Lo Último

279. Entrevista a Jose Antonio en el Penal de Alicante


Fui a Alicante. Todo el mundo comentaba cómo el gobernador civil, Francisco Valdés, carecía de autoridad; cómo los anarquistas eran los amos; cómo Valdés no se atrevía a moverse de su despacho por miedo a ser asesinado.

Para conseguir la entrevista es verdad que hubo dificultades. Valdés me dijo que lo podría ver. El camarada José Prieto, un ciudadano con mono azul y pistola al cinto, me dijo: "No". Es el presidente de una famosa Comisión de Orden Público. Sugirió al gobernador que era un asunto muy delicado.

Pero Madrid está de acuerdo- le replicó el gobernador.

Se celebró una reunión de la Comisión y se me dijo que asistiera. Era plenaria y acudieron dos representantes de los partidos del Frente Popular. Pronuncié un discurso en mal español. ¡Lo desagradable -apostilla Jay Allen- que sería encontrarse con estos hombres, imbuidos de ideales de revolución social y de justicia revolucionaria, con la vida en peligro y la conciencia culpable.

El Comité vuelve. El camarada Prieto dice:

- Primo de Rivera está a disposición de nuestro Gobierno de Madrid; es, por lo tanto, natural que se le guarde seguro e incomunicado. Sin embargo, si usted consigue que alguien en Madrid autorice esta "interview", puede, desde luego, hacerla. Perdónenos; pero en asunto de esta naturaleza toda precaución es poca.

En la prisión. A las nueve de la mañana la Delegación me viene a buscar. Son los camaradas Prieto, Carmelo Alberola, Martín Bautista y el comisario José Cases, hasta hace poco periodista.

Me acompañan a un "auto". Los otros huéspedes del hotel se miran entre sí y se nota que se alegran de que me haya tocado a mí y no a ellos.

Las puertas de la cárcel se abren. El director de la prisión saluda.

Pasamos por filas de puertas de celdas. "Los presos están haciendo ejercicio en el patio", dice el guarda.

La vieja cerradura funciona. Salimos a la luz del sol. Dos hombres jóvenes, morenos y guapos, en "breeches" blancos, camisas con el cuello abierto y alpargatas, miran hacia arriba, a nosotros, con interés. Esta es la primera visita que reciben en meses.

José Antonio, el más delgado de los dos, me da la mano cortésmente. Encuentra difícil disimular su desilusión al ver que soy solamente yo. Los cuatro camaradas del Comité están a pocos pasos.

- ¿No fue hace dos años cuando comimos juntos en el Savoy, de Madrid, con el príncipe?

Los camaradas escuchan con interés. Digo, muy profesionalmente:

- ¿Seguimos con la "interview"?

Me contesta con una sonrisa encantadora, mirando a los camaradas que mañana pueden ser sus ejecutores.

Con gusto -le dice José Antonio-, pero yo no sé nada. Estoy aquí desde marzo.

Los camaradas se miran. Ya me habían dicho que habían encontrado dos pistolas y cien cartuchos en las celdas de los hermanos, después de haber estallado la rebelión, además de mapas que indicaban la situación de las islas Baleares. Los camaradas se cruzan miradas de inteligencia. Primo de Rivera es abogado, y de los buenos; pero él es su única defensa. Yo no debía agravar su situación.

Después de unas cuantas preguntas, prosigue el reportero:

Tenía sus ojos posados en mí. Quería noticias; ardientemente las deseaba. ¿Qué podía decirle yo? Se me adelantó diciendo:

¿Pero qué está pasando ahora? No sé nada. Le dije:

- Estoy seguro que estos amigos no me han traído aquí para informarle, pero le haré unas preguntas hipotéticas que usted puede contestar o no.

¿Qué pensaría usted si le dijese que yo opino que el movimiento del general Franco se ha salido de su cauce, cualquiera que fuese, y que ahora en adelante simplemente la vieja España lucha por perdidos privilegios?

- Yo no sé nada, pero no creo que sea verdad. Si lo es, es un error.

- ¿Y si le dijese que sus muchachos están luchando al servicio de los terratenientes?

- Le diría a usted que no.

Me miró escrutadoramente y dijo:

- ¿Se acuerda de mi posición y de mis discursos en las Cortes?

Y continuó:

- Usted sabe que yo dije que si las derechas, después de octubre de 1934, se mantenían en su política negativa de represión, Azaña volvería al Poder muy pronto. Ahora ocurrirá lo mismo. Si lo que hacen es únicamente retrasar el reloj, están equivocados. No podrán sujetar a España si sólo hacen esto. Yo defendía algo distinto; algo positivo. Usted ha leído el programa de nuestro nacionalsindicalismo, el de reforma agraria y todo lo nuestro. Yo era sincero. Podría haberme hecho comunista y haber conseguido popularidad...

Le dije -prosigue Allen:

- Pero sus muchachos ahora...

- Creo y deseo que lo que usted me dice no es verdad. Pero recuerde que no tenían jefatura después de que fui arrestado y acuérdese también que había mucha gente empujada a la violencia por la política provocativa de Casares Quiroga.

Los camaradas se miraban.

Yo dije:

- Pero creo recordar que usted introdujo una política de pistoleros en Madrid.

- Nadie ha sido capaz de probar eso. Mis muchachos habrán podido matar, pero después de haber sido atacados.

La charla termina con estos párrafos de José Antonio:

- Yo sé que si este Movimiento gana y resulta que no es nada más que reaccionario, entonces me retiraré con la Falange y yo... volveré a ésta o a otra prisión dentro de muy pocos meses.

Les pregunté a los camaradas que me acompañaron:

-¿Qué van hacer ustedes con él?

-Habrá un juicio. Y se cambiaron unas miradas.

Será juzgado no solamente el hombre, sino el falangismo español. No puedo de ninguna manera imaginarse ninguna circunstancia que pueda salvar a este joven. Su situación es muy mala. Lo menos que yo puedo hacer es no agravarla.


Jay Allen
Extracto de la entrevista a José Antonio Primo de Rivera en el penal de Alicante, 24 de octubre de 1936.
News Chronicle (Reino Unido)




No hay comentarios:

Publicar un comentario