Lo Último

1345. El regreso de Lluis Companys





«Tornarem a sofrir, tornarem a lluitar, 
tornarem a véncer»


María Torres / 1 marzo 2015

1 de marzo de 1936. Lluis Companys ha viajado en tren desde que salió del penal del Puerto de Santamaría. El penúltimo trayecto de su periplo es la Estación de Castelldefels. Allí le espera el coche presidencial, un Hispano-Suiza descubierto, que realizará el resto del trayecto hasta Barcelona, escoltado por dos motoristas.

Toma asiento en el vehículo. Está enfermo y cubre su boca con un pañuelo. A su lado, Carles Pi i Suñer, Alcalde de Barcelona. 

La comitiva llega a Barcelona. Su destino es la Plaza de la República (Ahora Sant Jaume). Le reciben más de setecientas mil personas con desbordada alegría. Barcelona es una fiesta. Ondean miles de banderas, llueven flores, bandadas de palomas sobrevuelan sobre los asistentes que emiten un grito unánime: «¡Visca Companys! ¡Visca Catalunya!».

Desde el balcón del palacio de la Generalitat, Lluis Companys, embargado por la emoción, pronuncia el siguiente discurso (1):


¡Catalanes! ¡Catalanes!: 

Comprenderéis que tengo que hacer un esfuerzo para superar la emoción de estos instantes y poderos dirigir la palabra. Es mi pueblo, nuestro pueblo, es esta Plaza y es este balcón ... ¡Volvemos a retomar nuestra labor tras horas dolorosas y amargas!. Por la voluntad, por el afecto y por la simpatía de la sagrada ola popular, estamos otra vez aquí.

Venimos para servir a los ideales. Llevamos el alma empapada de sentimiento; nada de venganzas, pero sí un nuevo espíritu de justicia y reparación. Recogemos las lecciones de la experiencia. Volveremos a sufrir, volveremos a luchar y volveremos a ganar. (Grandes aplausos.)

Difícil es la tarea que nos espera; pero yo digo que estamos posesionados de nuestra fuerza, que nos llevará adelante por Cataluña y por la República. (Aplausos)

Desde que hemos salido del exilio, hermanos queridos, nos hemos encontrado por tierras de Andalucía y por tierras de Castilla bajo el manto comprensivo de la República, hemos encontrado palabras clamorosas de afecto. Yo recojo ahora su voz, y de todo corazón les envío nuestra simpatía y nuestra solidaridad para construir una República libre, de acuerdo con la voluntad del pueblo. ¡Ciudadanos! ¡Catalanes! Yo no quiero, en el proceso y en el curso de las horas históricas que vivimos, yo no quiero terminar mis breves palabras de saludo, sin rendir homenaje a la memoria santa y al espíritu inmortal de Francesc Maciá. (Grandes aplausos que duran largo rato) ¡Ciudadanos, salud! Mis fuerzas se agotan. Quiero, sin embargo, recordar a los que en aquella jornada dolorosa murieron. Todos los mártires del ideal. Y quiero terminar sólo con un grito que condense nuestros amores, con el grito de la tierra siempre eterna e inabatible; con el grito de nuestra voluntad y de nuestro sentimiento; con el grito de: ¡Viva!, ¡Viva!, Viva Cataluña!

(La ovación y los vivas del público, al terminar el discurso del Presidente, continuaron durante muchos minutos)



Lluís Companys, a su llegada a Barcelona el 1 marzo de 1936 (Josep Brangulí / Fundacion Telefonica)



Catalans! Catalans! 

Comprendreu que he de fer un esforç per a superar l’emoció d’aquests instants i poder-vos dirigir la paraula. És el meu poble, el nostre poble, és aquesta Plaça i és aquest balcó... !Tornem a reprendre la nostra tasca després d’hores doloroses i amargues! Per la voluntat, per l’afecte i per la simpatia de la sagrada onada popular, som altra vegada ací.

Venim per servir els ideals. Portem l’ànima amarada de sentiment; res de venjances, però sí un nou esperit de justícia i reparació. Recollim les lliçons de l’experiència. Tornarem a sofrir, tornarem a lluitar i tornarem a guanyar. (Grans aplaudiments)

Difícil és la tasca que ens espera; però jo dic que estem possessionats de la nostra força, que ens portarà endavant per Catalunya i per la República. (Aplaudiments) 

D’ençà que hem sortit de l’exili, germans estimats, ens hem trobat per terres d’Andalusia i per terres de Castella sota el mantell comprensiu de la República, hem trobat paraules clamoroses d’afecte. Jo recullo ara la seva veu, i de tot cor els envio la nostra simpatia i la nostra solidaritat per tal de construir una República lliure, d’acord amb la voluntat del poble. Ciutadans! Catalans! Jo no vull, en el procés i en el curs de les hores històriques que vivim, jo no vull acabar les meves breus paraules de salutació, sense retre homenatge a la memòria santa i a l’esperit immortal de Francesc Macià... (Grans aplaudiments que duren llarga estona.) Ciutadans, salut! Les meves forces s’esgoten. Vull, però, recordar els qui en aquella jornada dolorosa varen morir: En Compte, l’Alba i tots els màrtirs de l’ideal. I vull acabar només amb un crit que condensi els nostres amors, amb el crit de la terra sempre eterna i inabatible; amb el crit de la nostra voluntat i del nostre sentiment; amb el crit de: Visca!, Visca!, Visca Catalunya!



(1) Publicado en el diario La Humanidad, 3 de marzo de 1936



No hay comentarios:

Publicar un comentario