Lo Último

1617. Belchite está tomada





(Por teléfono, del enviado especial de Pravda en España)

La mañana del 2 de septiembre se intensificó la resistencia en Belchite. El número de desertores del campo fascista ha cesado inmediatamente. Sólo se ha pasado un sargento de noche. Cuenta que después de que la aviación fascista proporcionase víveres y municiones, la guarnición decidió resistir hasta el fin. Los facciosos han minado las calles y los edificios y están dispuestos a una defensa casa por casa. Calculan que si logran mantenerse tres días, la ciudad estará salvada. En la historia de España, Belchite fue asediada tres veces y las tres resistió el asedio.

Uno de los sacos lanzados por los Junkers cayó sobre las posiciones republicanas. Contenía piezas de repuesto para el cañón de setenta y cinco milímetros.

No hay duda de que el mando fascista ha lanzado grandes fuerzas para socorrer Belchite. En la zona de Mediana ha aparecido una fuerte columna con artillería y tanques. Sus ataques obligaron a replegarse a varias unidades republicanas débiles, situadas ante Mediana. Esto supone una amenaza para la carretera Mediana-Belchite.

El 2 de septiembre, avanzando literalmente paso a paso, las compañías de primera línea tomaron las afueras de la ciudad y la fábrica de polvos de arroz, y salieron del cementerio en dirección al seminario. Los facciosos respondieron con un certero fuego de ametralladora y granadas de mano; una de sus baterías disparaba sobre los alrededores. El jefe de la división, general Walter, ordenó que los cañones abandonasen las contrapendientes y comenzasen a disparar desde campo abierto a medio kilómetro de distancia. Los encarnizadísimos combates han durado un día y una noche. Las bajas por ambas partes han sido muy grandes.

Ayer, a las cinco de la tarde, se rompió definitivamente la resistencia fascista. Entre los escombros de las casas suenan, cada vez menos, disparos aislados. En la ciudad han entrado la infantería, los vehículos blindados, las ambulancias. Esa misma noche empieza a funcionar la comandancia republicana; se inicia la entrega y recogida de armas.

Pasan los prisioneros: un oficial sacerdote con el revólver al cinto, un grupo de moros que, sobre la marcha, explican que ellos no son prisioneros, sino fugados.

Mientras tanto, prosigue el ataque sobre Mediana. Aquí, en Belchite, ya se oye el cañoneo. Atacan dos divisiones fascistas. Ayer llegó a Zaragoza la tercera división, la «Flechas negras» formada por italianos. Esta concentración tiene como objetivo lanzar un contragolpe que permita desbloquear la ciudad fascista. Ya es tarde. Belchite ha sido tomada. Esta victoria, pequeña, pero trabajosa, ha dado ánimos a las tropas republicanas.

La noche está dominada por el fulgor de los relámpagos. Jamás vi fulguraciones tan blancas, cegadoras como fogonazos de magnesio, ni tan prolongadas —parecen un nuevo modelo de bengalas luminosas, una nueva estratagema del enemigo—. También los truenos hacen un ruido increíble. Parecen estallidos de enormes bombas de quinientos kilogramos o de proyectiles de 203 milímetros de calibre.


Mijail Koltsov «Belchite está tomada»
Pravda, 5 de septiembre de 1937
 


2 comentarios:

  1. Interesantísimo blog que seguiré. Gran descubrimiento.

    Un atento saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras Carlos.
      ¡Bienvenido a este espacio de resistencia contra el olvido!
      Un cordial saludo!

      Eliminar