Lo Último

223. Carta de Miguel Hernández a Vicente Aleixandre





Ocaña, 19 de mayo 1941


Hola, Vicente querido: dando remate a una carta para mis padres y esperando la tuya, me llega con el notición de la promesa de traslado y con el notición referente a la pensión de los hermanillos de Josefina. Sí, ya me ha dicho ella que le escribiste diciéndole lo que me dices a mí. No te dejo descansar, Vicentazo. En cuanto al paquete ha llegado todo y seguiré las instrucciones de Conchita. En adelante envía una nota con la relación de las cosas en el mismo paquete. No te preocupes, que me sentará todo bien. Y di a tu María que me alegra su recuerdo y que yo también hago memoria de todos. Si es posible, activad mi marcha y comunicadme el día. Como me interesa abrazar a mi hijo y a Josefina en la estación de Alicante, no quiero perder esta ocasión y para que ella sepa cuándo voy, harás el favor de avisar a Rafael Fernández Revuelta, quien por mediación de una hermana suya telefonista avisará a Cox. Dices que hasta te hice sonreír con aquello del niño y sus correrías con él. ¿Tan en lo hondo y difícil está tu alegría? No seas tonto, hombre. ¿Qué es entonces de esa juventud permanente tuya de que me hablabas? Te encuentro inconsecuente contigo mismo. Me parece mal. Ánimo, hombrazo, que tu salud retorne, aunque a mí me parece que no la has perdido nunca. Da a Conchita un fuerte abrazo y para ti va el de siempre, tan alegre y tan verdadero.


Miguel      
               

No hay comentarios:

Publicar un comentario