Lo Último

108. La vida en una fotografía






Hay imágenes que hablan por sí solas. La historia que os voy a contar se resume en esta fotografía. Entre los infinitos matices de grises se cuela la pérdida, la tragedia, la tristeza, la huida, el exilio, la vida, el hambre, el mundo perdido; las mil miserias de una guerra y sus perdedores; la infancia y la ilusión amputada por una bomba; la obligada rendición republicana.



María Torres / Diciembre 2011

La niña que camina con muleta asida de la mano de Mariano Gracia, su padre, agotado y hundido, se llama Alicia. Detrás, de la mano de un desconocido, posiblemente un brigadista internacional, un niño cojeando de nombre Amadeo, hermano de Alicia, y más atrás el hermano mayor, Antonio.

Todos se dirigen hacía el exilio en Francia y es fácil adivinar que el año que esto ocurre es 1939.

Dos años antes, en Monzón, su pueblo, una bomba dejó mutilados a casi toda la familia. Mariano, el padre, trabajaba en la Azucarera de Monzón durante la guerra y era el encargado de encender la sirena de la fábrica para avisar de los bombardeos. Pilar, la madre, cuando caían las bombas pensaba que era mejor salir a campo abierto. Ese día a Amadeo, con apenas dos años, una bomba le arrancó la mitad de la pierna izquierda. A Alicia la explosión la segó la pierna entera. Cuando cayeron las bombas Pilar se tumbó sobre su hijo Amadeo para protegerle, recibiendo ella todo el impacto. Otra mujer cubrió a la pequeña Alicia. A su madre Pilar, se le abrió un socavón en el vientre y estuvo quince días agonizando en el hospital de Lleida. Murió pidiendo que le dejaran tener cerca a sus pequeños hijos mutilados. El único que resultó ileso del bombardeo efectuado por los fascistas sobre Monzón  el 20 de noviembre de 1937, fue Antonio, el hermano mayor, pues la madre le había mandado a casa a buscar un dedal olvidado.

Estuvieron refugiados en La Garriga. Mariano el padre encontró un trabajo de jardinero en la Fundación Negrín, pero cuando vio que todo estaba perdido, decidió partir para Francia como tantos otros, buscando una salida y con la promesa de mantener a la familia unida, marcharon de Monzón a Francia pasando por Barcelona. Todos juntos  llegaron a la frontera. Y allí les sorprendió el fotógrafo Roger Violet, de la revista francesa L'Illustration que capto esta doliente imagen que fue desconocida para la familia hasta que trascurrieron cincuenta años. Un 22 de diciembre de 1988, Antonio el hermano mayor se la encontró en la prensa. La imagen de su padre agarrado suavemente a la mano de su hija sirvió de inspiración para un monumento a los exiliados en La fajol (Girona), según recoge un libro de Rafael Torres (Desaparecidos de la guerra española, La Esfera de los Libros).

La promesa del padre no pudo mantenerse mucho tiempo, pues este murió al año y medio de llegar a Francia. Los tres hermanos, reclamados por sus abuelos,  se vieron obligados a regresar a Monzón en un vagón infestado de piojos. Antonio, el mayor, se quedó con los abuelos, y Amadeo y Alicia ingresaron en el hospicio de Huesca donde el hambre era el pan de cada día, y el postre surtido de golpes y humillaciones. Tardaron 12 años en salir de allí.

Amadeo permaneció en el hospicio hasta los 18 años. A los quince consiguió su primera pierna ortopédica. Comenzó a trabajar en Azucarera Española como administrativo y se jubiló hace unos años.


Alicia y Antonio ya han fallecido.

"No. Yo no puedo, aunque quiera, perdonar, ni olvidar, ni... Perdonar, ¿por qué? ¿Acaso han pedido alguna vez perdón ellos? No odio, aunque sí odié; no quiero revanchas, aunque en otro tiempo las deseé. No lo deseo, pero cuando por desgracia a algún descendiente de aquellos franquistas le sucede algo irreparable, no siento el más mínimo sentimiento de pena por él; siento lo mismo que cuando pisoteo una hormiga, me quedo absolutamente indiferente". "Sé que estas palabras parecerán a ciertas personas poco ejemplarizantes, llenas de rencor; pero no, no me importa lo que piensen, no siento rencor alguno, ni alegría, ni nada hacia ellos, simplemente un profundo y absoluto desprecio. Nunca fui hipócrita, ni pienso serlo; ellos, con sus hechos y comportamientos a lo largo de estos años, lo han merecido. Es mi opinión. No creo que nunca, a pesar de los esfuerzos realizados por tantas y tantas personas de bien, se llegue a hacer la más mínima justicia sobre tanto dolor, escarnio y humillación realizados sobre millones de españoles por los sinvergüenzas más grandes que este país ha tenido (sólo hay que ver los comportamientos y aptitudes cobardes y cómplices de este Gobierno del PP)". (Amadeo Gracia Bamala)


Os dejo un enlace al blog de mi compañero Paco Jerez, que desvela muchos más detalles sobre esta fotografía. (Todos los rostros)





7 comentarios:

  1. Todos los dias conozco algo nuevo sobre aqueñllos tiempos terribles y jamas puedo evitar el emocionarme.
    Gracias María, haces un trabajo de divulgación que no tiene precio.
    Por favor sigue haciendo este trabajo es maravilloso.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Hay cosas que uno lee que le congelan el alma. Qué tristeza por la madre muerte en Lleida, mi ciudad. Qué tristeza por el padre, por Alicia, por Antonio, por Amadeo. Con qué rapidez se truncaron cinco vidas, familias enteras.

    No se ha hecho justicia, no. Raramente hacen justicia los dueños del mundo. Petons.

    ResponderEliminar
  3. Tu blog y el mío guardan íntima relación. Por ello, quizás pueda ser de tu interés la entrada http://todoslosrostros.blogspot.com/2009/09/en-algun-oculto-lugar-de-la-memoria.html publicada en el blog "TODOS LOS ROSTROS". En ella puede leerse una visión insospechada del exilio de la familia Gracia Bamala, deducida merced al análisis detallado de la conocida fotografía tomada por Roger Violet en la frontera. Espero que te agrade tanto, como a mí lo ha hecho tu texto. Un fuerte abrazo. Salud y República.

    ResponderEliminar
  4. Me gusta mucho lo que estás haciendo y te lo agradezco enormemente. Hay mucho dolor en estas vidas partidas y a veces no puedo seguir leyendo por la dureza de las situaciones.
    Pero así es nuestro pais con su pasado presente. No nos dejan completar la historia y restablecer la verdad de lo que pasó, pero entre todas las personas involucradas en impedir que ésto siga siendo así, vamos a lograr poner las cosas en su sitio.
    Repito María, muchas gracias y mucho ánimo.

    ResponderEliminar
  5. triste historia, como muchas, como casí todas en las guerras, niños, dolor, muerte, tristeza

    ResponderEliminar
  6. Creo que el hombre que ayudó a Amadeo era un soldado francés de la Primera Guerra Mundial, también mutilado.

    ResponderEliminar