden de Himmler. Se trataba de llevar a cabo traslados masivos de prisioneros a campos de concentración porque había escasez de mano de obra, sobre todo para la industria de la guerra. El internamiento ya no es solo por razones de seguridad, educación o prevención, sino por razones económicas mediante el trabajo esclavo. El 14 de diciembre de 1942, Himmler emitió un decreto para enviar a los campos de concentración «35.000 hombres aptos para el trabajo.»

Antonio es asignado al kommando Gustloff, una de las fábricas de armamento de Weimar Fritz-Sauckel-Werk situada en el este del campo de Buchenwald. Los prisioneros desarrollan jornadas  de diez a doce horas diarias en turnos diurnos y nocturnos. El 17 de diciembre de 1944 continúa en Gustloff. En una nota firmada por Fritz Sauckel ejecutado tras los juicios de Núremberg el nombre de Antonio Lamas figura en una lista de seis prisioneros: «el martes 18.12, 6 reclusos de nuestro convoy tendrán que recoger dos cargas de grava con un camión en Süssenborn.»

El 11 de abril de 1945, soldados del Tercer Ejército de los EE.UU entraron en Buchenwald.

Antonio Lamas es repatriado a Francia el 23 de mayo a través del centro de repatriación d'Hirson (Aisne). En el informe de la Cruz Roja Internacional asegura varias veces que recibió un trato inhumano. Tras recuperarse físicamente, regresa a Lodève el 12 de septiembre de 1945. Era un hombre libre, tenía 33 años y toda una vida por delante. Regresa al Hotel de la Paix de Lodève, donde residía cuando fué detenido en 1943.

En 1948 está soltero, y reside en Rue Cavalerie de Lodève (Herault). En 1954 obtiene de las autoridades francesas el título de deportado y resistente. Un año después se encuentra desempleado, según certifica  la Alcaldía de Lodeve y continua soltero. En 1963 se traslada a Lempdes.

En 1967, reside en Clemont Ferrand y cuando solicita a la Oficina Francesa de protección de Refugiados y Apátridas la renovación de su certificado de refugiado, pide a su vez un le extiendan un poder, que ha de enviar a sus hermanos para la venta de la casa familiar en su localidad natal, ya que han fallecido sus padres. Desde OFPRA le responden que para que el poder solicitado pueda surtir efectos en España, ha de ser forzosamente otorgado ante el Cónsul de España en Francia. 

Cualquier refugiado que por cualquier motivo se inscribiera en un consulado de su país, renunciaba al derecho de protección de OFPRA, pero dada la circunstancia y de forma excepcional, a pesar de su inscripción en el Consulado de España, Antonio lamas no pierde el status de refugiado.

Por medio de un artículo publicado en Faro de Vigo el 18 de febrero de 2009, cuyo autor es Juan Fernández, sabemos que tiempo después se estableció en Sète y contrajo matrimonio con una valenciana. Tuvieron dos hijos: Miguel y Andrés.

Regresó a su localidad natal en una sola ocasión poco después de la muerte del dictador.

Antonio Lamas, deportado y resistente, falleció en Sète en 1989.






No hay comentarios:

Publicar un comentario