Lo Último

567. Memoria del 5º Regimiento





          El alba del diecinueve
          de julio no se atrevía
          a precipitar el día
          sobre su costa de nieve.
          Nadie a despertar se atreve
          hosco de presentimiento.
          Y el viento del pueblo, el viento
          que muevo y aliento yo
          pasó a mi lado y pasó
          hacia el 5º Regimiento.

          Me desperté entre cañones,
          y pistolas, y aeroplanos,
          y un río de milicianos
          como un río de leones.
          Eran varios corazones
          los que en el pecho sentía:
          la sublevación ardía,
          disparaba, aullaba en torno,
          y eran el corazón de un horno
          el gran corazón del día.

          Hombres, de noble mirada
          y de condición más noble,
          que han hecho temblar al roble
          y desmayarse a la espada:
          héroes que parió la nada,
          dejando sin movimiento
          el monte, el campo, el aliento
          de la paz y la labor,
          iban a unir su valor
          en el 5º Regimiento.

          Herrerías y poblados,
          minas, talleres y eras
          ante las cajas guerreras
          enmudecieron parados.
          Se marchaban los arados,
          y las demás herramientas,
          a las casas cenicientas
          donde la pobreza anida
          al aparecer la vida
          con pólvoras y tormentas.

          Campesinos: segadores,
          la fama de los yunteros,
          la historia de los herreros
          y la flor de los sudores:
          albañiles y pastores,
          los hombres del sufrimiento,
          ante el fatal movimiento
          que atropellarlos quería,
          fueron a dar su energía
          en el 5º Regimiento.

          Lejos de los minerales,
          los mineros más profundos
          se movían irancundos
          como los fieros metales;
          ausentes de los trigales
          y de los besos ausentes,
          los campesinos vehementes,
          con una sonrisa hostil
          iban detrás del fusil
          y de las malvadas gentes.

          ¡Qué largamente seguros
          lucharon bajo sus ceños,
          qué oscuramente risueños
          y qué claramente oscuros!
          Eran como errantes muros
          generosos de cimiento,
          y si llegaba el momento
          de morir daban su vida
          como una luz encendida
          para el 5º Regimiento.

          ¡Cuántos quedaron allí
          donde cuántos no quedaron
          y cuántos se recostaron
          donde cuántos de pie vi!
          Así cayeron, así:
          como gigantes lucientes,
          enarboladas las frentes
          como un orgullo de lanza,
          y una expresión de venganza
          alrededor de los dientes.

          España será de España
          y español el español
          que lleva en la sangre un sol
          y en cada gota una hazaña.

          No seremos de Alemania
          en ningún negro momento
          porque el puro sentimiento
          que nutre a los españoles
          seguirá dando sus soles
          para el 5º Regimiento.


          Miguel Hernández

          




No hay comentarios:

Publicar un comentario