Lo Último

De Alemania a Europa

Un prisionero judío liberado de un campo de concentración al final de la Segunda Guerra Mundial apunta con un arma a un soldado nazi



“[...] rabia de la brasa, dirá el hombre donde habita el exterminio”
                                               E. Falcón

Con un idioma reciente
comenzaron a nombrar el mundo
y decidir que azul era
el color de los ojos
y rubio el del cabello:
no había lenguaje para
aceptar diferencias.
Decidieron que las estrellas
fueran marcas de muerte
y el color sólo oliera
a cenizas y silencio.
Convirtieron inmensas llanuras
en campos de despojos
que marmolizaban su mirada
a la espera de una muerte segura.
Asumieron sin dudas
que existían seres humanos de segunda,
en los que clavar las manos y las dagas
no resultaba homicida.

Con múltiples idiomas “hermanos”
renombramos nuestro mundo,
dando verdad a cualquier elemento
que sentimos nos refleja,
olvidando que más allá de nuestra mirada
hay una vida que tiñe de colores diferentes
sus casas, sus ropas, los sueños de todos
los que hoy desean este blanco y negro
para sobrevivirse.

Y nosotros, seres del antiguo mundo,
miramos a otros horizontes
esperando que la ignorancia
nos salve de una historia en la que
no hay estrellas para coserse
pero sí medias lunas que se convierten en hoces
de la que ninguna cruz se siente responsable.

Querer ser rubios para igualar el mundo
fue un deseo de un loco al que despreciamos,
pero la pasividad, ante esas manos
de otro desde el abismo
nos hermana en este nuevo genocidio.


Montserrat Villar González, Sumergir el sueño







Los presos de Asturias ¡Acusamos!


"Publicamos a continuación un documento sensacionalmente terrorífico. Las páginas más escalofriantes de “El Jardín de los Suplicios” de Mirbeau no son nada más que una débil sombra al lado de lo que aquí se cuenta, de lo que aquí se dice, de lo que aquí se prueba.

No se trata de invenciones macabras hijas de una fantasía enfermiza a lo Edgard Poe, sino de hechos lacónicamente expuestos, con la frialdad de una noticia telegráfica.

Es la exposición breve, sumaria, de los crímenes cometidos en Asturias, con los presos revolucionarios.

No habla, describiendo la tragedia, un "espectador imparcial". Hablan 547 presos que han podido salvarse -algunos de ellos momentáneamente, tan solo- de las sádicas torturas aplicadas especialmente por el comandante Doval, en las Adoratrices, y por el capitán Nilo Tello, en la Cárcel. Exponen lo que han visto, horrorizados, lo que han sentido en sus carnes desgarradas y maceradas, en sus articulaciones descoyuntadas, en sus huesos fracturados y molidos con las culatas de los fusiles.

Los presos de la Cárcel de Oviedo relatan lo que han hecho con ellos y lo realizado con aquellos otros que cayeron muertos, que no pudiendo resistir más se suicidaron o, en estado de locura, tuvieron que ser recluídos para siempre en el Manicomio.

El relato de este crimen jamás igualado culmina, llegando al paroxismo horripilante de la bestialidad más desenfrenada, en el asesinato en masa de los veintisiete presos que sacados, la noche del 24 al 25 de octubre de la Cárcel de Sama de Langreo, son apuñalados, mutilados, destrozados y luego enterrados, algunos con vida aún, en el lugar llamado la “Coraxona” de los montes de Carbayín.

En estas páginas sombrías de torturas y suplicios no se hace hincapié en las fechorías del Tercio y Regulares, “los bravos soldados de la patria”, perpetradas en toda la región asturiana. Los asesinatos de hombres, mujeres, ancianos y niños, la violación de muchachas, los robos desenfrenados de aquellas hordas de forajidos que el gobierno de Lerroux-Gil Robles condujo a Asturias “para salvaguardar la civilización” no son señalados aquí. Los presos únicamente se refieren a lo que han hecho con ellos, a lo que se está haciendo todavía. Es una simple prueba testifical ante el Tribunal de la clase trabajadora de todo el mundo.

La represión llevada a cabo en Asturias supera a las mayores que recuerda la historia moderna. Ha ido más allá que la ferocidad de Mussolini e Hitler. Sólo puede ser parangonada, aunque quizá sea más intensa la española, a la que ejecutaron los sanguinarios Thiers y Gallifet cuando cayó la “Commune” de París. Thiers dió entonces la orden de que se “exterminara a los lobos, a las lobas y a los lobeznos”. Exactamente lo mismo que Lerroux y Gil Robles mandaron hacer en Asturias.

Después de las sangrientas jornadas de últimos de mayo de 1871, las hienas de la burguesía francesa paseaban por las calles de París, y con la contera de sus sombrillas arrancaban los ojos a los cadáveres de los heroicos “communards”.

La perras de la burguesía española ha llegado en su refinamiento y en su perversidad a más aún. La tarea de ensañarse con los cadáveres de los revolucionarios dejaron que lo efectuaran los legionarios y los moros. Ellos han caído, sádicamente, sobre los heridos y enfermos. Un periódico reaccionario de Madrid publicó, en enero el siguiente telegrama procedente de Oviedo, que luego a título de reproducción pudieron publicar algunos diarios de Madrid y Barcelona:

“Las damas católicas de Oviedo hemos creado un cuerpo de enfermeras para acabar con los heridos revolucionarios que se hallan en la Cárcel o en el Hospital. Para ello, o se equivocan los medicamentos o se ponen inyecciones con dosis elevadísimas”.

¿Es posible imaginar criminalidad mayor?

Cuando las primeras noticias del crimen permanente que el gobierno de Lerroux-Gil Robles comete en Asturias fueron publicadas por la prensa extranjera, las agencias oficiosas trataron de desmentir tal información. Sin embargo, posteriormente la verdad no ha podido ser ocultada.

El informe de Fernando de los Ríos, ex ministro de la República, que publicó “Le Populaire”, de París y reprodujo “Acción’, periódico del B.O.C., causó una sensación tan enorme que el Gobierno fué impotente para seguir silenciando lo ocurrido, y no tuvo más remedio que ordenar al Fiscal General de la República que hiciera las correspondientes averiguaciones.

Los presos de la Cárcel de Oviedo se apresuraron a mandar al Fiscal de la República el documento que sigue como un simple avance de lo que se ha hecho con los presos.

En las prisiones de Asturias y en las de todo el país hay miles y miles de presos sufriendo atrozmente los rigores de un régimen criminal que sintiéndose en estado agónico, hace esfuerzos inauditos para sobrevivirse torturando y asesinando sin cesar.

Los trabajadores de Cataluña, de España entera, emocionados, han visto el heroísmo de los trabajadores asturianos durante los días rojos de octubre y ven ahora sus sufrimientos atroces.

La gloriosa COMMUNE asturiana es para todos los obreros una lección transcendental. Ha demostrado que cuando el proletariado está fuertemente unido es invencible. Si el Proletariado astur es martirizado se debe a que la clase trabajadora hispana no supo seguir su magnífico ejemplo, esto es, constituir una poderosa Alianza Obrera y luego combatir hasta triunfar.

Esta poderosa lección no puede, no debe ser olvidada. Precisa superar la situación actual para sacar a los camaradas presos de las garras de la justicia burguesa y para continuar la gesta de octubre hasta el triunfo definitivo, hasta la victoria de la segunda revolución que implante la dictadura del proletariado."

(...)



Cárcel Modelo de Oviedo, a 24 de enero de 1935




Tomado de http://cosal.es/






2972. Acto de la ARMH en Galicia ante el Día Internacional de las víctimas del Holocausto

Nota de Prensa de la  A.R.M.H

Acto de la ARMH en Galicia ante el Día Internacional de las Víctimas del Holocausto. Presentación de la ARMH de denuncias de víctimas pontevedresas del Holocausto para la Querella argentina.

Ante la conmemoración del día 27 de enero “Día Internacional de las Víctimas del Holocausto”, la ARMH va a presentar por primera vez en el Estado español numerosas denuncias de casos de deportados gallegos en Campos de concentración nazis.

La ARMH acompañará  a los familiares en diversos actos: la comunicación pública  de las denuncias por parte de los familiares, la presentación en la representación consular y diversos actos complementarios como conferencias y exposiciones.



Convocatoria en Vigo

Lunes 27 de enero a las 20.00 h.
Lugar: Federación de Asociaciones de vecinos 
(Plaza de la Princesa 7, 2º, Vigo)

Conferencia: "27 de enero. Recordemos hoy y por siempre" por la  investigadora  de la deportación  María Torres. Presentación de la conferencia y del tema por el profesor Xesús Alonso Montero. 

Martes 28 de enero a las 17.00 h.
Lugar: Consulado general de Argentina en Vigo  
(López de Neira, 3, 2° Piso, Oficina 211)

Convocatoria prensa a las 17.00 h. y posterior entrega de las denuncias por los familiares de los  casos de pontevedreses víctimas  de deportación a los campos de concentración nazis, en el consulado de Argentina en Vigo, ante la cónsul general, para incorporar a la Querella argentina.


Al final de la nota, adjuntamos nombres de deportados y contacto de los investigadores de la ARMH para ampliar información.


Breve precendente de la Querella argentina

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), junto a decenas de familiares Organizaciones humanitarias de Argentina y España y el Nobel de la Paz 1980 Adolfo Pérez Esquivel, se personaron el 14 de abril de 2010 en el Juzgado de Buenos Aires para iniciar la Querella para investigar el genocidio y los crímenes de lesa humanidad cometidos contra miles de personas durante la Guerra Civil y la dictadura franquista en España. La Querella Nº 4.591/10, caratulada “N.N. S/ GENOCIDIO”, se tramita ante el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal nº 1 de la Argentina.

Esta investigación se abrió en aplicación del principio de jurisdicción universal y es la única abierta en todo el mundo por las graves violaciones de derechos humanos cometidas durante la Guerra Civil y el franquismo.

Se han presentado centenares de casos de víctimas del franquismo por muerte, tortura, prisión, confiscación de bienes…etc ante la Justicia argentina a lo largo de todo el Estado y también en Galicia.


Los deportados gallegos y la Querella argentina

Por primera vez se va a añadir los casos de españoles deportados en campos de exterminio nazis que fueron deportados con la connivencia del régimen franquista.

Los investigadores de la ARMH llevan muchos meses estudiando  los casos de los deportados gallegos en campos de concentración alemanes: Mautahusen, Buchenwald, Dachau, Sachsenchausen,  Neuengamme y otros.

Consideramos que para los familiares es reparador el que por primera vez un organismo oficial, en este caso el Juzgado Nacional nº 1 de la Argentina a través de la representación consular de ese país, recoja oficialmente tantos padecimientos nunca reconocidos de las víctimas gallegas del Holocausto nazi. Víctimas que lo fueron porque el Estado franquista, a sabiendas de lo que sucedía, permitió su deportación a pesar de las reiteradas solicitudes de la embajada alemana y de muchos familiares para cambiar el destino trágico de estos hombres y mujeres republicanos.

Las denuncias la realizan los investigadores de la ARMH con la colaboración de los expertos Carlos Hernández y Benito Bermejo, y la abogada Ana Messuti.

Está habilitado un correo para recibir y proporcionar información sobre los deportados  gallegos:  deportadosgalicia@gmail.com


Datos de los investigadores

Pontevedra
María Torres 698111542

Coordinación
Carmen Rodeja 658680904

Casos de deportados que se presentarán para la Querella argentina

Fecha: enero de 2020
Total: 20 casos en Galicia

Pontevedra:

Domingo CASTRO MOLARES
José FERRADÁS PASTORIZA
Ramón GARRIDO VIDAL
Arturo GONZÁLEZ BASTOS
Francisco PENA ROMERO 






2971. Manuel Coto Martínez, un pontevedrés deportado a Mauthausen y muerto en Gusen

Registro de muerte del KZ Mauthausen_ITS Archives, Bad Arolsen


María Torres - 19 de enero de 2020

Manuel Coto Martínez nace en la parroquia de Marcón, Pontevedra, el 13 de diciembre de 1912. Hijo de José, cantero de profesión y de Felisa. Nieto por línea paterna de Rosario Coto y por línea materna de Manuel y Rosa. Todos naturales y vecinos de Marcón.

En el Expediente de Quintas que se conserva en el Archivo Municipal de Pontevedra figuran los siguientes datos: talla de 1,64 cms., perímetro torácico de 84 cms., de profesión cantero como su padre, que sabe leer y escribir. Pasa el reconocimiento médico el 19 de febrero de 1933 y es declarado útil para los servicios auxiliares del Ejército.

Aunque en el Repertorio biobibliográfico do exilio galego: Unha primeira achega, presentado en el Congreso sobre O Exilio Galego en septiembre de 2001, se señala su paso por el campo francés de Vernet, este hecho no ha podido documentarse, ya que no todos los internos eran registrados a su llegada al campo y parte de los archivos fueron destruidos. Si consta su confinamiento en el campo de Septfonds (Tarn-et-Garonne), donde se incorpora a la tercera sección de la 31ª Compañía de Trabajadores Extranjeros que parte del campo el 1 de noviembre de 1939 con dirección a Epinal en los Vosgos.

Capturado tras la invasión de Francia por el ejército alemán, es recluido en el stalag XI-B de Fallingbostel, en Baja Sajonia, en el noroeste de Alemania, con el número de prisionero 87568 y deportado a Mauthausen el 27 de enero de 1941 en una expedición de 1472 españoles que parte de la estación de tren de Fallingbostel dos días antes, y entre la que se encuentra el fotógrafo Francesc Boix. Registrado con el número 5123, se desempeña como cantero y albañil.

El 9 de octubre de 1941 ingresa en la enfermería. El diagnostico es ilegible a excepción de una "incisión subcutánea en el dedo índice izquierdo". En el informe figuran dos apuntes indescifrables de fecha 12 y 16 de octubre.

El 20 de octubre es transferido a Gusen. Perece el 2 de junio de 1943. La muerte se registra a las ocho de la mañana y la causa de la misma, según los documentos nazis, se produce por un problema circulatorio. Sus restos fueron cremados tres días más tarde.

El aviso oficial de deceso remitido por las autoridades francesas a las españolas en junio de 1950, tiene como destinatario a Antonio Rodríguez, domiciliado en la calle Alfonso XII, 406 de Barcelona.








2970. Guirnalda civil


Jorge Guillén Álvarez
(Valladolid, 18 de enero de 1893 - Málaga, 6 de febrero de 1984)


1

Va extendiéndose un magma.
Huelgas, disturbios, choques.
Turbas, heridos, muertos.

¿A dónde va este caos?

Dirigido atropello.
La providencia al quite.
Dios y una tiranía.

2

Un hacha antigua. ¿Criminal? Sagrada,
Al servicio de Dios y de los jefes
Que en su nombre, deidad inexorable,
Van salvando a los vivos y a los muertos.
Hacha de Fundación, Cenit de Régimen,
Nuestra Señora de la Patria unida
Por santo fratricidio victorioso.
La consigna es el corte
El corte,
El corte.

3

En movimiento horizontal
Se propaga el crimen. Son turbas.
Tanta sangre forma caudal.

Verticalmente se propaga
La destrucción que el mando orienta.
Del Orden va todo a a la zaga.

Jarro-cáliz, sangre de rito,
Da tal vértigo al fratricida
Que convierte en gloria el delito.

4

¿Crímenes en cada bando?
De diferente sentido:
Hacia un pasado bramando,
Al porvenir dirigido.

¿Dos Españas? En efecto
Una asesinó a la otra
Y el país quedó perfecto.

¿Un poeta asesinado?
Mucha gente asesinada.
Sobre el crimen un Estado.
Aquí no ha ocurrido nada.

5

No se llamaba Caín
Quien fue el sumo fratricida:
Dejó sólo con su voz
A medio país sin vida.

6

Su lucha inauguró con maña y crimen
Estableció bajo terror gobierno.
“Que los más opresores se me arrimen.”
Y proyectó que el mando fuese eterno.

7

Los terroristas logran imponerse.
El gran poder arraiga en muchos miedos.
Todos, por fin, bendicen –resignados-
A Jehová. Su Sinaí ya es Gredos.

8

Guerra cruel. Gran fracaso
Del país, gran confusión.
Dos señores dialogaban
Sufriendo común dolor.

-Hace ucho tiempo, mucho
Que se nubló nuestro sol.
Todo va mal. -¿Desde cuándo?

Oíd lo que respondió:
-Desde que Fernando VII
Juró la Constitución.

9

Fracasó la Monarquía,
Ay, fracasó la República,
Fracasó toda la Historia
De España en aquella furia
Final ¡Oh guerra civil
En demoníaca yunta!
Quedó, cola de catástrofe,
Un rastro de dictadura
Cada español, uno a uno,
Comenzó a buscar fortuna.

10

(Y mientras tanto,
Qué profundo fue el eco en la conciencia,
Atónita conciencia universal.)

Quien se dice tranquilo y puro miente,
Bien sumergido en bruma
Para no contemplarse en el espejo,
Y ver su faz de víctima, de cómplice,
De verdugo a su modo.

¿Quién no sabe y no siente
Que hubo también derrota de un gran ímpetu,
Que ese difícil sueño de una mejor España
Murió en la violencia de un vasto asesinato?

Todo quedo a nivel de historia infame:
Anatema a los yerros y delitos,
Anatema a las obras más felices,
Anatema a los óptimos,
Obstrucción sin cuartel
A una latente España más humana.

He ahí, vergonzoso anacronismo,      
Esa Iberia retráctil.

11

Innúmeras son ya las vidas truncas.
Cadáveres sepultos no se sabe
Dónde: no hay cementerios de vencidos.
Gente medio enterrada en sus prisiones.
Algunos huyen, otros se destierran
Para no perecer de su propia cólera.

Pero entre tantas muertes y catástrofes
Algo subsiste sin cesar feroz,
El más feroz de todos los poderes:
Vida, vida sin fin.

Y poco a poco,
Y sin cesar, inexorablemente
Se reanudan las formas cotidianas,
Se inventan soluciones.
La vida es implacable.


Jorge Guillén
Guirnalda civil, Cambridge, Halty Eferguson, 1970