Lo Último

725. Juan Brazo Naranjo.


Don Juan Brazo Naranjo, nació el 3 de marzo de 1907 en Ribera del Fresno; su madre Francisca Naranjo Flores natural de los Santos de Maimona(Badajoz), años antes (primeros años de 1900) quedó viuda y se le murió un hijo de 3 meses, en ese trance se trasladó a Ribera del Fresno(Badajoz) como ama de cría pues tenía buena calidad de leche, para amamantar a una niña de la familia de Vargas Zúñiga (terratenientes), conoció a su padre Jose Antonio Brazo Ruiz (participó obligado en la guerra chica de Cuba con 19 años), era jornalero en las tierras de esa familia, era hombre con gran dignidad, tuvo un percance sobre 1906-1907 con un señorito que se había emperrado y sobrepasado con su mujer en estado, avisado éste y siguiendo en esa pretensión,  acabó en un homicidio, cumpliendo su condena en el penal de Ocaña (Toledo) y desterrado del pueblo, encarcelado él y su mujer sola en el pueblo de Ribera del Fresno(Badajoz) con su hijo recién nacido, parece ser que la familia Vargas Zúñiga eran parientes de los Sánchez Arjona en Fregenal de la Sierra, aparte de ser grandes terratenientes en esa zona de Extremadura ambas familias, se trasladó recomendada por tener buena leche, sola a Fregenal de la Sierra con esta nueva familia como ama de cría, dejando la crianza de su hijo JUAN BRAZO NARANJO con su hermana Juana Naranjo Flores de Los Santos de Maimona, tenían mucha relación con ellos,  de esa buena relación viene los ideales de JUAN BRAZO NARANJO pues se crió entre las izquierdas socialistas marxistas y la bandera roja, incluso le pusieron el nombre de Juan por su tío político gran hombre, jornalero y socialista marxista JUAN SÁNCHEZ MORENO apodado “el Cano Sánchez”;  en Fregenal había sido hermano de leche de otro niño concretamente de Carlos Sánchez Arjona y Sánchez Arjona, nacido el 10/04/1907 y fallecido por unas fiebres el 18/09/1922, 2º hijo de los terratenientes Mª Antonia Sánchez Arjona y Velasco  y de Rodrigo Sánchez Arjona y Sánchez Arjona (su madre muy conocida en el pueblo por “Ama Francisca” él recelaba de ella por no haberle dado la teta y al hijo del señorito si) de la cual era ama de cría y confianza, asistió a los 12 hijos que tuvo. Su padre José Antonio Brazo Ruiz en la República era municipal y sereno en Fregenal de la Sierra, está recogido en las actas de pleno municipales que fue separado junto a otros compañeros del servicio de municipal en el ayuntamiento por sus ideas en la huelga general de la revolución de Asturias de octubre del 1934 (secundada durante el bienio negro CEDA en la II Republica), después de las elecciones del 16 de febrero del 36 y en el primer pleno municipal de fecha 26/02/1936, los restituyeron en sus puestos pero ya por poco tiempo.

Juan Brazo Naranjo, conocido como Naranjo, era de profesión jornalero (segador, labrador), dicharachero, alegre, extrovertido, comprometido, solidario y con don de gentes, sabía leer, escribir y algo de cultura, se enamoró de Doña María Morales Morales (de la familia llamada “galapaguito”) mujer honrada, humilde y sencilla; se fue a la mili donde sirvió en Getafe (Madrid), después del noviazgo  se casó por amor a su compañera por la iglesia en la de Sta. Catalina  (iba de 7 meses embarazada) en septiembre de 1931, con gran amor y queridos por las dos familias; tuvieron a su primer hijo Fernando en noviembre de 1931, a su hija Mª Luisa en junio del 1934 y en marzo de 1937 (ya fusilado) tuvo su compañera a su tercer hijo Juan, siendo este póstumo; les llamaban en el pueblo señalados “como los hijos del fusilado” cuando eran pequeños.

Socialista marxista, aunque no lo dejaban trabajar en el campo por estar en contra del abuso de los terratenientes , tenía otras inquietudes, el sindicato, la lucha desde la revolución por la reforma agraria ( ni antes ni después se ha producido una gesta igual, en marzo del 36, 80.000 jornaleros extremeños  ocuparon 250.000 H de tierras), la educación, el paro, la desigualdad y paliar la miseria y el hambre que no soportaba, en definitiva un sistema revolucionario más próspero y justo; disponía de estabilidad por la posición de su madre (aunque la quería y respetaba, chocaba con ella, porque Él no doblaba la rodilla ante los señoritos y el abuso)  y tierras que su padre trabajaba aunque de renta compaginándola con su puesto de municipal sereno.

Aunque  gozaba de estabilidad, no estaba de acuerdo con lo que ocurría en aquellos tiempos (abuso del señorito, desigualdad, paro, hambre y miseria), en la precampaña de las elecciones de la II Republica del 16 de febrero de 1936, fue a Badajoz a poner propaganda electoral del Frente Popular en el periódico HOY Diario de Extremadura, presidió mesa electoral el 16 de febrero del 36 en Fregenal, cuando ganó  la II Republica el Frente Popular, la felicidad no le cabía en el cuerpo, le salían frases como “el sol de la mañana”, estaba lleno de esperanzas y un horizonte con futuro para todos era su sueño, su tío y primo de Los Santos vinieron al pueblo a celebrarlo y el sindicato y la casa del pueblo era su segunda casa, con el alcalde y demás compañeros del Comité, era todo un sueño lo que ocurriría en aquellas fechas, tenía inquietudes culturales e ideales de paz e igualdad, era socialista marxista y miembro del Comité Rojo Revolucionario del Frente Popular  en el pueblo, aquello duró poco, a los pocos meses, Él que era muy alegre, entristeció, las ilusiones se vinieron abajo, pendientes de la prensa, radio y personas que acudían a Fregenal desde pueblos limítrofes y sierra de Huelva huyendo de la barbarie, de donde partió la llamada “columna de los ocho mil” (según libro de Francisco Espinosa Maestre en su libro “La columna de la muerte”) que formaban 5 o 6 mil personas de todas las edades para llevarlas a zona Republicana y de lo que estaba por llegar.

En agosto del 36, su tío político y primo hermano con la toma de Los Santos de Maimona, Juan Sánchez Moreno, apodado “el Cano Sánchez, fue encarcelado en Almendralejo y José Sánchez Naranjo su primo hermano, también eran rojos; si bien la condena inicial de su primo fue a pena capital, sin embargo con posterioridad le fue conmutada por la inmediata inferior: 30 años. Tenía 25 años y había sido miembro destacado de Juventudes Socialistas en Los Santos de Maimona. Mediante la causa 302/1938 fue acusado de cometer un delito de rebelión militar, siendo juzgado en consejo de guerra celebrado en Mérida el 27 de agosto de 1937. La condena a última pena se fundamentó, según el tribunal militar, en los siguientes argumentos:

“De mediana conducta, jornalero, sin antecedentes penales y de filiación marxista. Ejercía gran ascendiente entre el elemento obrero entre el que hacía constante y activa propaganda de su ideario político. Fue nombrado Presidente de la Juventud Socialista con anterioridad al 18 de julio de 1936 en cuya fecha ejercía (el cargo) de Vicepresidente de tal Agrupación. En razón a ello entró a formar parte del comité rojo revolucionario adoptando, en unión de los demás miembros de tal organismo, los acuerdos relativos a las detenciones de personas de orden y su encarcelamiento en el Deposito Municipal y en Iglesias habilitadas a tal fin como prisiones. A esas personas no se les hizo objeto de malos tratos, no habiéndose cometido asesinatos en el pueblo ya que si bien por los municipales y otros individuos fueron apaleadas algunas personas, tales hechos tuvieron lugar con anterioridad al movimiento nacional. El procesado así mismo tomó parte en el combate sostenido por las milicias rojas con las fuerzas nacionales en Los Santos y al ser liberado este pueblo huyó, ingresando en calidad de voluntario en las filas rebeldes con las que estuvo en distintos sectores del frente de Extremadura hasta el 25 de julio de 1937 que fue hecho prisionero”, según relato de Julián Chaves Palacios en  “Los Santos de Maimona en el siglo XX: La crisis de los años treinta (segunda República y guerra civil).

Después de pasar por varias cárceles, puede ser que estuviera en el campo de concentración de Castuera de allí fue trasladado en enero de 1940 a la Prisión Central de Orduña (Vizcaya), hay documentación que estaba allí en agosto 1941, de ese lugar salió “mentalmente inutilizado” “loko” por las torturas ¿que le harían?, solo se acordaba de Juanito, que era su primo, sin saber que ya estaba fusilado, murió hace unos 15 o 20 años en el psiquiátrico de Mérida.

En septiembre del 36 fue tomado Fregenal por los sublevados, Él no había cometido ningún delito y no quiso dejar a su mujer y sus hijos, se escondió en una alcantarilla en la zona del pueblo conocida por La Fontanilla y en el doblado de su casa, sus tres hermanas fueron rapadas, les dieron aceite de ricino y pasearon por el pueblo en burro entre burlas y vejaciones, a Remedios le embargaron la maquina de coser pues era modista profesional, a Ana que aún vive, le quitaron el puesto en Teléfonos (a esta la conocían por la escuela de los Brazo porque enseñaba a los niños a leer y escribir)  y a Mª Antonia la menor con 18 años la mandaron a limpiar las letrinas de las tropas fascistas italianas  que vinieron al pueblo; Él a veces salía de noche  y dormía con su mujer (cuando los niños estaban dormidos) en su casa en la calle Doña Leonor (desde la toma del pueblo por los sublevados, la cambiaron por Travesía de Alemania), para que su hijo e hija de 5 y 2 años, no lo delataran al verlo, llamándole “papá”, en el silencio del pueblo se escuchaba todo, algo pasaría o un chivatazo que lo descubrieron y lo llevaron a la cárcel (hoy ayuntamiento de Fregenal); los rezos a la Virgen de los Remedios, el miedo, la angustia y el sufrimiento de su compañera(muy devota), era una constante. Ella se decidió a ir en esos días a misa en la Iglesia Mayor de Santa María de la Plaza, (estando esta concurrida de gente y de fuerzas nacionales al mando del capitán Algarra del ejercito, Él lo conoció cuando hizo la mili en Getafe y que paraba en casa del veterinario Antonio Delgado marido de Dña. Amparo) con su hijo e hija de 5 y 2 años y embarazada de 4 o 5 meses, se arrodilló rota de dolor ante el capitán pidiéndole clemencia por lo que deparaba tal situación de intranquilidad e injusticia,  el capitán se apiadó de la situación y le dijo que daría las ordenes oportunas  a fin de solucionarlo a la vuelta con un indulto, porque tenía que ausentarse para ir a Badajoz  al terminar el acto religioso, en el transcurso de esos días, las personas caciques que quedaron al mando en el pueblo, (en octubre del 36 fusilaron a 3 miembros estudiantes de la familia Sánchez Arjona en Paracuellos en Madrid)  en venganza  por ser defensor de la República e ideales diferentes y conocido Él por  esa familia de terratenientes, lo enrolaron para su fusilamiento en el cementerio de Fregenal, es la víctima represaliada nº 1322 de Extremadura, en una fosa común con 4 personas mas (entre ellas un matrimonio que el hombre era Juan Márquez Perojil apodado de “los rabiosos”, su mujer llamada Salud Barragán Rodríguez modista y política activa apodada de “los gatos” embarazada de 8 meses y dos hombres mas de un pueblo aledaño) el 06/11/1936, sus asesinos fueron: Prados su maestro de escuela cuando joven y concejal del ayuntamiento durante el franquismo y uno de la confitería Parra . Su padre después de asesinado su hijo, primogénito y único varón (siempre decía “este chiquillo se va buscar problemas”, era la experiencia de su vida), habló con el sepulturero para poder desenterrarlo y el mismo, le quito la idea de la cabeza porque peligraban sus vidas también. En definitiva, toda la familia directa fueron señalados, se tuvieron que marchar del pueblo y con una mano delante y otra detrás, tenían que salir adelante, y marchar a Badajoz y finalmente recalar por partes en Mérida, Huelva y Sevilla, donde arraigaron hasta la fecha.

Existe unos manuscritos (escritos con lápiz) escritos desde la cárcel en la que estuvo 5 o 6 días antes de ser matado en el cementerio de Fregenal y que guardó su compañera como un tesoro (dos librillos de papel de fumar marca GOL y una pequeña carta de luto), estos manuscritos pasados de incógnito por una hermana de su mujer llamada Luisa, manifiestan  la incertidumbre, desesperación y despedida de un hombre de 29 años, bueno, alegre, pacifico y comprometido, él estaba en contra de cualquier acto de violencia en ninguna de las  partes y no se esperaba estos acontecimientos; fusilado por el delito de “poner letreros”, no siendo cierto tal acusación (fue la propaganda electoral en el periódico HOY, por sus ideales y por  venganza); en Fregenal no hubo ningún enfrentamiento ni resistencia y si el señalamiento por ideologías, venganzas, envidias, odios, rencores, etc…. En los escritos vienen dados nombres de gente del pueblo: Dña. Amparo (mujer del veterinario D. Antonio Delgado), Chita, Prados (su maestro de escuela y asesino, fue concejal en la dictadura), Crucita (sirvienta de la Sta. María Sánchez Arjona),  Carbonel, Sta. Maria (Sánchez Arjona), Guridi alcalde en los años de guerra (que se casó con Crucita). Quitando esta tragedia y desgracia, su mujer e hija Mª Luisa siempre mostraron gran cariño por su pueblo, al cual querían muchísimo y  los rezos a la Virgen de los Remedios eran constantes. 

Desde que salieron en aquellos años no volvieron al pueblo hasta finales de los años 90, aunque con temor de ser reconocidas por alguien, ni se bajaron del automóvil, no obstante pasearon por todas las calles recorriendo su pueblo “pues no tenían que avergonzarse de nada”; toda una vida con miedo y resignación, personas buenas y muy sufridas. Les gustaba esos recuerdos buenos de su pueblo, la campiña de la Virgen de los Remedios y al volver, ver su pueblo pero sin entrar en él, sin ningún tipo de resabio ni rencor; traerse a Huelva una simple piedra de cantería de su pueblo, para poder besar su pueblo o plantar en una maceta unas matas de hierbabuena del mismo, era toda una reliquia, lo único que tenían en el pueblo era a Él en una fosa común; siempre comentaron que su pueblo no tenía ninguna culpa, seguía siendo tan bonito y todas sus cosas: las perrunillas, la chacina, el pan y sus vivencias por las calles de Arias Montano, los Remedios, La Corredera, La Fuente, por el camino de la Virgen...

A JUAN BRAZO NARANJO lo fusilaron con 29 años, pero a su compañera (9 meses menor que él) murió con 96 años, una persona llena de amor, antes hermosa y metida en carnes (posó para el pintor local Eugenio El Hermoso) y después toda una vida luchando con honradez y ayudando en lo que podía a su familia, de luto permanente (jamás fue con otro color), gran austeridad, consumida  y sufrida con la vida (fue “fusilada” en vida desde los 29 hasta los 96 años); siempre comentó que su amor no fue muerto, fue matado, es lo que mas se escuchó de su boca, siempre lo tuvo en su mente. Los pocos dineros que cogió a partir del año 1980 en forma de pensión por los hechos ocurridos con su compañero, los guardó y se repartió entre sus hijos cuando murió, nunca  mostró interés por ese dinero.

De lo que se sabe de Fregenal, es que estas personas que fueron matados el “único crimen” que cometieron es tener unos ideales de igualdad y de justicia, el fascismo y el caciquismo acabó con ellos. Los saqueos que hubo en el pueblo fueron para asistir a la gran masa concentrada 5 o 6 mil personas de todas las edades integrantes de la Columna de los 8.000 para pasar a zona republicana. En Fregenal y Los Santos en concreto no hubo crímenes por parte de la izquierda (Francisco Espinosa Maestre Historiador especializado en la guerra civil de Huelva, Sevilla y Badajoz en su libro La columna de la muerte).Pagaron un alto peaje, sin haber cometido delito alguno, solo sus ideales y defender la República acometiendo la reforma agraria.




Trascripción de los manuscritos





"Haber si la niña de Doña Amparo, habla con el 
Capitán, que es la que puede conseguir algo; 
no me ha dicho nada de la Chita ni de Prado, 
haber que impresiones han dado; 
haz por ver al padre del Ciervo 
haber que le ha dicho su tía la Carbonel.”



“Luisa quedo muy agradecido de ti adiós”              
“Madre mía y hermanas me matan sin deber 
y sin motivo”





“María compañera, padre cuide usted de los niños que esto a sido un guaseo, no me han hecho caso, el Capitán no vino, el teniente si y el alférez Mosca y Galan; acusado de que yo estuve poniendo letreros y que me había visto Crucita y la Sta. María; ya ves por lo que me matan, todo ha sido una trampa, estaba hecho todo, así compañera que resignación y que seas honrada como hasta aquí, un abrazo a todos y besos y a los niños y adiós para siempre.”



La realidad supera esta semblanza.
NI OLVIDO NI PERDON
En memoria de mis abuelos y familia.


José Antonio Brazo Regalado.






No hay comentarios:

Publicar un comentario