Lo Último

136. Estirpe de mujeres.

Presas con el pelo rapado, en la cárcel de Montilla (Córdoba), 1940



                      Yo vengo de una estirpe de mujeres solas
            eficaces
            inembargables
            derrotadas antes de nacer
            por la muerte
            siempre guardadas
            como semillas que arrastra el viento
            entregadas al sacrificio de la vida
            sin un futuro ni un presente
            sin vástagos que las resguarden
            aprendidas en soledad
            ellas mismas amamantándose
            haciendo de cada día una victoria estéril
            mujeres que hablan desde muy lejos
            ahogadas en su torpeza y en la bruma del deseo
            mujeres solas que arruinaron sus manos
            en el oficio duro que le entregaron las prendas blancas
            y perdieron sus días entre toses y dolores de pecho
            conociendo todo de la pobreza
            administrando los silencios y el alimento diario
            entrando en las jornadas
            con un dolor irremediable
            estirpe sin grandes ambiciones
            dulces mujeres que amaron sin respuesta
            y fueron una tras otra
            mano con mano
            fundando la cadena del desamparo.


            María Antonieta Flores, Caracas 1960



No hay comentarios:

Publicar un comentario