Lo Último

158. Desterrados.






"Esperanza de los desterrados. La frase es buena, mejor de lo que se imaginaban los que la inventaron. Porque hoy en día todos los españoles son desterrados. Antes de 1936, todos los españoles vivían en España y en libertad. Hoy, unos cientos de miles viven en libertad desterrados de España; y el resto vive en España desterrado de la libertad".  (Salvador de Madariaga)



           Y tú, desterrado:
           Estar de paso, siempre de paso,
           tener la tierra como posada,
           contemplar cielos que no son nuestros,
           vivir con gente que no es la nuestra,
           cantar canciones que no son nuestras,
           reír con risa que no es la nuestra,
           estrechar manos que no son nuestras,
           llorar con llanto que no es el nuestro,
           tener amores que no son nuestros,
           probar comida que no es la nuestra,
           rezar a dioses que no son nuestros,
           oír un nombre que no es el nuestro,
           pensar en cosas que no son nuestras,
           usar moneda que no es la nuestra,
           sentir caminos que no son nuestros...

           Y tú, desterrado:
           Estar de paso, siempre de paso,
           tenerlo todo como prestado,
           besar a niños que no son nuestros,
           hacerse a fuego que no es el nuestro,
           oír campanas que no son nuestras,
           poner la cara que no es la nuestra,
           llorar por muertos que no son nuestros,
           vivir la vida que no es la nuestra,
           jugar a juegos que no son nuestros,
           dormir en cama que no es la nuestra,
           subir a torres que no son nuestras,
           leer noticias, menos las nuestras,
           sufrir por todos y por lo nuestro,
           oír que llueve con otra lluvia
           y beber agua que no es la nuestra...

           Y tú, desterrado:
           Estar de paso, siempre de paso,
           no tener sombra, sino equipaje,
           brindar en fiestas que no son nuestras
           compartir lecho que no es el nuestro,
           lecho y "pan nuestro" que no es el nuestro,
           contar historias que no son nuestras,
           cambiar de casas que no son nuestras,
           hacer trabajos que no son nuestros,
           andar ciudades que no la nuestra
           y en hospitales que no son nuestros
           cura de males que tienen cura,
           alivio al menos, que no del nuestro,
           que sólo sana con el regreso...

           Y tú, desterrado:
           Estar de paso, siempre de paso,
           tal vez mañana, mañana o nunca..
           El tiempo falso de los relojes
           no cuenta el tiempo, cuenta la ausencia,
           envejecerse cumpliendo años
           que no son años sino descuentos
           del almanaque que no es el nuestro,
           morir en tierra que no es la nuestra,
           oír que lloran sin ser los nuestros,
           que otra bandera, que no es la nuestra,
           cubre maderas que no son nuestras,
           ataúd nuestro que no es el nuestro,
           flores y cruces que no son nuestras,
           dormir en tumba que no es la nuestra,
           mezclarse a huesos que no son nuestros,
           que al fin de cuentas, hombre sin patria
           hombre sin nombre, hombre sin hombre...

           Y tú, desterrado:
           Estar de paso, siempre de paso,
           tener la tierra como posada,
           tenerlo todo como prestado,
           no tener sombra sino equipaje,
           tal vez mañana, mañana o nunca...


           Miguel Angel Asturias, "Letanías del desterrado"




4 comentarios:

  1. No conocía este poema y me ha hecho pensar que todos somos desterrados en el mundo, porque nadie posee nada, nadie tiene nada en realidad, todos estamos de paso. Pero es cierto que a veces los hay más desterrados, porque no tienen siquiera el consuelo de ver la tierra donde nacieron y que ocupa sus recuerdos.

    ResponderEliminar
  2. "...que al fin de cuentas, hombre sin patria
    hombre sin nombre, hombre sin hombre..."

    Y al "contar historias que no son nuestras..." silenciamos la propia porque ,por lo general , no es comprendida.
    Callamos.Sentimos que no pertenecemos a ningún lugar.
    En cierta manera perdemos la esencia de nuestra identidad.
    El desterrado es un sobreviviente.

    ResponderEliminar
  3. Somos más o menos unos 30 millones los españoles desterrados en España...
    La tercera será aún mejor que la segunda: la cultura general existe, la tecnología también, el PIB también... Sólo queda repartir justamente y aplicar bien lo que hay.
    Salud y a por la tercera.

    ResponderEliminar
  4. Como decía María Teresa León en Memoria de la Melancolía: "Pero nosotros hemos ido siempre perdiendo nuestras eternidades, dejándolas atrás a lo largo de nuestra vida, siempre con los zapatos puestos para echarnos a andar."

    ResponderEliminar