Lo Último

3037. Antonio Piñeiro Otero, de Chapela (Pontevedra) a Mauthausen/Gusen

Antonio Piñeiro Otero en 1933



María Torres / 25 Abril 2020 - Actualizado 11 Mayo 2021

Antonio Piñeiro Otero nace el 3 de agosto de 1912 en la parroquia de Chapela, perteneciente al municipio pontevedrés de Redondela. Hijo de José, marinero de profesión, y de Gumersinda, naturales de Chapela. Nieto por línea paterna de Benito y Teresa y por línea materna de Serafín y María Antonia, todos oriundos de Chapela.

En el censo de habitantes de 1920 figura con nueve años, escolarizado, residiendo en la calle de la Iglesia núm, 9, junto a su padres y sus hermanos Carmen (11 años), Eugenio (3 años) y Josefina (1 año).

Soldador de profesión, realiza el servicio militar en Marina. Se presenta en el Arsenal de Ferrol el 3 de enero de 1933 y el 24 de abril es asignado al acorazado Jaime I. Por su cartilla de marinería se desprende que no sabía leer ni escribir, que tenía una estatura de 1,57 cms., pesaba 40 kilos, pelo y ojos castaños, poca barba y rostro con pecas.

En marzo de 1934, cuando finaliza su servicio, fija su residencia en Vigo. Ese mismo año hace un donativo de cinco pesetas para la fiestas del Cristo de Cangas do Morrazo, según recoge El Pueblo Gallego de 17 de agosto.

No se ha localizado documentación sobre su participación en la Guerra de España ni sobre su periplo en Francia antes de ser detenido por el ejército alemán. Los documentos conservados en ITS Archives, Bad Arolsen, informan de su confinamiento en el Stalag VD Estrasburgo, situado en la ciudad francesa del mismo nombre anexionada como capital de Alsacia al Tercer Reich en la primavera de 1940, donde queda registrado con el número 2911.

El 11 de diciembre de 1940 sube a un tren en Estrasburgo con otros 846 prisioneros con destino a Mauthausen, campo al que llega dos días después. A su llegada es registrado como soldado y número de matrícula 5118. El 21 de octubre de 1941 es transferido a Gusen (matrícula 13657).

Perece a las 14:40 horas del 24 de febrero 1942 a causa de una insuficiencia cardiaca según los documentos nazis. Dos días después se procede a la cremación de su cuerpo.

En 1968 las autoridades franquistas ocuparon y expropiaron a Gumersinda Otero Cabaleiro, madre de Antonio, un terreno de 114 metros en el término municipal de Redondela donde residía, por las obras del proyecto de ampliación del abastecimiento de aguas de Vigo desde el río Oitavén, afluente principal del río Vergudo, en base a la Ley de Expropiación Forzosa de 16 de diciembre de 1954. (B.O.E. 114 - 11 mayo 1968)







No hay comentarios:

Publicar un comentario