Lo Último

2419. Cristo en las trincheras

El Cardenal Gomá, brazo en alto, en Badajoz



Yo era uno de esos incontables sacerdotes obscuros y misérrimos que tanto abundan en España. Veía, como todos mis congéneres, la triste ausencia de virtudes cristianas en nuestros prelados, negación vergonzosa de espíritu evangélico y manchados por los siete pecados capitales, sobre todo por la soberbia y la avaricia. Pero siempre consideré como un daño pasajero la relajación del alto clero español y esperaba que Dios enviara oportunamente adecuado remedio.

Nunca creí que la iglesia pudiera llegar en España al grado de abyección, que ha mostrado al unirse a los rebeldes.

¿Qué era obvio que quienes vivían en traición permanente contra Cristo no vacilarían en traicionar la patria?

Sí: hoy lo vemos claro y quizás debimos preverlo antes.

Pero... ¡duele tanto desprenderse de las creencias que uno tiene inculcadas desde la infancia!

He perdido la fé en la Iglesia católica, apostólica y romana, puesto que ella ha venido defendiendo esta ignominiosa subversión y prostitución de los valores religiosos de España.

He estado a punto de perder creencias más profundas.

La trinchera me ha salvado. Aquí he vuelto a encontrar a Cristo. El, el gran perseguido, escarnecido y traicionado por las derechas de hoy, estaría aquí, donde estoy yo en estos momentos, donde estuvo siempre: con los oprimidos y despojados, con los que tienen hambre y sed de justicia.

Aquí estoy, porque soy cristiano; pero sigo siendo cristiano porque he venido aquí.. En frente está la traición, el perjurio, el paganismo, la tiranía, la crueldad, todo aquello que es esencialmente anticristiano.


Pedro Gómez Arosa
Facetas de la actualidad española núm. 6
La Habana, septiembre de 1937






No hay comentarios:

Publicar un comentario