Lo Último

751. ¿Nacionalistas o golpistas?





Vicenç Navarro - El País - 3 JUL 2006

Ha sido práctica común en la historiografía dominante en España, tanto en la época dictatorial como en el periodo democrático, referirse a la Guerra Civil como un conflicto entre las dos Españas, la España nacional y la España republicana, presentándolo como parte de un conflicto internacional en el que Hitler y Mussolini apoyaron a las tropas "nacionales" y la Unión Soviética apoyó a las tropas republicanas, considerándose tales apoyos semejantes en cuanto a cantidad y calidad de material bélico. Esta versión de la Guerra Civil se complementa con otra que atribuye la derrota del bando republicano a las divisiones internas del Gobierno republicano, instrumentalizado éste por el Partido Comunista, que era un mero agente de transmisión de Stalin.

La Guerra Civil, sin embargo, fue un alzamiento de militares profesionales del ejército, que invadió el sur de España mandando tropas extranjeras: la Legión Extranjera y las tropas marroquíes. Como bien ha escrito la historiadora británica Helen Graham (en su excelente libro Breve historia de la guerra civil), la Guerra Civil vio la paradoja de ser una supuesta "cruzada en defensa de la civilización cristiana" llevada a cabo por tropas mercenarias islamistas -por cierto, conocidas por su enorme brutalidad- lideradas por el mariscal Mohamed Mezian, que acaba de ser homenajeado en Marruecos por el embajador del Gobierno español con asistencia de altos mandos del ejército español. Es más, estas tropas fueron equipadas con material alemán e italiano, contando con el apoyo de 75.420 soldados italianos pertenecientes a destacamentos fascistas italianos que gozaron de plena autonomía, sin obedecer las órdenes de los líderes militares españoles.

Además de estas tropas extranjeras, los asesores nazis alemanes fueron los que definieron la estrategia aérea del bando golpista, realizando los bombardeos que incluyeron ataques sistemáticos a la población civil, no sólo de Guernica, sino de 26 otras ciudades españolas, gran parte de ellas catalanas, con el objetivo de desmoralizar a la ciudadanía que vivía en tales centros urbanos. En estos bombardeos desempeñaron un papel clave los espías fascistas en el lado republicano, incluidas personas de derechas tan conocidas como Josep Pla (que tiene monumentos en varias partes de Cataluña). El lado golpista no tuvo nunca escasez de equipamiento militar, como consecuencia del apoyo conocido y público de la Alemania nazi y de la Italia fascista a los golpistas españoles. Nunca antes un Gobierno español había sido tan dependiente de los intereses y las fuerzas extranjeras como lo fue el bando golpista. Llamar a este bando nacional, identificado con la defensa de la nación española, tal como los golpistas se autodefinieron, es ignorar que su victoria se debía a fuerzas extranjeras sin las cuales el golpe militar hubiera sido una nota a pie de página en la historia de España, como lo fueron otros alzamientos anteriores.

Fue precisamente la gran resistencia popular a este alzamiento lo que explica que, a pesar de la enorme ayuda nazi y fascista italiana a los golpistas, éstos no ganaron hasta tres años después de iniciarse el golpe. La República tuvo muy poca ayuda militar. El infame pacto de no intervención se debía -tal como señaló Winston Churchill- a que las clases dominantes del Reino Unido y Francia antepusieron sus intereses de clase (temerosos del contagio que una República española progresista pudiera haber tenido en las clases populares de sus propios países) a sus intereses nacionales y geopolíticos, que les habrían tenido que movilizar para interrumpir la expansión del nazismo y del fascismo en Europa.

En realidad, los únicos países que ayudaron a España fueron México y la Unión Soviética, ayuda que fue enormemente dificultada por el comportamiento del Gobierno francés, que no colaboró en su mayoría en el tráfico de armas con destino a la España republicana. La única ayuda extranjera vino a través de las Brigadas Internacionales, cuyo efectivo en batalla nunca alcanzó más de 12.000 soldados, aun cuando el número de brigadistas extranjeros a lo largo de todo el periodo fue de alrededor de 30.000. Por otra parte, las tensiones dentro del lado republicano no fueron la causa, sino el síntoma, de la falta de apoyo internacional. Algunos cronistas de tales desacuerdos, como George Orwell, exageraron el papel del Partido Comunista, atribuyéndole una influencia de la que tal partido carecía. Orwell, que como indica Helen Graham no conocía ni el catalán ni el castellano, atribuyó erróneamente a los comunistas el deseo legítimo de la Generalitat de Cataluña de recuperar (durante los famosos sucesos de mayo) el control de la situación, que había perdido inmediatamente después del golpe militar del 18 de julio.

El enorme desequilibrio de equipamiento militar fue lo que dio la victoria a los golpistas, los cuales eran plenamente conscientes de que tenían a la mayoría de la población en contra, tal como reconoció el general golpista Queipo de Llano (hoy enterrado con todos los honores en la iglesia de la Macarena en Sevilla, ciudad en la que sus tropas asesinaron a 36.422 ciudadanos) en su defensa de lo que él llamaba el "terror saludable" necesario, según él, para imponer su mandato. Este terror de los golpistas continuó después de su victoria con el asesinato de 192.684 personas (ejecutadas o asesinadas entre abril de 1936 y junio de 1944 en cárceles o campos de concentración, según cifras del propio Ministerio de Justicia de aquel régimen), además de 30.000 que todavía hoy permanecen desaparecidos. La mayoría de estas víctimas del fascismo no han sido ni homenajeadas ni reconocidas durante el periodo democrático (tal como ha ocurrido con las víctimas de ETA), puesto que el Gobierno socialista español ha retrasado tal homenaje por temor a la reacción de los herederos de los golpistas.



3 comentarios:

  1. Veo que eres seguidor o no de Emilio Jiménez Díaz, un individuo que se dice flamencólogo y que tiene un blog en el que ha publicado un artículo sobre Cataluña y los catalanes que me gustaría que leyeras con detenimiento. Enlace:
    http://desdemitorrecobalto.blogspot.com.es/2013/09/desde-mi-torre-barcelona-barcelona.html#comment-form
    Si te abochorna igual que a mí que en público se utilicen expresiones como tontos y gilipollas, puñaladas traperas, tiros por la espalda, y otras lindezas dirigidas a los catalanes que no pìensan como él, pues eso, que si te abochorna hagas lo que te parezca. En mi blog vas a tener lectura más provechosa. Saludos cordiales y dejad tranquilos a los muertos, lo que cuenta es el presente y la utopía llegará a ser posible.

    ResponderEliminar
  2. Oye, y eso que dice el tal Jean Jaurés es obvio. Mejor es decir que el coraje es transformar la sociedad, luchar e intentar que los seres humanos se dejen todo lo que tienen en pos de un mundo mejor. Si te convence, cambia la frase. Lo del Jaurés ese es de un infantil que da grima.

    ResponderEliminar
  3. Santiago, No conocemos a Emilio Jiménez, por lo que el resto de los comentarios no ha lugar.
    Respecto a la cita que indicas, es su cita, nosotros ponemos citas que nos parecen interesantes en nuestro espacio y que induzcan a pensar, a reflexionar.
    Gracias por tus comentarios

    ResponderEliminar