Lo Último

842. Ramón J. Sender, in memoriam


Ramón José Sender Garcés
Chalamera, (Huesca), 3 de febrero de 1901 -  San Diego (EEUU) 16 de enero de 1982





Disentir.

El peor malentendido en casos de guerra civil es el del disentimiento afable con los que tienen el mango de la ametralladora política, sobre todo si la discrepancia es sutil. A eso lo llamábamos "morir de disentería". Dentro de cada partido se hace la vista gorda, pero si hay una oportunidad de liarse a tiros en colectividad, es decir, de manera impersonal lo hacen con verdadero placer. Así hicieron los comunistas rusos en el Bajo Aragón. Y en Barcelona con los de la CNT.

Y en todas partes contra Largo Caballero, que se obstinaba en ganar la guerra, lo que no les convenía a los rusos porque querían que España cayera en manos de las tropas alemanas para tomarle la retaguardia a Francia y que los alemanes atacaran al país de Víctor Hugo y no al de Tolstoi.

Lo consiguieron gracias a infinitos imponderables sutiles como hilos de tela de araña (fue mi caso) o burdos como cabrestantes de barco de carga, que fue el caso de Andrés Nin. Y tantos otros.

Lo malo era cuando alguien con autoridad para matar te decía mirando a otra parte: "Me han pasado una nota de los servicios especiales en la que aparece tu nombre. Debe ser un error".

Un error con su gatillo y su plomazo.


Ramón J.Sender, "El superviviente"







No hay comentarios:

Publicar un comentario