Lo Último

875. Francisco Giner de los Rios, in memoriam





Hoy es el aniversario de la muerte de Francisco Giner de los Ríos, el creador de la Institución Libre de Enseñanza, una escuela activa, neutra y no dogmática basada en el método científico que formaba personas completas, abiertas a todos los ámbitos del saber humano y en la que primaban la coeducación y reconocimiento explícito de la mujer en pie de igualdad con el hombre, el racionalismo, la libertad de cátedra y de investigación, la libertad de textos y supresión de los exámenes memorísticos. Una Escuela que destruyó el franquismo y que ojalá, podamos recuperar algún día.



“La Institución no pretende limitarse a instruir, sino cooperar a que se formen hombres útiles al servicio de la Humanidad y de la patria. Para esto, no desdeña una sola ocasión de intimar con sus alumnos. Sólo de esta suerte, dirigiendo el desenvolvimiento del alumno en todas las relaciones, puede con sinceridad aspirarse a una acción verdaderamente educadora en aquellas esferas donde más apremia la necesidad de redimir nuestro espíritu: desde la génesis del carácter moral, tan flaco y enervado en una nación indiferente a su ruina, hasta el cuidado del cuerpo, comprometido como tal vez en ningún pueblo culto de Europa, por una indiferencia nauseabunda; el desarrollo de la personalidad individual, nunca más necesario que cuando ha llegado a su apogeo la idolatría de la nivelación y de las grandes masas; la severa obediencia a la ley, contra el imperio del arbitrio, que tienta a cada hora entre nosotros la soberbia de gobernantes y de gobernados; el sacrificio ante la vocación, sobre todo el cálculo egoísta, único medio de robustecer en el porvenir nuestros enfermizos intereses sociales; el patriotismo sincero, leal, activo, que se avergüenza de perpetuar con sus imprudentes lisonjas males cuyo remedio parece inútil al servil egoísta; el amor al trabajo, cuya ausencia hace de todo español un mendigo del Estado o de la vía pública; el odio a la mentira, uno de nuestros cánceres sociales, cuidadosamente mantenido por una educación corruptora; en fin, el espíritu de equidad y tolerancia, contra el frenesí de exterminio que ciega entre nosotros a todos los partidos, confesiones y escuelas” 


Giner de los Rios, F., Ensayos, págs. 116 y 117. 
Reproducido en F. DÍAZ-PLAJA, Historia de España en sus documentos. Siglo XIX, Madrid. Cátedra. 1983. pp. 375-376.




No hay comentarios:

Publicar un comentario