Lo Último

646. Asociación de Expresos y represaliados políticos antifranquistas.



María Torres / 12 mayo 2013.

La Asociación de Expresos y represaliados políticos antifranquistas (AERPA), constituida en 1965 y legalizada en 1979,  agrupa a víctimas supervivientes de la represión franquista. Su principal objetivo  defender los derechos y la memoria de todas las víctimas del franquismo.

La cárcel fue el eje de la represión franquista con un objetivo muy definido: La degradación y transformación del preso en un ser sumiso.  En 1939, cuando se inició la larga noche del franquismo que convirtió al país en una inmensa  prisión,  estaban encarcelados cerca  de cien mil hombres y mujeres, cifra que se duplicó al año siguiente y en 1941 ascendió a 233.373 reos. La capacidad carcelaria  española  en ese año era de 20.000 plazas.

La Justicia franquista actuó contra todos los que eran contrarios a sus ideas pues representaban unos valores no permitidos que había que exterminar en la edificación del Nuevo Estado. No hubo perdón, no hubo clemencia para los vencidos, tan solo odio, humillación, negación y olvido. No fue justicia, fue venganza, una venganza que aún hoy se paladea y que continuó oficialmente hasta la muerte del dictador.

La mal llamada “democracia” nunca tuvo en cuenta a los presos franquistas Su memoria está pendiente de reconocimiento. La palabra “preso” aún chirria en las mentes de muchos como algo sucio, pero los presos de Franco no eran delincuentes, eran personas normales como mi abuelo, cuya única “anormalidad” para las enfermas mentes franquistas fue su lealtad a la República y su afiliación a Izquierda Republicana. Los presos franquistas fueron, tiempo después, los opositores al régimen, los que aún seguían soñando y peleando por un Estado libre de fascismo. Esa fue su lucha, su única lucha, el restablecimiento de la Democracia, y por ello nadie debería sufrir el encarcelamiento y la represión, por ello nadie debería ser víctima del terror político.

Ningún gobierno de la mal llamada “Democracia” ha hecho justicia con ellos. Ninguno ha reconocido la verdad de su legítima causa. Ninguno ha reparado el daño.

La Asociación de Expresos y represaliados políticos antifranquistas (AERPA) celebró ayer, 11 de mayo, el 48 aniversario de su fundación en el Auditorum Marcelino Camacho de CC.OO de Madrid, con una fiesta reivindicativa en la que representantes del mundo de la cultura exigieron la reparación de la memoria de las víctimas y que no queden impunes los crímenes de la dictadura.

"Hoy, 48 años después, seguimos luchando por lo mismo. Pedimos que no queden impunes los crímenes tremendos cometidos durante la dictadura franquista", declaró Luis Pérez Lara, presidente de la Asociación,  que sigue manteniendo los mismos objetivos que perseguían en 1965: Verdad, Justicia y Reparación.

Mi agradecimiento a la Asociación y en particular al secretario de la misma, Andoni Luis Ros Soler por la invitación.

Yo, nieta de un preso del franquismo que ya no puede defender su memoria, también me siento víctima.


*


Para contactar con la Asociación:


Asociación de Expresos y Represaliados Políticos Antifranquistas
Campomanes, 8 1º A
28013 Madrid
Telf.:91 547 53 12
www.asocexpresospoliticos.org




No hay comentarios:

Publicar un comentario