Lo Último

359. Madrid, corazón de España.


Madrid, octubre de 1936. Niños desfilando en apoyo a la Republica



                     Madrid, corazón de España,
                     late con pulsos de fiebre.
                     Si ayer la sangre le hervía,
                     hoy con más calor le hierve.


                      Ya nunca podrá dormirse,
                      porque si Madrid se duerme,
                      querrá despertarse un día
                      y el alba no vendrá a verle.


                      No olvides, Madrid, la guerra;
                      jamás olvides que enfrente
                      los ojos del enemigo
                      te echan miradas de muerte.


                      Rondan por tu cielo halcones
                      que precipitarse quieren
                      sobre tus rojos tejados,
                      tus calles, tu brava gente.


                      Madrid: que nunca se diga,
                      nunca se publique o piense
                      que en el corazón de España
                      la sangre se volvió nieve.


                      Fuentes de valor y hombría
                      las guardas tú donde siempre.
                      Atroces ríos de asombro
                      han de correr de esas fuentes.


                      Que cada barrio, a su hora,
                      si esa mal hora viniere
                      -hora que no vendrá- sea
                      más que la plaza más fuerte.


                      Los hombres, como castillos;
                      igual que almenas, sus frentes,
                      grandes murallas sus brazos,
                      puertas que nadie penetre.


                      Quien al corazón de España
                      quiera asomarse, que llegue,
                      ¡Pronto! Madrid está lejos.
                      Madrid sabe defenderse
                      con uñas, con pies, con codos,
                      con empujones, con dientes,
                      panza arriba, arisco, recto,
                      duro, al pie del agua verde
                      del Tajo, en Navalperal,
                      en Sigüenza, en donde suenen
                      balas y balas que busquen
                      helar su sangre caliente.


                      Madrid, corazón de España,
                      que es de tierra, dentro tiene,
                      si se le escarbara, un gran hoyo,
                      profundo, grande, imponente,
                      como un barranco que aguarda…
                      Sólo en él cabe la muerte.



                      Rafael Alberti


1 comentario:

  1. Qué bueno... Me gusta mucho la poesía social de Alberti; es rabiosa y poco teórica; puro grito. Lo mismo que la de Miguel Hernández.

    ResponderEliminar