Lo Último

383. La Sección Femenina.




«La verdadera misión de la mujer es dar hijos a la Patria. Y ésta es, por tanto, su suprema aspiración. Y dentro del nacionalsindicalismo, sigue siendo más que nunca su misión ser la continuadora de la raza, de los caminos que abrieron aquellas mujeres que se llamaron Isabel de Castilla y Teresa de Jesús, en cuyas vidas encontramos tanto amor hacia Dios y la Patria, que no queremos otro guía, ni otro mejor reflejo de las virtudes netamente cristianas y españolas, que han de ser nuestras por esirituales y únicas». (MEDINA, Revista de la Sección Femenina, 12 de julio de 1942. ) 






«La mujer sensual tiene los ojos hundidos, las mejillas descoloridas, transparentes ojeras, apuntada la barbilla, seca la boca, sudorosas las manos, quebrado el talle, inseguro el paso y triste todo su ser. Espiritualmente, el entendimiento se oscurece, se hace todo a la reflexión; la voluntad pierde el dominio de sus actos y es como una barquilla a merced de las olas; la memoria se entumece. Sólo la imaginación permanece activa, para su daño, con la representación de imágenes lascivas, que la llenan totalmente. De la mujer sensual no se ha de esperar trabajo serio, idea grave, labor fecunda, sentimiento limpio, ternura acogedora. (MEDINA, Revista de la Sección Femenina, 12 de agosto de 1945.)







− ¿Qué misión fundamental tiene ahora la Sección Femenina?
La de formar a todas sus afiliadas dentro de la moral falangista.

- ¿Qué quiere decir eso?
Darles un modo de ser que las haga capaces de servir con eficacia los destinos de la Patria.

- ¿Cómo sirven los hombres?
Con las ideas, con el valor, las conquistas y llevando la dirección de la Política.

- ¿Y las mujeres?
Preparándose para fundar familias donde se formen las nuevas generaciones.


Sección Femenina, ENCICLOPEDIA ELEMENTAL,1957.







«La jerarquía es el padre. No le proviene al padre la autoridad de su fuerza física, o de la superioridad social o económica. Le proviene directamente de Dios. De esta autoridad se dice que es de institución divina. Así, el padre es, en la familia, el representante de la paterna autoridad de Dios. Y la madre recibe la autoridad por participación del esposo». (Sección Femenina, Formación político−social, Quinto curso de Bachillerato, 1965.)



No hay comentarios:

Publicar un comentario