Lo Último

858. Eran soldados republicanos.

 




Eran soldados republicanos que llegaron tras cruzar la frontera francesa en febrero de 1939, después de la derrota de Cataluña. Esperaban recuperar sus fuerzas, reagruparse, adiestrase y llegar hasta el otro lado de los pirineos donde un grupo genuino de resistencia todavía no se rendía. Llegaron con sus armas y equipajes, y todo este buen material se oxidó por la nieve que cubría los pasos de montañas o por la humedad de las laderas orientadas al mediterráneo…

Y ellos, los esclavos vencidos, fueron hacinados en improvisados campos de “transito”, donde murieron literalmente, de hambre, frío y disentería. Los más fuertes, los más motivados, trataron de reconstruir una jerarquía militar o política, pero muchos de ellos, la mayoría, estaban destrozados por la derrota y abandonaron el combate. La historia de estos campos de concentración nunca ha sido escrita: Le Vernet-d’Ariege, Saint-Cyprien, Barcares, Argeles, Gurs, Septfonds… Su historia debería ser conocida.

Luego, voluntarios o no, los Españoles Republicanos se enrolaron en equipos de trabajo o batallones irregulares de extranjeros voluntarios. Con la llegada del ejército Alemán fueron barridos hacia campos de prisioneros donde la Gestapo no tuvo dificultades después de todo, para reagruparlos y enviarlos a Mauthausen.


Christian Bernadac, “The 186 Steps”


No hay comentarios:

Publicar un comentario