Lo Último

2326. El sol a la tinaja. Relatos de memoria y dignidad

El libro, compuesto de veintidós relatos de ficción y un poema de verdad, lleva por título “El sol a la tinaja” en alusión al penúltimo de los relatos que a raíz de la exhumación de una fosa común narra una historia de dolor y ausencias, tomando como punto de partida el recuerdo infantil de un anciano al recibir su ansiado mendrugo de pan justo cuando el sol alcanza la tinaja.   

Hay también en estos veintidós relatos historias de maestros de la República que creyeron que la educación nos hacía más libres, nos enseñaba a pensar, nos abría a otras posibilidades; relatos donde se hacen patentes los conflictos laborales y la lucha por la supervivencia; relatos de niños que entrañan una maduración, un tránsito obligado de la niñez a la edad adulta, tan difícil siempre, mucho más en aquellos años de la guerra y postguerra; relatos que tienen que ver de mi memoria personal y con historias oídas en un entorno muy cercano; relatos de oficios antiguos, oficios a extinguir, como la del  pastor trashumante o el herrero; relatos de escenas cotidianas de la vida de los pueblos, con sus costumbres, las relaciones que se establecen entre sus gentes, las murmuraciones que como corrientes de aire van de un lugar a otro y tanto daño causan.  

Atraviesan estos relatos temas como el miedo tan latente en la guerra y la postguerra con su arsenal de represalias. Y su contrario, la valentía, o forma de hacerle frente al miedo sacando de no sé sabe dónde fuerzas de flaqueza. Tema recurrente es la suerte, conocer a alguien que interceda por ti o encontrarse en una circunstancia vital determinada, juegan en aquellos años amordazados un papel esencial. La amistad y la lealtad también salen con frecuencia. Amistad que nace o que se pierde o reñida o reencontrada.  

Pero son sobre todo y fundamentalmente relatos de memoria y dignidad para poner de relieve un mundo y una generación que se extinguen  y que desaparecerán del todo si no hacemos algo por remediarlo, como esos árboles que se talan y no se reponen, esas casillas de camineros o esos palomares que se caen y que nos dejan más pobres, porque toda pérdida de nuestro patrimonio es pobreza. También para que se sepa lo que pasó y hacer visible lo que durante tanto tiempo estuvo silenciado. “No olvidar lo inolvidable”, reitera en uno de los relatos Heliodoro Villar pastor, el fusilado de Villafer.

El escenario en el que transcurren los relatos están localizados en su mayoría en la localidad de Valderas, un escenario y un paisaje el de Tierra de Campos que conforman un carácter en su paisanaje duro, sacrificado, paciente, tal vez algo arisco, y una forma de ser, de concebir la vida y de afrontar un destino.

Relatos, en suma, hechos de pequeñas historias de gente sencilla que con su trabajo diario, mano a mano con otros, hacen la historia grande.

Solo añadir mi invitación a que os asoméis a ese universo que es “El sol a la tinaja”.


Sol Gómez Artega







El libro está editado por la Fundación "Fermín Carnero", situada en la antigüa Casa del Pueblo de Valderas, construida en 1932.

Se puede adquirir el libro a través de la web.







No hay comentarios:

Publicar un comentario