Lo Último

810. Campesino de España.

Campesino extremeño en el verano de 1936 - Santos Yubero



                   Traspasada por junio,
                   por España y la sangre,
                   se levanta mi lengua
                   con clamor a llamarte.

                   Campesino que mueres,
                   campesino que yaces
                   en la tierra que siente
                   no tragar alemanes,
                   no morder italianos:
                   español que te abates
                   con la nuca marcada
                   por un yugo infamante,
                   que traicionas al pueblo
                   defensor de los panes:
                   campesino, despierta,
                   español, que no es tarde.

                   Calabozos y hierros,
                   calabozos y cárceles,
                   desventuras, presidios,
                   atropellos y hambres,
                   eso estás defendiendo,
                   no otra cosa más grande.
                   Perdición de tus hijos,
                   maldición de tus padres,
                   que doblegas tus huesos
                   al verdugo sangrante,
                   que deshonras tu trigo,
                   que tu tierra deshaces,
                   campesino, despierta,
                   español, que no es tarde.

                   Retroceden al hoyo
                   que se cierra y se abre,
                   por la fuerza del pueblo
                   forjador de verdades,
                   escuadrones del crimen,
                   corazones brutales,
                   dictadores del polvo,
                   soberanos voraces.

                   Con la prisa del fuego,
                   en un mágico avance,
                   un ejército férreo
                   que cosecha gigantes
                   los arrastra hasta el polvo,
                   hasta el polvo los barre.

                   No hay quien sitie la vida,
                   no hay quien cerque la sangre
                   cuando empuña sus alas
                   y las clava en el aire.

                   La alegría y la fuerza
                   de estos músculos parte
                   como un hondo y sonoro
                   manantial de volcanes.

                   Vencedores seremos,
                   porque somos titanes
                   sonriendo a las balas
                   y gritando: ¡Adelante!
                   La salud de los trigos
                   sólo aquí huele y arde.

                   De la muerte y la muerte
                   sois: de nadie y de nadie.
                   De la vida nosotros,
                   del sabor de los árboles.

                   Victoriosos saldremos
                   de las fúnebres fauces,
                   remontándonos libres
                   sobre tantos plumajes,
                   dominantes las frentes,
                   el mirar dominante,
                   y vosotros vencidos
                   como aquellos cadáveres.

                   Campesino, despierta,
                   español, que no es tarde.
                   A este lado de España
                   esperamos que pases:
                   que tu tierra y tu cuerpo
                   la invasión no se trague.


                   Miguel Hernández
                   Viento del Pueblo,  1937





No hay comentarios:

Publicar un comentario