Lo Último

270. Gabriel Amat Llopis, maestro de la República

Gabriel Amat Llopis nació en Alicante el 25 de junio de 1917, cuatro meses antes de que la revolución rusa diera un giro a la historia.

Su padre, Gabriel Amat Tabares, perteneció a la Masonería con el nombre de "Eugenio Sue”. Fue miembro de Numancia nº 3 desde julio de 1928, mes de su iniciación. Obtuvo el grado de compañero en febrero de 1929 y el de maestro en junio de 1931. Tras la guerra no solo fue enjuiciado por el Tribunal de Represión de la Masonería, sino también por el de Responsabilidades Políticas. En 1943 aparece denunciado en la contestación al pliego de cargos que se le presentó a Eleuterio Sánchez Jiménez. Durante el exilio continuó su actividad, pues aparece como miembro de la logia Franklin Roosevelt nº 688 de Montauban, de la GLDF. Hoy en día forma parte de la galería de Masones Ilustres.

Gabriel Amat Llopis creció en un ambiente liberal y desde muy joven tuvo la vocación de estudiar magisterio, los cual hizo durante los años de la República en la entonces llamada “Escuela Normal”. Su juventud se desarrolló entre personas afines a las ideas paternas, todas muy relacionadas con el mundo de la cultura, como Franklin Albricias, creador de la Escuela Modelo, Óscar Esplá, eminente compositor, o Gastón Castelló, pintor costumbrista, todos ellos amigos de la familia.

Su gran pasión eran las matemáticas, a la enseñanza de las cuales dedicó toda su vida profesional.

La guerra civil le llegó recién acabados los estudios, y en 1937 fue llamado a filas por el ejército de la República, siendo destinado a Guadalajara, donde formó parte de la Milicias de Cultura con el grado de Comandante. Muchas veces en su vida ha repetido lo orgulloso que estaba de haber enseñado a leer y a escribir a cientos de jóvenes del ejército.

Allí enfermó gravemente de tifus, llegando a firmársele el certificado de defunción. La rápida acción de su padre, hizo que se mantuviera el cuerpo hasta la llegada de la familia junto a un prestigioso médico de la Logia, lo cual dio lugar a su recuperación, pues su muerte cerebral no se había producido. Se puede decir que nació por segunda vez.

Terminada la guerra, su padre tuvo que emigrar a Francia y en Alicante quedó la familia, madre y cuatro hijos, sin recursos económicos, incluso con la negativa de ayuda de la rama de la familia más acomodada y afín a los vencedores.

A Gabriel Amat no le reconocieron su título de Magisterio y tuvo que buscar trabajo dando clases particulares. En 1945 fue detenido junto a sus hermanos, acusado de un complot antifranquista y una vez más, la intervención de la Logia evitó males mayores.

Estudió matemáticas por su cuenta y continuó dando clases aquí y allá. Se casó en 1950 con Natividad Vidal López y vivieron en un pisito escaso de muebles, donde nacieron sus dos hijos Luis y Miguel Ángel, ambos herederos de sus ideas progresistas.

Allá por 1955 ocurrió un hecho muy insólito. Su fama de buen pedagogo hizo que fuera llamado al Colegio de las Salesianas, y recibido por la Madre Superiora, esta le dijo:

- “Sabemos de sus ideas políticas, pero también sabemos de su buen hacer como profesor de matemáticas, y eso es lo que necesitamos”.

Desde entonces, hasta su jubilación, por sus aulas han pasado miles de alumnas que lo recuerdan con cariño, al igual que las monjas de la congregación, con algunas de las cuales, mantuvo una duradera amistad.

En  1961 se une a un grupo de profesores y funda el colegio de enseñanza media“Juan XXIII”, y en 1966, se le permite, tras un examen de capacitación en la Universidad de Valencia, poder firmar las notas de sus alumnos.

Tras la llegada de la democracia le fue reconocido su título de magisterio, así como su antigüedad, y terminó sus días de pedagogo en un colegio público, como siempre había deseado.

Murió el 23 de enero de 2002. En su despedida, su hijo Luis leyó un texto del que se podrían entresacar estos párrafos:


“Durante toda tu vida has enseñado, no a cientos, sino a miles de alumnos. Dos generaciones han aprendido tus ecuaciones y tu teoría de conjuntos.

Pero lo que más les ha quedado de ti, ha sido la virtud de ser personas, de saber colaborar con sus compañeros, de hacer sencillo lo que en apariencia parece complicado.

Toda tu vida te has dedicado a enseñar a los demás.

Y siendo todavía muy joven (siempre has estado orgulloso de ello), en aquella guerra que tanto odiaste, allá, en el frente de Guadalajara, enseñaste a leer y a escribir a muchos de los que, como tú, no comprendían lo que estaba pasando.

De ti hemos aprendido que (como solías repetir), “cuando uno no quiere, dos no se pelean”. Y nos has inculcado la no violencia, la tolerancia, la comprensión, el amor y la paz. Nos has enseñado que la felicidad está en nosotros y que la libertad y el don de saber respetar a los demás son las joyas más preciadas que debe poseer una persona.

Pero además, contigo hemos sabido querer a Alberti, a Miguel Hernández, a tu Lorca, al que conociste y con quien colaboraste en su teatro “La Barraca”, a Verdi, a Wagner y a Puccini.

Porque (qué razón tenías) el amor por el arte, la música y las letras, hace crecer con una sensibilidad especial que ayuda a ser mejor con uno mismo y con los demás.”


Luis Amat Vidal.


Gabriel Amat Tabares (segundo por la derecha), en el exilio
ante la tumba de Azaña con algunos compañeros de Logia.




9 comentarios:

  1. Cuando uno no quiere, dos no se pelean, es cierto, frase que se quedara conmigo, me gustó mucho.
    Saludos, María.

    ResponderEliminar
  2. Admirable la biografia de este buen hombre del que tuve el honor de ser alumno suyo

    ResponderEliminar
  3. D. Gabriel fue un referente para muchos de sus alumnos entre los que me incluyo.
    Gracias .

    ResponderEliminar
  4. Siempre me decía, Ripoll eres más oreja que tu hermano, que era alumno suyo en Juan XXIII, y era verdad, a él se le daban mejor las matemáticas.
    Yo lo adoraba, buen profesor y excelente persona, detrás de esa imagen tan seria.
    Gracias por todo. Y gracias a ti Gabi

    ResponderEliminar
  5. Nos alegra comprobar que sus alumnos no le han olvidado. Ese es el triunfo para cualquier profesor ... dejar huella.

    ResponderEliminar
  6. Era un profesor excelente y a mí me tenía mucho cariño. Consiguió que me gustaran las mates. "Esta es lista porque va repeinada y puede pensar."

    ResponderEliminar
  7. Tinc un record molt nítid de les seues classes, allà pels anys setanta a les salesianes. No nomes jo, tota la meua classe tenia un gran respecte i un afecte profund per don Gabriel. Ha estat una alegria tenir_ne notícies després de tant de temps.

    ResponderEliminar
  8. TINC 68 ANYS I SOC EX-ALUMNE DE JUAN XXIII.
    EL MEU HOMENATGE A L'HOME QUE VA FER QUE M'AGRADESSIN LES MATEMATIQUES.
    GABRIEL, ALLÀ ON HI SIGUIS SEGUR QUE ESTÀS FEN EL BÉ.
    JZP

    ResponderEliminar