Lo Último

3001. Urbano San Martín Abilleira, un pontevedrés muerto en Gusen

Acta deceso Urbano San Martín Abilleira -  ITS Archives  Bad Arolsen


María Torres / 12 marzo 2020

Urbano San Martín Abilleira nace en Mourente, Pontevedra, el 15 de marzo de 1902. Es hijo de Manuel, jornalero, natural de Justanes, Pontecaldelas y de Manuela, ambos vecinos de Mourente. Son sus abuelos por línea paterna Benito y Manuela y  por línea materna Juan y Juana, naturales de Mourente.

Por su expediente de Quintas sabemos que estaba incluido en el alistamiento del año 1923, pero que no se presentó al acto de clasificación de soldados en el ayuntamiento de Mourente. Llamado a declarar su padre indica que se encuentra en Cuba y que desconoce si se presentó ante el Consulado para su clasificación. Se le declara prófugo el 2 de abril de 1923.

En los años treinta reside en la Travesía Salmerón núm. 9 (actual Travesía de Sant Roc) de Almacelles (Lleida). Está casado con Rosa Domínguez, tiene tres hijos. Miquel Corlleó, investigador de Almacelles, nos informa que el mayor, Jesús Sanmartín Domínguez, fue detenido el 12 de abril de 1945 cuando participaba en la operación Reconquista del Valle de Arán, tras un enfrentamiento con las fuerzas de orden franquistas y condenado a doce años y un día de prisión.

Urbano trabaja como jornalero y se afilia y a la U.G.T. en septiembre de 1936 y al P.S.U.C. en febrero de 1937. Durante la Guerra de España, es miembro del Comité Revolucionario de Almacelles. El periódico El Día Gráfico editado en Barcelona, con fecha 10 se septiembre de 1936, recoge la constitución del nuevo ayuntamiento de Almacelles y el nombramiento como concejal de San Martín Abilleira. En mayo de mayo de 1937 se le autoriza a poseer un arma de fuego.

En la Causa General de Almacelles (A.H.N.) figura la declaración de Loreto Pellisé Herrero, realizada el 16 de noviembre de 1938, informando que su padre José Pellisé Masés, comerciante de 47 años, afiliado a la CEDA, fue detenido en su domicilio el 13 de agosto de 1936, siendo conducido a la casa parroquial convertida en prisión, donde permaneció hasta el día 18 que fué fusilado, y acusa del asesinato «a un tal Urbano, antiguo jornalero del asesinado, persona destacada del comité revolucionario».

Urbano Sanmartín se refugia con su familia en Francia en 1939. Reside en Oloron Sainte Marie, en los Pirineos Atlánticos.

Y ahí se pierde su pista hasta que movilizado en la 22 Compañía de Trabajadores Extranjeros es capturado el 19 de junio de 1940 en Espinal, departamento de Vosgues e internado en el stalag VIII C Kunau, cerca de Sagan, Alemania, hoy Żagań, Polonia, (prisionero núm. 57132) construido para albergar a los prisioneros polacos de la invasión alemana de septiembre de 1939, donde permanece hasta el 26 de noviembre de 1940 que es transferido al stalag XII-D Trèvez, en la colina de Pétrisberg con vistas a la ciudad alemana de Trier. Desde este campo de prisioneros, escribe la última carta a su familia el 18 de enero de 1941.

El español Amadeo Sinca Vendrel, también prisionero en este campo, describe su estancia en el mismo en su libro Lo que Dante no pudo imaginar, y afirma que «el capítulo de humillaciones fue reservado para los españoles», y recuerda la advertencia de un oficial nazi: «Todos rojos, comunistas: todos muertos.»

Urbano San Martín Abilleira ingresa en Mauthausen el 25 de enero de 1941 y es registrado como agricultor con la matrícula 3508, hasta el 17 de febrero de 1941 que se procede a su traslado al block 32 de Gusen, el de los inválidos o no válidos ya para el trabajo (matrícula 10070), donde perece en la madrugada del 4 de noviembre de 1941 a causa de un fallo cardiaco, según apuntan los documentos nazis. Sus restos son cremados tres días más tarde.

En octubre de 1941, Rosa Domínguez, que no tiene noticias de Urbano desde el 18 de enero de 1941, solicita ayuda para conocer el paradero de su marido a través del Ministerio de Antiguos Combatientes de Francia: «les estaría extremadamente agradecida si aceptan investigar, para poner fin a la cruel incertidumbre que me embarga.» Se cursan varias cartas desde este Ministerio al presidente de la Cruz Roja en Suiza, en septiembre y diciembre de 1941 y julio de 1942.

En abril de 1942, George Scapini, diputado francés, designado por el gobierno de Vichy para dirigir el Servicio Diplomático responsable de los prisioneros de Guerra franceses en Alemania, escribe también al presidente de la Cruz Roja Internacional  solicitando la búsqueda de información de Urbano Sanmartín.

En agosto de 1942, el Comité Internacional de la Cruz Roja suiza recibe respuesta del stalag de Trier, informando que Urbano Sanmartín no se encuentra allí, y no facilitan información de su traslado a Mauthausen.

En diciembre del mismo año, la Agencia central de prisioneros de guerra del Comité Internacional de la Cruz Roja, solicita información a la Cruz Roja de Berlín. La respuesta llega seis meses después, el 22 de julio de 1943, y confirma la muerte de Urbano Sanmartín Abilleira el 24 de noviembre de 1941 "en el almacén de Mauthausen". El 20 de octubre de 1943, desde el Alto Mando de la Wehrmacht, se indica al Comité Internacional de la Cruz Roja en Suiza que continúan investigando, y cuando finalicen les comunicarán el resultado de sus pesquisas.

En 1947 la esposa de Urbano solicita la inscripción del fallecimiento de su marido ante el Registro Civil. Un año después, el Ministerio de antiguos combatientes y víctimas de guerra de Francia, tramita su acta de oficial de deceso.





2 comentarios:

  1. Cada entrada de tu blog es una historia que estaba perdida. Tu trabajo no tiene precio.
    Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias socio. Sacar a la luz sus nombre, lo que podemos recomponer de sus historias es, sobre todo, una victoria contra el silencio impuesto.

      Eliminar