Lo Último

591. En el nombre de “Dios”. La historia de Leonor Ávila Amil y Alfonso Sanz Martín, "El Corneta"


Interior de la antigua cárcel de Adamuz hoy Museo Histórico Municipal





Falange Española y de las JONS
Jefatura Local de Adamuz

En cumplimiento de su respetada comunicación nº776 fecha 17 del pasado mes de abril en la que interesaba datos sobre los antecedentes, actuación y conducta de la encartada, vecina de esta localidad LEONOR AVILA AMIL , tengo el honor de participar a V.I. que de las gestiones realizadas en consecución de los mismos, resulta que dicha individua, “es persona de mala conducta y antecedentes pésimos e ideas antirreligiosas, tanto es así que contrajo matrimonio civil; le sorprendió el Movimiento en zona roja donde permaneció toda la Campaña; no ha sido detenida hasta la fecha, motivado a prestar auxilio a los rojos huidos a la sierra en una de cuyas partidas va su esposo.

Por Dios, España y su Revolución Nacional Sindicalista. 
Adamuz a 11 de Mayo de 1944 
El Jefe Local
Ilmo. Sr. Juez Militar Especial - CORDOBA.



Leonor había empezado ya semanas atrás su lenta agonía, la destrucción física y moral a la que la sometieron. La patrulla que la arranco de su casa a principios de abril la traslado a la cárcel del pueblo y de allí, cada día, era llevada a la casa cuartel de la guardia civil para “interrogar”. Las huestes del demonio se encarnizaron con ella y la abuela. De la abuela, mama Dolores, se cansaron pronto, poca carne, muchos huesos y muchos años, solo gritaba a cualquier pregunta “A mí me matareis pero yo no valgo nada, soy vieja, antes muerta que denunciar a mi yerno”.

Las niñas se quedaron en casa, alguna de las vecinas se compadeció de ellas pero ante la imposibilidad de hacerse cargo de tres bocas mas, llevaron a Vicenta con su madre Cecilia al hospital y a Araceli y Lola a la cárcel, donde después de un par de días al dejar ir a la abuela y a la tía Anita volvieron a la casa. De la arrasada casa con puerta improvisada de cañas salían las dos niñas y la abuela a ver a Leonor cada día, a estar con ella, curarle las heridas y llevarle comida.

De aquellos días guardan como recuerdo, el de una losa fría que les helaba las nalgas donde se sentaban cada una a un lado de su madre, con la cabeza apoyada en su regazo, a ver pasar las horas, entre interrogatorio e interrogatorio.

Una de las veces que junto con mama Dolores esperaban la vuelta de Leonor de la casa cuartel recuerdan la entrada de unos hombres, llevaban en unas parihuelas un cuerpo exangüe que no se movía, la cara estaba llena de sangre, deformada de moratones, los cabellos habían sido arrancados de cuajo en algunas zonas, Araceli, 9 años, recuerda el momento y siente “que sintió” en lo más profundo de su pequeño cuerpecito, que estaba muerta, la mama está muerta, los ojos vidriosos mirando al vacío de la cara de Leonor cuando fue “volcada” en el suelo parecía darle la razón.

La primera vejación era desnudarla y dejarla a la mirada burlona de los guardias obscenos y crueles, que la desposeían de absolutamente todo, no era una persona, era un objeto, una cosa de la que se reían, a la que insultaban y pegaban por turnos, no fueran a cansarse, y cuando se cansaban o les dolían los puños continuaban con los palos. Guardias sin alma que por la  noche volvían a sus limpias casas y el domingo se engalanaban con sus esposas e hijos para acudir al oficio, oficio realizado por un párroco que hablaba y sermoneaba sobre la justicia, la bondad y la caridad cristiana.

Las torturas eran variadas, la colgaban de las muñecas horas y horas, al sol, hasta luxarle los hombros, en una ocasión mama Dolores relató que la tortura duró tantas horas que estuvo varios días en los que para que comiera o bebiera le tenían que llevar las cosas a la boca, los brazos estaban tan deformes y entumecidos que no podía moverlos. Otras veces cuando estaba colgada le cogían los pies para mecerla y le tiraban brasas en su vientre. En la  entrevista oral que realizamos en agosto de 2012 con un vecino de Adamuz, explico que en el pueblo por aquel entonces “corría” que a Leonor le habían quemado “sus partes”.

La brasa en la casa cuartel de la guardia civil era muy socorrida, una de las torturas que describió Leonor tiempo después, fue la de un muchacho del pueblo con algún tipo de disminución, era pastor, le llamaban “Matasantos”. El motivo del mote era que durante la entrada de los anarquistas en la población y en la quema de iglesias una de ellas, la ermita a la Virgen del Sol quedo arrasada, al pasar Matasantos por delante de la misma unos días después, vio a una de las imágenes descabezada, no se le ocurrió nada más que atar la cabeza a una cuerda y bajar al pueblo con ella arrastrando. En la casa cuartel de la guardia civil Leonor fue testigo de cómo al pobre muchacho le metieron los pies en un cubo al que fueron echando lumbre hasta casi las rodillas, los gritos del desgraciado eran desgarradores. Cuando le sacaron los pies del cubo estos eran burdos muñones. Lo dejaron morir allí mismo, delante del resto, para escarmiento y como amenaza. A Leonor la cuidaron mas, tenía que  explicar donde estaba su marido, por valor o desconocimiento nunca lo delató.  Describió, eso sí, otros crímenes, a saber y según el legajo de su juicio en Córdoba:

La interrogada dice llamarse  como queda dicho, Leonor  Ávila Amil de 31 años de edad, casada civilmente, vecina y natural de Adamuz, esposa de Alfonso Sanz Martin “el corneta”.

Es decir, crímenes de ser mujer de huido, de estar amancebada y de tener dos hijas ilegitimas de padre desconocido.

Que sabía que había estado en casa al inicio de la postguerra porque en una ocasión en que fue a casa faltaba la única camisa blanca que tenia y que la mayor de sus hijas, entonces de 4 años le dijo que había venido “el tito” a buscar la camisa pero que nadie más que las niñas lo había visto……

Que en el verano del 43, dos vecinas “La Picardia” y "La Manchega” le comunicaron que habían visto a su marido en la sierra, que estaba enfermo de paludismo y les encargo de mandar a Leonor a comprarle quinina ….

Que sabiendo que este la encontraba en falta, con motivo de ir a buscar una arroba de aceite que Diego “Barroso” le debía por trabajar como criada en su casa en el pueblo y en pago de la siega, aprovechó para salir al encuentro de su marido, a verlo, llevarle comida y medicinas.

Que el grupo constaba en aquel momento, de los de su partida y de unos de Villanueva que acampaban con ellos, que no sabía las armas que llevaban ni conoció a ninguno de los que allí había o a sus familiares……

Que lo había visto por última vez en la  recogida de aceitunas, cuando junto con unas compañeras pasó por unos matorrales y este se le acerco para darle una lata con fiambre para las niñas.

De ese encuentro queda una coplilla que Leonor a la que le gustaba cantar e inventarse coplas, compuso con las últimas palabras que le dedico su marido, palabras de ánimo y de seguridad en la victoria final.

Volviendo por “Siete vueltas” un abrazo fue y me dio
¡Qué cuides de mis hijitas hasta que pueda ir yo!
Leo “tos” los días y esto se está acabando,
y  para dentro de poco ya estaré yo a vuestro lado.
Ya estaré yo con vosotras, que os hago mucha falta,
“pa” que no os molesten mas, esos fascistas canallas.



*


Auto de Procesamiento.

Demostrado que la encartada…….. es de mala conducta y antecedentes y de ideas antirreligiosas, cómplice y enlace de los huidos en la sierra, está casada con uno de los componentes de la partida del “Romera”, habiendo celebrado el enlace matrimonial solo por el juzgado. No ha dado cuenta a las autoridades de la presencia de los huidos.
CONSIDERANDO QUE los hechos relatados son constitutivos del delito contra la seguridad del estado, previsto y penado por el artículo 55 del código de Justicia Militar ………… hacer efectiva y ratificar la prisión preventiva decretada hasta el momento de la celebración del Consejo de Guerra.

Así lo mandó y firmó el Sr Don José Maráa Molina Belmonte, Juez, a 23 de junio de 1944.


Habían pasado tres meses desde la detención, el tiempo que necesitaron para construir entre golpes, vejaciones y torturas una declaración plausible que condenaría a Leonor a prisión. El auto de casi cuatrocientos folios, declaraciones y testimonios, fue firmado además de por el juez, por el secretario y por Leonor con la temblorosa aunque bonita caligrafía de redondilla que aprendió entre romero, tomillo y olivos.

Terribles crímenes por los que la condenaron a ella, “La Corneta” y a otros nueve,

Bartolome Haro Lopez “El Manchego”,
Vicente Haro Lopez “El Manchego”,
Juan Haro Lopez “El Manchego”
Casimira Haro Lopez “La Manchega”,
Jose Cerezo Muñoz, “El Mato”
Jose Cerezo Toledano “El hijo del Mato”
Dolores Toledano Ruiz “Zorrita” que paso el juicio en el Hospital.
Bartolome Pozo Cerezo “El de la Engracia”
Leonor Pozo Pastor “La hija de la Engracia”

A dos, Manuel Criado Fernandez “Picardia” y Dolores Rodriguez Rodriguez “La del Che”, se les dejo en libertad atenuada después de tres meses de prisión preventiva por considerar que eran personas de buena conducta que se habían visto obligados por temor a represalias a auxiliar a los huidos, por relación familiar con personas de derechas, por reconocimiento explicito del alcalde del momento, Rafael Maimes y por personajes de relevancia como el terrateniente Pedro Galán Luque, como demuestran los testimonios de los mismos en la causa.

Diego Gutierrez Rodriguez “Barroso” fue dejado en libertad sin cargos en primera instrucción debido a la intercesión de Pedro Galán Luque y Cristóbal Ayllon Quesada, personas importantes de la población.

El defensor de los procesados durante el juicio realizado el 24 de febrero de 1945 en Sevilla, fue el teniente de artillería don Pedro Guerrero Jurado, “yo me lo guiso yo me lo como”.

En los relatos de la instrucción del juicio, la Manchega,  Picardía, sus maridos, hermanos, hijos, Diego Barroso y otros, relataban exactamente lo mismo que Leonor.  Sus interrogatorios lucían la “misma” historia, o todos tenían una memoria envidiable o alguien tejió las palabras de unos y otros para componerla, hacer constar también que de los “encartados” siete manifestaron no saber leer ni escribir según consta y que firmaron con el dedo, “todo atado y bien atado”.

Leonor en la “Liquidación de condena del penado” consta como reducida a prisión el 10 de abril de 1944. La sentencia se hizo firme después del juicio, el 13 de julio de 1945 habiendo cumplido en prisión preventiva y atenuada 1 año, 3 meses y 6 días. La condena fue a pena de prisión menor de 6 meses y 1 día que ya estaba cumplida en excedente, el delito que se le atribuyó fue: Omisión de denuncia de la presencia de los rebeldes y vivir amancebada ya que por más que lo reclamaron a las autoridades de Adamuz durante el juicio (constan dos peticiones formales) fue imposible encontrar el registro de su matrimonio civil.

En la declaración del juicio se describe a Leonor como se haría con un animal, lo que era para ellos, estatura baja, pelo castaño, ojos claros, cejas al pelo y color “sano”. En el juicio se le volvió a preguntar por qué se había casado por lo civil, a lo que Leonor contesto que se caso en 1931, recién entrada la Republica y que como entonces solo se reconocían los matrimonios civiles, su marido lo dispuso así.

Hasta la muerte repitió una y mil veces a quien la quiso escuchar que sus culpas fueron, ser mujer “de”, jornalera, pobre y casarse por lo civil.

Alfonso continuaba en la Sierra a la espera de la ansiada ayuda de los aliados.

Continuará ...


Araceli Pena
Marzo 2013


Segunda Parte: Cautivos y desarmados.
Tercera Parte: La dura posguerra.


4 comentarios:

  1. ¡Qué terrible! espero la segunda parte. Un beso, María

    ResponderEliminar
  2. Isolda, esta es la cuarta parte, aunque no la última, de la magnífica historia familiar de Araceli Pena. En la parte superior del blog, se encuentra la imagen de Leonor. Pinchando en ella accedes a toda la historia.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Claro, ahora me doy cuenta. Gracias, María. Voy a ella. Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Terrible historia contada de forma hermosa.

    ResponderEliminar