Lo Último

285. Cuando aparecen aviones enemigos





Telegrama de la Subsecretaría del Ministerio de Marina y Aire en el que se instruye a los milicianos que combaten en los frentes sobre el comportamiento debido cuando aparecen los aviones enemigos:


"Al divisarse aviones enemigos en posición próxima vertical del lugar donde se encuentre la fuerza, debe ésta quedarse quieta, echada al suelo u oculta por sus costados con piedras, montones de tierra, paredes, etc. o colocarse dentro de zanjas o repliegues del terreno, pues así, de no darle directamente la bomba, el cono de dispersión de la misma no producirá efecto alguno. Por el contrario, si se levantan, permanecen de pie o huyen, los cascos de las bombas les herirían sin remedio.

Para ahuyentar aviones enemigos, conviene que las fuerzas, tendidas en el suelo, tiren por delante al avión, a una distancia igual, o poco más, a la longitud aparente del mismo. Cumpliendo exactamente estas dos reglas sencillas, no sólo se preservan nuestras fuerzas de los mortíferos efectos de los bombardeos, sino, por el contrario, les permitirá abatir aviones enemigos. Cuando se vea descender al piloto en paracaídas, no debe dispararse sobre él, porque puede ser amigo, y si no lo fueran, son preciosos los datos que puedan facilitar al Mando, por lo que es necesario hacerles prisioneros y no quitarles la vida.

Camarada: no tires estas instrucciones; consérvalas y apréndelas de memoria. Cúmplelas y que las cumplan tus compañeros. Se encarece la mayor difusión de esta nota.”



No hay comentarios:

Publicar un comentario