Lo Último

680. Alonso Ríos y la I República Galega. Primera parte

María Torres / 20 Junio 2013.

El 27 de junio de 1931 el diario vigués “El Pueblo Gallego” publicaba la siguiente noticia: “Alonso Ríos es nombrado presidente de la Junta Revolucionaria de la República Gallega”.


Alonso Ríos ha sido tan silenciado como la I República Galega. Para los que se pregunten quien era el presidente de la desconocida Junta Revolucionaria decirles que Antonio (Antón) Hipólito Alonso Ríos nació en 1887 en Silleda, Pontevedra. Maestro, escritor, político, galleguista, y primer diputado y activista agrario de Galicia en 1936. Fundador de la Federación Gallega de Sociedades Agrícolas y Cultural fue enviado a España junto con Ramón Suárez Picallo para representar a los inmigrantes poco antes de la proclamación de la II República Española. Llegó desde Argentina, país al que había emigrado. En Buenos Aires fue director secretario de la Sociedad Científica Argentina, una de las instituciones culturales con más tradición en la ciudad de la Plata. También había dirigido la Organización Republicana Gallega Autónoma (ORGA) de Casares Quiroga. Esta entidad gallega, autonomista, republicana y de izquierdas, impulsó la creación de la Federación Republicana Gallega que fue fuerza hegemónica en Galicia con quince diputados en las elecciones constituyentes de 1931. En 1933 su denominación cambió a  “Partido Republicano Gallego”.

En junio de 1931 Alonso Ríos fue elegido presidente de la Asamblea Republicana de La Coruña, convocada por la Federación Republicana Gallega, para el estudio del anteproyecto del Estatuto de autonomía de Galicia.

Alonso Ríos era un hombre sin dobleces, tan fiel a sus ideales que un enfrentamiento con Casares Quiroga por asuntos relacionados con la inmigración le apartaron de ser diputado, siendo excluido de las listas electorales,  así que se dedicó a dirigir "Aurora del Porvenir", una escuela fundada por inmigrantes en Tomiño, y organizar el movimiento agrario en la provincia tras su nombramiento como presidente de la Federación Agraria de Pontevedra. Desarrolló una labor intensa en favor de la aprobación Estatuto de autonomía Galicia.

En Tomiño se encontraba Alonso Ríos cuando se produjo la sublevación fascista el 18 de julio de 1936. No dudó en participar en la formación de un comité de defensa de la República en esa localidad y en la organización de la resistencia en Tuy, última ciudad de Galicia que en caer en manos de los rebeldes el 25 de julio de 1936.

A partir de ese día, su vida se convierte en un apasionante periplo de supervivencia. Una huída de tres años por las provincias de Pontevedra y Orense, desde Tui hasta la Sierra de la Peneda. Después llegaría a Portugal, a Marruecos, y a su definitivo exilio en Buenos Aires, ciudad que alcanzó en junio de 1939 a bordo del “Lipari”. Durante todo ese tiempo, cambió su autentica identidad por la de “Afranio de Amaral”, tomando prestado el nombre de un naturalista brasileño, y se hizo pasar por un mendigo portugués. A pesar de ser perseguido y de haber puesto precio a su cabeza en repetidas ocasiones, logró eludir una muerte segura, por parte de la que sin duda fue una de las dictaduras más sangrientas.

En Argentina, donde fue recibido como un símbolo del triunfo de la resistencia, fue secretario general del Concello de Galicia, el gobierno gallego en el exilio, fundado en Montevideo en 1944 por Castelao, Elpidio Villaverde, Ramón Suárez Picallo y él mismo. Tras la muerte de Daniel Castelao en 1950 ostentó el cargo de presidente hasta 1980, año en el que falleció.


Constitución del Concello de Galicia, auténtico gobierno gallego en el exilio.
A la derecha de Castelao, Alonso Ríos y Elpidio Villaverde.



3 comentarios:

  1. Querida María,
    no puedo saltarme ni una de tus entradas. Por supuesto formo parte de los que dices que no sabían de esa República galega ni de su Presidente.
    Siempre es un placer pasar por aquí.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Es un hecho bastante desconocido Isolda. El día 25 publicaremos información sobre esa I República galega que apenas duró unas horas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Estimada María, soy César Alonso Toledo el nieto menor de Antón Alonso Ríos,te agradesco mucho q deforma desinteresada hagas conocer la historia tan rica y formidable de mi queridísimo abuelo quién nunca dejó de luchar por su Galicia,si quieres contactarte conmigo será un placer,te dejo mi mail: ironmaza5@yahoo.com.ar

    ResponderEliminar