Lo Último

2516. Un verdadero Frente Popular

Wilfrid Hubert Wace Roberts  - Getty Images



Wilfred Roberts, miembro de la Comisión parlamentaria británica que fue a España, a fines del pasado año y que allí estuvo hasta mediados de Enero, de regreso a su país, publicó en uno de los diarios ingleses un artículo del cual vamos a ofrecer algunos párrafos. Después de señalar cómo se ha hecho la propaganda a favor de los rebeldes españoles haciendo creer al mundo que la España Republicana es la España que va a implantar el "comunismo", es decir, que el movimiento leal, es un movimiento rojo. Roberts, dice:

"El pueblo español, pobre, oprimido, ha despertado al fin y está en marcha. ¡Qué tragedia si después de todo su sacrificio y de su derroche de valor, fuese hundido en el silencio en lugar de aportar su propia contribución al viejo conflicto entre la libertad del individuo y la autoridad del Estado! Porque no hay duda ninguna sobre el entusiasmo de una parte del pueblo. Pienso en los innumerables campesinos, a cuyo lado pasábamos por las carreteras, y en sus puños levantados en un espontáneo y entusiasta ¡Salud! Pienso en los miles de jóvenes, mal armados y muchos de ellos, desarmados, dispuestos a luchar y morir.

Uno no puede pensar, sin cierta amargura en la no intervención. La larga retirada de Badajoz a Madrid quizá no habría tenido lugar si el Gobierno hubiera podido obtener armas tan libremente como el General Franco. Madrid no tendría una tercera parte, o más, de sus casas en ruinas si el Gobierno hubiera podido obtener antes aeroplanos modernos de defensa, como los que ahora tiene.

En su emisión de Navidad oí al General Franco emplear estas palabras: "La ayuda internacional para los "rojos" vino en el momento en que una victoria final era inminente". Esta ayuda en material —en hombres nunca hizo falta— salvó a Madrid de la captura, pero no de la destrucción. Esta ayuda no ha venido solamente de Rusia sino también de los vendedores internacionales de armamentos.

En cuanto a la infantería rusa ni la he visto ni he oído informe alguno sobre tales tropas, ni a periodistas ni a otras personas imparciales y bien informadas. Tampoco pudimos saber de rusos que estuviesen en la Brigada Internacional, (Cuerpo cuya importancia no debe exagerarse, ya que el Gobierno nunca ha carecido de voluntarios españoles). En cambio, el General Franco aun con sus sistemas de reclutamiento forzoso, ha sido detenido a las puertas de Madrid por falta de hombres. Se cree que no tenía más de 30 mil en las afueras (antes de que llegasen los alemanes) y la gran mayoría de estos hombres eran marroquíes.

Más adelante añade: "La fuerza expedicionaria de Alemania en España, —pues no es nada más que eso— es un verdadero acto de agresión. Que no haya ninguna charla confusa de "conflictos ideológicos". Los Junkers, fusiles y tropas alemanas están en España por razones muy prácticas: políticas, estratégicas y económicas. Cobre, zinc, mercurio, mineral de hierro, carbón: estas son las razones prácticas. Como el señor Álvarez del Vayo indicó, en una comida que nos dio en Valencia. España puede ser un gran país, con su considerable riqueza minera solamente con que se permita a un Gobierno progresivo desenvolver la economía del país en paz. Yo añadiría que si Hitler controla a España ni la exhausta aristocracia, ni la Iglesia desesperadamente comprometida en política y en negocios, ni la depravada burocracia podrán esperar mucha consideración. Si la guerra la ganara Alemania los frutos de la victoria irían para Alemania.

Estas son palabras escritas por el señor Wilfred Roberts, miembro del Parlamento británico que en comisión con otros compañeros visitó recientemente España.


Facetas de la Actualidad Española, La Habana, abril 1937







No hay comentarios:

Publicar un comentario