Lo Último

782. Oda a los niños de Madrid muertos por la metralla







                  Se ven pobres mujeres que corren por las calles
                  como bultos o espanto entre la niebla.
                  Las casas contraídas,
                  las casas rotas, salpicadas de sangre:
                  las habitaciones donde un grito quedó temblando,
                  donde la nada estalló de repente,
                  polvo lívido de paredes flotantes
                  asoman su fantasma pasado por la muerte.
                  Miradlas. Como gajos
                  se abrieron en la noche bajo la luz terrible.
                  Niños dormían, blancos en su oscuro lecho.
                  Niños nacidos con rumor a vida.
                  Niños o blandos cuerpos ofrecidos
                  que, callados los vientos, descansaban.
                  Las mujeres corrieron.
                  Por las ventanas salpicó la sangre
                  ¿Quién vio, quién vio un bracito
                  salir roto en la noche
                  con luz de sangre o estrella apuñalada?
                  ¿Quién vio la sangre niña
                  en mil gotas gritando:
                  ¡crimen, crimen!,
                  alzada hasta los cielos
                  como un puñito inmenso, clamoroso?
                  Rostros pequeños, las mejillas, los pechos,
                  el inocente vientre que respira:
                  la metralla, la súbita serpiente,
                  muerte estrellada para su martirio.
                  Ríos de niños muertos van buscando
                  un destino final, un mundo alto.
                  Bajo la luz de la luna se vieron
                  las hediondas aves de la muerte:
                  aviones, motores, buitres oscuros cuyo plumaje encierra
                  la destrucción de la carne que late,
                  la horrible muerte a pedazos que palpitan
                  y esa voz de las víctimas,
                  rota por las gargantas, que irrumpe en la ciudad como un gemido.
                  Todos la oímos.
                  Los niños han gritado.
                  Su voz está sonando.
                  ¿No oís? Suena en lo oscuro.
                  Suena en la luz. Suena en las calles.
                  Todas las casas gritan.
                  Pasáis, y de esa ventana rota sale un grito de muerte.
                  Seguís. De ese hueco sin puerta
                  sale una sangre y grita.
                  Las ventanas, las puertas, las torres, los tejados
                  gritan, gritan. Son niños que murieron.
                  Por la ciudad, gritando,
                  un río pasa: un río clamoroso de dolor que no acaba.
                  No lo miréis; sentidlo.
                  Pequeños corazones,
                  pechos difuntos,
                  caritas destrozadas.
                  No los miréis; oídlos.
                  Por la ciudad un río de dolor grita y convoca.
                  Sube y sube y nos llama.
                  La ciudad anegada se alza por los tejados y alza un brazo terrible.
                  Un solo brazo. Mutilación heroica de la ciudad o su pecho.
                  Un puño clamoroso, rojo de sangre libre,
                  que la ciudad esgrime, iracunda, y dispara. 



                  Vicente Aleixandre




No hay comentarios:

Publicar un comentario