Lo Último

747. Recordando a Victoria Kent

Victoria Kent Siano
(Málaga, 3 de marzo de 1898 - Nueva York, 25 de septiembre de 1987)


"Yo quiero no olvidar todo lo que sé. Que otros hagan la historia y cuenten lo que quieran; lo que yo quiero es no olvidar, y como nuestra capacidad de olvido lo digiere todo, lo tritura todo, lo que hoy sé quiero sujetarlo en este papel.”


Victoria Kent fue directora general de Prisiones durante la II República, la primera mujer que vistió toga, humanizó las cárceles y rompió las cadenas. Una mujer excepcional que se convirtió en símbolo de la lucha por los derechos de la mujer, los valores democráticos y la libertad.

Durante la guerra fue secretaria de la embajada de España en Paris y tras la caída de la República su nombre fue uno de los muchos que la policía franquista entregó a las autoridades de Vichy. Refugiada en la embajada de México, permaneció en París hasta el fin  de la Segunda Guerra Mundial con una identidad falsa, Madame Duval.

Fue juzgada en 1943 por el Tribunal contra la Masonería y el Comunismo y condenada en rebeldía a 30 años de prisión con las accesorias de inhabilitación absoluta y expulsión del territorio nacional.

Se exilió a México y formó parte del gobierno republicano en el exilio en el que en 1945 ocupó un ministerio sin cartera.

En 1950 se trasladó a Nueva York ciudad de la que no se movería hasta su muerte , el 25 de septiembre de 1987.



 * * *


"Esto no ha sido una emigración; esto ha sido una hemorragia. España herida se desangraba y no se le prestó la asistencia necesaria para atajar la vida que se escapaba a raudales. No, esto no ha sido una emigración; esto ha sido sangre pura de un cuerpo joven que ha ido regando tierras próximas y tierras lejanas. (...) Yo quiero no olvidar todo lo que sé. Que otros hagan la historia y cuenten lo que quieran; lo que yo quiero es no olvidar, y como nuestra capacidad de olvido lo digiere todo, lo tritura todo, lo que hoy sé quiero sujetarlo en este papel. (...) En realidad tengo delante de mí dos caminos, mejor dicho, un camino: abrir esa puerta y la otra y sumergirme en la ciudad, o la soledad. A mi ciudad, como a las otras invadidas, muertas también, ¿qué puedo yo ofrecerle? Y ella ¿qué puede darme? Mi esfuerzo en nada puede modificar su vida, su pobre vida gris y saturada de pólvora; las palancas que yo movía están rotas, rotas como todo, sin que mi trabajo individual pueda ayudar a su restauración. Salir de estos lugares y buscar otros donde el aire libre permita el esfuerzo, es inútil; los círculos de hierro se han cerrado alrededor de cada uno de nosotros y todo intento de evasión es la muerte. Nada puedo hacer por ella; nada puede ella hacer por mí. ¿Qué puede darme ella? Sus calles, bulliciosas y floridas antes, están silenciosas y marchitas; su luz, su luz maravillosa azulada y malva, rosa y verde, llega hasta mí más tamizada; pasó ya el tiempo en que su río indolente mecía ilusiones; pasó ya el tiempo en que paseantes se podían acodar en sus puentes y contemplar las golondrinas huyendo de las primeras sombras, y los murciélagos corriendo a la caza de su presa. Sus puentes están desiertos, tiene libres sus márgenes y ya no arrastra cadáveres; va lleno hasta los bordes de almas. "


Victoria Kent
"Cuatro años en París"




No hay comentarios:

Publicar un comentario