Lo Último

211. Francesc Boix




Hablar de Francesc Boix es contar la historia de un prisionero y superviviente del campo de exterminio de Mauthausen. Un héroe que no fué anónimo y que supo enfrentarse a la peor adversidad con coraje y valentía. Tanto,  que aprovechó su trabajo en el servicio de identificación de Mauthausen para esconder centenares de fotografías y negativos que más tarde se utilizarían como pruebas en los juicios de Nuremberg.


María Torres / 6 Mayo 2012

Francesc Boix nació en Barcelona en 1920. Militante de las Juventudes Socialistas Unificadas de Cataluña, durante la Guerra española actuó como fotógrafo de la revista Juliol. No se conoce con certeza si llegó a participar como combatiente, aunque si que estuvo en varios frentes siempre con su Leica al hombro.

En febrero de 1939 se exilió en Francia y fue internado en los campos de Vernet d'Ariège y de Septfonds. De este último salió hacia el norte en septiembre de 1939 junto con excombatientes republicanos encuadrados en la 28 Compañía de Trabajadores extranjeros. En mayo de 1940 cuando las líneas defensivas francesas son destrozadas por la Wehrmacht, Boix es hecho prisionero por los alemanes, y tras pasar por varios campos  es llevado a Mauthausen el 27 de enero de 1941.

Boix pasa a trabajar  a finales de 1942 y  junto con dos españoles más, en el laboratorio fotográfico que la administración del campo (Erkennungsdienst) destinaba principalmente a usos policiales de identificación de presos, aunque la realidad era que se hacían  fotografías de muertes por arma de fuego, suicidios, accidentes, asuntos de naturaleza médica y acontecimientos varios como las visitas de altas jerarquías de las SS.

Junto con la organización clandestina del PCE, deciden esconder negativos sobre las prácticas de exterminio de los presos, donde aparecen los rostros de los responsables. Y no sólo se hizo con los negativos, si no que además, consiguió sacarlos del campo, con la ayuda de un grupo de españoles que  trabajaban en el Bahnholkommando, un grupo de trabajo que salía diario desde el campo hasta la estación de Mauthausen. Uno miembro de este grupo,  Jacinto Cortés pidió a una vecina del pueblo, Anna Pointer que ocultase el paquete de fotografías y negativos que habían sido robados en el campo.

Cuando Mauthausen es liberado el 5 de mayo de 1945, Boix se marcha a París.  Trabajó como reportero gráfico para  L'HumanitéCe SoirRegards y escribió un libro sobre su estancia en Mauthausen, al que tituló Spaniaker, la forma despectiva con que se referían a los españoles los nazis.

En 1946 Boix declaró como testigo en dos procesos: el de Nuremberg (Tribunal Militar Internacional) contra la cúpula dirigente del Tercer Reich, llamado por la acusación francesa y en Dachau, en el proceso de la Sección Crímenes de Guerra contra 61 antiguos SS de Mauthausen. En ambos casos las acusaciones presentaron como pruebas las fotografías que Boix había hecho y robado en Mauthausen. Su testimonio y las fotografías presentadas fueron determinantes para sostener varias acusaciones y condenas.

Boix residió en París hasta su muerte en 1951.





Francisco Boix, es el único español que declaró contra importantes miembros del gobierno nazi en el Proceso de Nuremberg. El documental nos narra la vida de este fotógrafo, que al exiliarse tras la Guerra Civil Española, acabó en el campo de concentración de Mauthausen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario