Lo Último

Aniversario del fusilamiento de las 13 Rosas y sus 43 compañeros de las JSU.






"Como habéis visto a través de mi juicio, el señor fiscal me conceptúa como un ser indigno de estar en la sociedad de la Revolución Nacional Sindicalista. Pero no os apuréis, conservar la serenidad y la firmeza hasta el último momento, que no os ahoguen las lágrimas, a mí no me tiembla la mano al escribir. Estoy serena y firme hasta el último momento. Pero tened en cuenta que no muero por criminal ni ladrona, sino por una idea". (Dionisia Manzanero) 



María Torres / 5 agosto 2014

Madrugada del sábado 5 de agosto de 1939.


14 mujeres y 43 hombres esperan. La mayoría apenas sobrepasa los veinte años. No pueden dormir desde la mañana del 3 de agosto en la que regresaron del Consejo de Guerra Permanente número nueve en el Tribunal de las Salesas y fueron declarados culpables de un delito de adhesión a la rebelión: "Fallamos que debemos condenar y condenamos a cada uno de los acusados (…) a la pena de muerte.”

57 condenas a muerte.

Culpables. Cupables de reorganizar las JSU y el PCE con el objetivo de cometer actos delictivos contra “el orden social y jurídico de la nueva España".

Aún no lo saben, pero van a engrosar la lista de ejecutados por el régimen franquista en el paredón de la muerte del  cementerio de La Almudena de Madrid. Más de tres mil asesinados entre los años 1939 y 1945.

57 condenas a muerte.

Podían haber sido 58, pero a Julia Vellisca no le tocó "La pepa".

La noche del 3 al 4 de agosto ayudados por otros presos redactan las peticiones de indulto que entregarían a su familiares a la mañana siguiente  y que éstos, a su vez, harían llegar  junto con los avales conseguidos al caudilloporlagraciadedios, vencedor de la "cruzada" pidiendo clemencia. En algunos casos, los menos, esta clemencia significaba conmutar la pena capital por treinta años de reclusión, pero cualquier opción era preferible a la muerte.

Desconocen que Carmen Castro Cardús, directora de la cárcel de Ventas ni siquiera va a tramitar las solicitudes de conmutación de penas de las catorce jóvenes. "Yo misma las he colocado esta mañana en el paredón. Los delitos de sangre hay que ahogarlos en sangre".

57 condenas a muerte.

Antonia Torres Llera, de 18 años, la rosa número 14, no fué fusilada el 5 de agosto por un error administrativo. Sobrevivió seis meses a sus compañeras, hasta el  9 de febrero de 1940 que un pelotón de fusilamiento le segó la vida.

A las cuatro de la madrugada del día cinco de agosto, un viejo camión se detiene ante las puertas de la cárcel de Ventas. A él suben trece jóvenes mujeres para su traslado al paredón de la muerte. Cuando llegan a él, la tierra que pisan sus pies ya está empapada con la sangre de los 43 hombres.

57 condenas a muerte.

En la madrugada del 5 de agosto fueron ejecutadas 56 de ellas, a pesar de que debían quedar en suspenso hasta que se recibiera el enterado del generalísimo. Este no se cumplimentó hasta el 13 de agosto, ocho días después.

57 condenas a muerte.

57 jóvenes que no pudieron envejecer.

No hay olvido. No hay perdón.


In memoriam de:

Ana López Gallego
Victoria Muñoz García
Martina Barroso García
Virtudes González García
Luisa Rodríguez de la Fuente
Elena Gil Olaya
Dionisia Manzanero Sala
Joaquina López Laffite
Carmen Barrero Aguado
Pilar Bueno Ibáñez
Blanca Brisac Vázquez
Adelina García Casillas
Julia Conesa Conesa.

Joaquín Álvaro Blanco
Felipe Arranz Martín
Delfín Azuaga Yonte
Federico Bascuñana Sánchez
David Bedmar Arcas
Enrique Bustamante Sánchez
Domingo Cándido Luengo Fernández
Vicente Criado Pérez
Máximo de Diego de Diego
Esteban Dodignon Gómez
Adolfo Domínguez Palazuelos
Jorge Escribano Rilova
Celedonio Fernández Galán
Francisco Fernández González
Ramón Fernández Peña de Secade
Antonio Fuertes Moreno Peñuelas
Enrique García Mazas
Ignacio González Hernández
Pascual González Pérez
Manuel González Pérez
José Gutiérrez González
Isidro Hernández de la Fuente
Adolfo Latorre Toledo
Pedro Lillo Carballo
Antonio López del Pozo
Carlos López González
Fernando López González
Vicente Martín Acirón
Julio Martínez Pérez
Francisco Montilla Torres
Rubén Muñoz Arconada
Rafael Muñoz Coutado
Luis Nieto Arroyo
Francisco Nieto Vaquerizo
Gil Nogueira Martín
Valentín Ollero Paredes
José Pena Brea
Román Prieto Martín
Severino Rodríguez Preciado
Gregorio Sandoval García
Luis Sanabria Muñoz
Enrique Sánchez Pérez
Francisco Sotelo Luna




4 comentarios:

  1. Gracias por el recuerdo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti Diego, por compartir con nosotros el árido sendero de la desmemoria.
    Salud!

    ResponderEliminar
  3. Rafael Muñoz Coutado perdio un pierna en le Frente de Guadarrama y luego fusilado era mi tio abuelo.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo, te invitamos a que nos cuentes la historia de tu tio abuelo. Recuperar su historia, sacarle del anonimato ... Te dejamos un correo: buscameenelciclodelavida@gmail.com

    ResponderEliminar