Lo Último

427. La ONU y el franquismo.



Gabino Alonso - Noviembre 2012

Dada la difícil situación económica que atravesaba España, las autoridades españolas en noviembre de 1948 hacen saber al gobierno norteamericano su disposición a firmar un pacto bilateral con EEUU, que permitiría a estos, como contraprestación,  el derecho a establecer bases militares en territorio español.

En enero de 1950 el Departamento de Estado norteamericano ya había cambiado de opinión respecto al caso español en la ONU. En octubre de ese mismo año John J. Sparkman  representante de EEUU en la asamblea de la ONU argumentaba en el comité político que la resolución de condena al régimen franquista de 1946 debía de ser anulada.

Esta propuesta fue aceptada y el 4 de noviembre de 1950 se aprobó  por la Asamblea General de Naciones Unidas la anulación de la condena  por 38 votos a favor, 10 votos en contra y 12 abstenciones, como así se fija en la Resolución 386 (V) que permitía iniciar relaciones diplomáticas con el gobierno franquista, revocando la resolución 39 (I), de 12 de diciembre de 1946, en la que se recomendaba impedir que España fuera miembro de los organismos internacionales establecidos por las Naciones Unidas o vinculados con éstas, a la vez que se recomendaba la retirada de embajadores y ministros acreditados en Madrid.


RESOLUCIÓN 386 (V). RELACIONES CON LOS ESTADOS MIEMBROS Y DE LOS ORGANISMOS ESPECIALIZADOS CON ESPAÑA.

La Asamblea General,

Considerando :

Que la Asamblea General, en la segunda parte de su primer período de sesiones, celebrado en 1946, aprobó varias recomendaciones concernientes a España, una de las cuales disponía que España fuera excluída de participar como miembro en los organismos internacionales establecidos por las Naciones Unidas o vinculados con éstas, y otra de las cuales tendía a obtener el retiro de los embajadores y ministros acreditados en Madrid,

Que el establecimiento de relaciones diplomáticas y el intercambio de embajadores y ministros con un gobierno no implica juicio alguno sobre la política nacional de ese gobierno,

Que los organismos especializados de las Naciones Unidas son técnicos y en gran parte no tiene carácter político, y que has sido establecidos en beneficio de los pueblo de todas las naciones, y que , por lo tanto, deben estar en libertad de decidir por sí mismos si es deseable, para beneficio de su labor, la participación de España en sus actividades,

Resuelve :

1.- Revocar la recomendación de retiro de embajadores y ministros acreditados en Madrid, contenida en la resolución 39 ( I ) de la  Asamblea General, aprobada el 12 de diciembre  de 1946;

2.- Revocar la recomendación encaminada a impedir que España sea miembro de los organismos internacionales establecidos por las Naciones Unidas o vinculados con éstas, la cual es parte de la misma resolución aprobada por la Asamblea General en 1946, concerniente a las relaciones de los Estados Miembros de las Naciones Unidas con España.

304ª. sesión plenaria
4 de noviembre de 1950




No hay comentarios:

Publicar un comentario