Lo Último

619. Gracias, republicanas / Grazas, republicanas







Hoy día del 82 Aniversario de la proclamación de la II República Española queríamos celebrarlo de una forma especial. Le pedimos a Aurora Marco un texto sobre alguna de sus investigaciones sobre mujeres gallegas.

"Gracias, republicanas / Grazas, republicanas" es un canto a la lucha de las mujeres al que nos unimos.

Gracias, grazas, Aurora, por el regalo de permitirnos compartir este texto inédito y por tu valioso trabajo contra la desmemoria.



Aurora Marco / 14 abril 2013

A las que, por fortuna, vivís, a las que nos dejaron, para todas va mi gratitud, mi recuerdo emocionado, todo mi afecto. Os admiro, sois mi/nuestro referente, la luz que ilumina en la oscuridad, la voz que rompe con el silencio. Recupero vuestras historias, hablo de vosotras y, mientras tenga ánimos para investigar, voy a seguir en este empeño porque, hasta hace poco tiempo, os borraron de la Historia, de la enseñanza oficial, del discurso público. Fuisteis las silenciadas, las olvidadas.

Incluso antes de haber nacido, fuisteis nuestra voz y nuestros ojos, nuestra esperanza. Abristeis caminos por los que ahora transitamos –tras los 40 años de dictadura, tras “a longa noite de pedra” que poetizó Celso Emilio–, defendisteis nuestros derechos, cada una desde su ámbito de actuación: la educación, la política, la creación, el sindicalismo, el campo, el mar, la economía del país… Porque estabais allí, compartiéndolo todo, defendiendo la libertad y la justicia, los derechos humanos, luchando…

Y vuestra lucha, en aquel período de infausta memoria –la sublevación fascista del 36 y lo que vino después–, os llevó a la muerte, a la tortura, a la cárcel, al exilio, también interior; aquella entrega os llevó a muchas renuncias y sufrimientos, a mucho dolor. Vosotros sufristeis un doble maltrato: por ser desafectas al nuevo régimen y por ser mujeres. La planificación política e ideológica impuesta por el franquismo y por el nacionalcatolicismo tuvo una especial incidencia en vuestras vidas.

Querría recordaros a todas y esculpir vuestros nombres en un gran mural: el de la dignidad, que nunca perdisteis. Pero no puedo, sois muchas. Sois la mitad de aquel contingente humano que defendió la República, violentada por la fuerza de las armas. Por eso, recordaré tres nombres. Con ellos quiero también homenajear a todas las que sufrieron como vosotras, por las mismas causas, María Teresa Alvajar López, Joaquina Dorado Pita y Consuelo Rodríguez López, gallegas que me honráis con vuestra amistad. De vosotras he aprendido lecciones que nunca me enseñaron en la universidad. Y sigo aprendiendo porque, cada vez que me habláis, no solo refuerzo mis convicciones, también me transmitís humanidad, tranquilidad, paz. Y libertad, el tesoro más apreciado.

A ti, María Teresa, el golpe militar te arrancó lo que más querías: deshizo tu familia, que nunca más se volvió a reencontrar junta, te separó de Galicia, de tus paisajes y de tu lengua, y tuviste que enfrentarte a la vida cuando eras casi una niña. Viviste en el exilio y, en la lucha por la supervivencia del día a día, pasaste por mil apuros (madre con cuatro criaturas de dos parejas que abandonaron sus responsabilidades), porque eran tiempos duros en los que las mujeres no tenían derechos, ni ayudas, ni eran respetadas. Tú resististe, con coraje, con valentía. A tus 91 años, eres un ejemplo para mí.

Joaquina querida, también eras muy joven cuando participaste activamente en la lucha y combatiste en la toma del cuartel de Atarazanas y en la ocupación del castillo de Montjuic. Desde tu militancia cenetista, formaste parte del Consejo Económico de la Industria de la Madera Socializada y, cuando las tropas franquistas entraron en Barcelona, cruzaste los Pirineos, estuviste en dos campos de refugio, te escapaste. Pasaste por las cárceles franquistas, viviste en el exilio muchos años y, desde la clandestinidad, ayudaste al guerrillero Quico Sabaté. Queda mucho por saber de tu vida. La conoceremos, te lo aseguro. Admiro tu fuerza, a tus 95 años.

Y a ti, mi guerrillera, mi querida Chelo, poco me queda por decir que no te haya dicho ya: no hay mayor tragedia para una chica joven que oír los tiros con los que te arrebataron a tu madre y a tu padre, aquel 18 de octubre del 39, el mismo día que cumplías 18 años. Más tarde, entre 1941 y 1949, perdiste a tus cuatro hermanos, en la guerrilla. Tú, también resistente antifranquista de la Federación de Guerrillas León-Galicia, tuviste que partir al exilio para salvar la vida y no has vuelto, no lo deseas. Ahora desde tu casa de Île de Ré, ya cumplidos los 93 años, me sigues emocionando cada vez que oigo tu voz: “Sigo en la lucha”. Que lo sepas: Tu lucha es la mía, es la nuestra, la de muchas republicanas.



* * *



Aurora Marco / 14 Abril 2013

Ás que, por fortuna, vivides, ás que nos deixaron, para todas vai a miña gratitude, a lembranza emocionada, o meu afecto. Admírovos, sodes o meu/o noso referente, a luz que ilumina na escuridade, a voz que racha co silencio. Recupero as vosas historias, falo de vós e, mentres teña azos para investigar, vou seguir neste empeño porque, até hai pouco tempo, vos borraron da Historia, do ensino oficial, do discurso público. Fostes as silenciadas, as esquecidas.

Mesmo antes de termos nacido, fostes a nosa voz e os nosos ollos, a nosa esperanza. Abristes camiños polos que agora transitamos –tras os 40 anos de ditadura, tras a longa noite de pedra, que poetizou Celso Emilio–, defendistes os nosos direitos, cada unha desde o seu ámbito de actuación: a educación, a política, a creación, o sindicalismo, o agro, o mar, a economía do país… Porque estábades alí, compartíndoo todo, defendendo a liberdade e a xustiza, os dereitos humanos, luitando…

E a vosa luita, naquel período de infausta memoria –a sublevación fascista do 36 e o que veu despois–, conduciuvos á morte, á tortura, ao cárcere, ao exilio, tamén interior; aquela entrega levouvos a muitas renuncias e sufrimentos, a muita dor. Vós sufristes un duplo maltrato: por serdes desafectas ao novo réxime e por serdes mulleres. A planificación política e ideolóxica imposta polo franquismo e polo nacionalcatolicismo tivo unha especial incidencia nas vosas vidas.

Querería lembrar todas e esculpir os vosos nomes nun grande mural: o da dignidade, que nunca perdestes. Mais non podo, sodes muitas. Sodes a metade daquel continxente humano que defendeu a República, violentada pola forza das armas. Por iso, lembrarei tres nomes. Con eles quero tamén homenaxear todas as que sofreron coma vós, polas mesmas causas, María Teresa Alvajar López, Joaquina Dorado Pita e Consuelo Rodríguez López, galegas que me honrades coa vosa amizade. De vós aprendín licións que nunca me ensinaron na universidade. E sigo a aprender porque, cada vez que me falades, non só reforzo as miñas conviccións, tamén me transmitides humanidade, sosego, paz. E liberdade, o tesouro máis prezado.

A ti, María Teresa, o golpe militar arrincouche o que máis querías: desfixo a túa familia, que nunca máis se volveu reencontrar xunta, afastouche de Galiza, das túas paisaxes e da túa lingua, e tiveche que enfrontar a vida cando eras case unha nena. Viviche no exilio e, na luita pola supervivencia do día a día, pasache por mil apuros (nai con catro criaturas de dúas parellas que abandonaron as sus responsabilidades), porque eran tempos duros en que as mulleres non tiñan dereitos, nen axudas, nen eran respectadas. Ti resistiche, con coraxe, con forza. Aos 91 anos, es un exemplo para min.

Cara Joaquina, eras tamén moi nova cando participache activamente na luita e combatiche na toma do cuartel de Atarazanas e na ocupación do castelo de Montjuic. Desde a túa militancia cenetista, formache parte do “Consejo Económico de la Industria de la Madera Socializada” e, cando as tropas franquistas entraron en Barcelona, cruzache os Pirineos, estiviche en dous campos de refuxio, e escapache deles. Pasache polos cárceres franquistas, viviche no exilio muitos anos e, desde a clandestinidade, axudache o guerrilleiro Quico Sabaté. Fica muito por saber da túa vida. Coñecerémola, ten a certeza. Admiro a túa forza, aos 95 anos.

E a ti, miña guerrilleira, miña querida Chelo, pouco me resta por dicer que non che dixera xa: non hai maior traxedia para unha moza nova que ouvir os tiros cos que che arrebataron  nai e pai, aquel 18 de outubro do 39, o mesmo día que cumprías 18 anos. Mais tarde, entre 1941 e 1949, perdiche catro irmáns, na guerrilla. Ti, tamén resistente antifranquista da “Federación de Guerrillas León-Galicia”, tiveche que partir ao exilio para salvar a vida e non regresache, non o desexas. Agora desde a túa casa de Île de Ré, xa cumpridos os 93 anos, segues a emocionarme cada vez que escoito a túa voz: “Sigo na luita”. Que o saibas: A túa luita é a miña, é a nosa, a de muitas republicanas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario