Lo Último

2461. El infierno y sus puertas: Mauthausen, Treblinka, Sachsenhausen, Ravensbrück

En 1980, cuando en esta España cainita poco o nada se hablaba de los deportados españoles, un inquieto joven de Berja interesado en el universo concentracionario, hizo lo posible y lo imposible por contactar con los deportados que lograron sobrevivir al infierno de todos los infiernos.

Han pasado 37 años y José Sedano Moreno, Pepe para los amigos, no ha dejado de trabajar contra el silencio impuesto y la desidia de los gobiernos españoles -ya en democracia- a quien el horror nazi sufrido por sus compatriotas no importó nunca, demostrando una vez más, su cobardía ante la Historia de los vencidos.

Escribí en una ocasión y creo que es de justicia plasmarlo en este prólogo, que Pepe Sedano es pionero en la investigación de los deportados. Yo le comparo -aunque a él le parezca un exceso-, con María Moliner, la bibliotecaria depurada por el franquismo que hizo una proeza digna de toda admiración: ella sola, en su casa, durante años, elaboró el diccionario más completo y más útil de la lengua castellana. Pepe Sedano también ha realizado y sigue realizando un trabajo que merece toda nuestra admiración: se propuso sacar del anonimato a todos sus paisanos deportados a los campos nazis y a los que combatieron en la II Guerra Mundial para liberar al mundo de la garra de Hitler. Como María Moliner, él solo, desde su casa, durante años,  ha conseguido reconstruir historias que sin su extraordinario trabajo de investigación hubieran seguido sepultadas en el olvido.

Lo conocí hace dos años, cuando contactó conmigo con la intención de hacerme llegar copia de una carta que le había remitido Mercedes Núñez Targa en 1982. Esta misiva, uno de los tesoros más preciados de su fondo documental, se pudo hacer pública gracias a su generosidad,  pero  no era la única guardada en el cofre de memoria de Pepe. Junta ella han descansado durante años otros testimonios inéditos de deportados que él ha conservado a disposición de quien los pudiera necesitar.

En más de una ocasión le pregunté por qué, además de sus excelentes artículos rigurosamente documentados, no daba un paso más y escribía un libro con todo ese material. Él, tan modesto como siempre, desconocedor de su valía y de lo valioso del material que había atesorado, siempre me respondía: «bueno, ya veremos, tal vez cuando me jubile y disponga de tiempo... »

Conocer a Pepe fue enriquecedor para mí. Nos escribíamos con frecuencia, hablábamos por teléfono y comenzamos a trenzar una bonita relación personal. No estaba pasando un buen momento, pues había perdido a Gador, su musa, su compañera de vida, la mujer que alentaba sus investigaciones. Yo sabía -como escribió David Grossman-, que a diario, sentado ante su escritorio, Pepe tocaba el dolor y la pérdida como quien toca la electricidad con las manos desnudas, pero no moría, y no sabía cómo se producía ese milagro. En una ocasión me dijo: «Dirás que por qué te cuento ésto. Es una manera de intentar "repartir" mi dolor, para que éste no se me haga tan fuerte dentro de mí ». Yo acepté una parte de ese dolor, y comencé a admirarle y a quererle.

En enero de 2017 me mostró un trabajo que había realizado sobre Amadeo Sinca  basado en las cartas recibidas de éste y otros deportados: «Ahí llevas lo que esta cabeza loca ha gestado en estos días de diciembre y enero sobre aquellas cartas de Amadeo y otros que, según tú, no podían permanecer otros 30 años más guardando silencio.», escribió. Habíamos hablado de publicarlo en el Blog pero cuando leí el texto le insistí en que se planteara escribir un libro que pudiéramos disfrutar muchos. Su respuesta me sorprendió: «Si crees que hay alguna garantía, tanto histórica como literaria, para que “eche a andar” pues… nos ponemos a andar (...) Si tenemos que tener una reunión para hablar de este tema, me lo dices y me voy a Vigo. Un amigo me está empujando a hacerlo. En fin… creo que es una locura lo que acabo de escribir pero como dijo aquél… “Lo escrito… escrito está"».

Y se puso a escribir como si le fuese la vida en ello. A veces se agobiaba y aunque no me lo decía, yo percibía que al mismo tiempo que avanzaba con el texto, los demonios del infierno en que se había instalado le instaban a dudar si estaba haciendo lo que debía, si su trabajo merecía la pena, si alguien estaría dispuesto a leerlo.

En febrero viajó a Vigo porque quería «hablar de su libro». La verdad es que no lo hicimos. Estuvimos ocupados en degustar las viandas de la tierra y sus afrutados vinos y excepcional cerveza.

Así fue como comenzó a gestarse El infierno y sus puertas,  un libro con un formato original en el que Dante Alighieri tiene mucho que decir y lo dice; en el que podremos leer y escuchar las voces de Amadeo Sinca Vendrell, Joan Mestres Rebull, Joaquín García Ribes, Mercedes Núñez Targa, Lorenzo González Salmerón, Antonio Alquézar,  Antonio Roig Lliví, Ramón Bargueño Gómez, José Egea Pujante y Antonio Muñoz Zamora, deportados ya fallecidos, pero que siguen contándonos su historia a través del tiempo y de la pluma de Pepe Sedano, una voz de calidad que ha conseguido reunir hasta rebosar las voces de los protagonistas para contar la verdadera historia. Son testimonios reales de los testigos presenciales que vivieron y sufrieron la trágica experiencia de la deportación. Son fuentes primarias que el autor en su buen hacer estuvo atesorando durante años para que ahora entonen una melodía de memoria.

Me alegra ser la inductora, o la «culpable » como asegura Pepe, de que este libro vea la luz, pero sobre todo me alegra que abunden ojos que sean capaces de ver la verdad desnuda aunque aún existan otros que practican y sustentan el negacionismo como poderes sombríos que contra la verdad militan, enfrentándose a los que tenemos la ferviente voluntad de vivir en el sentido de la Historia, porque no hay opción para el olvido.


María Torres Celada
Vigo, 28 de mayo de 2017



*


De este libro se ha dicho …


“¡Se le ha ido la cabeza!... El entusiasmo con que me respondió y la claridad con la que me explicó el proyecto hicieron que, muy pronto, comprendiera que no estaba ante una locura sino ante una excéntrica genialidad…” (Carlos Hernández de Miguel, autor de ‘Los últimos españoles de Mauthausen’ y ‘Deportado 4443’).


“Dante Alighieri, Amadeo Sinca y Pepe Sedano nos conducen al INFIERNO y SUS PUERTAS de la mano de sus respectivas experiencias. Si bien la atemporalidad de cada personaje parece separarlos en el tiempo y el espacio, su nexo de unión es tal que rápidamente el lector podrá comprobar las peculiaridades, similitudes y eslabones que cristalizan en esta historia a tres bandas: ‘La Divina Comedia’ de Dante, los recuerdos de Amadeo Sinca, deportado al campo de concentración de Mauthausen durante la segunda guerra mundial, y la sensibilidad con estos temas de Pepe Sedano que lleva media vida investigando y salvando del olvido a víctimas del horror de Mauthausen.

Un libro, escrito por Amadeo Sinca, en 1946 bajo el título de ‘Lo que Dante no pudo imaginar’, sobre la deportación española a Mauthausen, puso a Pepe Sedano tras la pista de su autor a principios de los años 80 y, a partir de ahí, una prolongada correspondencia epistolar comenzó a fluir entre ellos. Comenzaba así la idea de rendir memoria a la figura del principal protagonista de esta historia, superviviente del mismísimo infierno. Y llegó el momento de abrir aquellas puertas: Mauthausen, Treblinka, Ravensbrück, Sachsenhausen…

Para ello el autor estructura una larga conversación entre Dante, Amadeo y él mismo, entrando en sincronía para que cada cual aporte su opinión sobre EL INFIERNO y SUS PUERTAS. A través de la lectura de esta obra conoceremos las vivencias reales de lo que supusieron aquellos campos donde el nazismo recluyó a cientos de miles de presos políticos, prisioneros de guerra y judíos buscando la preeminencia de la raza aria. Nos trasladaremos por momentos a aquel sufrimiento diario, aquella sinrazón, aquel infierno que hasta el mismísimo Dante no pudo imaginar en su inmortal obra, una de las cumbres de la literatura universal”(Francisco Jesús Martín Milán, autor de ‘Madre anoche en las trincheras’).


“No debemos creer que estemos libres de que se repitan acontecimientos del pasado como los narrados (…). No existe vacuna para evitarlos ni puede que se invente jamás. (…), pero sí que es cierto que trabajos como el de Pepe Sedano, forman parte de los antídotos (…), puede que así se contribuya a procurar evitarlos”. (José Leonardo Ruiz Sánchez. Catedrático Titular de Historia Contemporánea de la Universidad de Sevilla).


*


El infierno y sus puertas: Mauthausen, Treblinka, Sachsenhausen, Ravenscrück (Mis conversaciones con el deportado Amadeo Sinca y con Dante Alighieri, de Pepe Sedano Morenoserá presentado el próximo 27 de octubre a 19:30 horas el Salón de Actos de la Peña Madridista de Berja, Almeria, y el 3 de noviembre a las 19:00 horas en el Museo de Almería. 






No hay comentarios:

Publicar un comentario