Lo Último

1066. Victoria Kent y la liberación de París




Victoria Kent fue testigo excepcional de la liberación de París, ciudad en la que pasó cuatro años que dejó plasmados en su único libro: "Cuatro años en París (1940-1944)". Durante la Guerra española fue secretaria de la Embajada de España en París, y se ocupó de los niños evacuados, a los que encontró acomodo en colonias infantiles francesas. Tras la caída de la República, su nombre pasó a engrosar la lista de busca y captura que la policía franquista entregó al Régimen de Vichy. Refugiada en la Embajada de México y en un pequeño apartamento del Bois de Boulogne, permaneció en París en condiciones extremas, perseguida por la Gestapo y la policía franquista hasta el final de la II Guerra Mundial bajo la identidad de Madame Duval.





¿Nos lleva la corriente o somos nosotros la corriente misma? Ríos humanos corren alborozados por las arterias de París. Vamos en esta corriente hasta l'Etoile.

El calor es asfixiante pero la tierra ya no es parda; en ella luce hoy el azul, blanco y rojo. Aquella tierra parda ha sido aventada; hoy las Avenidas son azul, blanco y rojo ... El cielo no está ya surcado por el plomo, aviones de plata, bajo una luz nueva, brillan bajo el bello Arco del Triunfo, dan la bienvenida derramando ese sedante impalpable que está compuesto de seguridad y confianza.

París recobra su vida.

Los árboles son racimos humanos. Los agentes no pueden contener la masa imponente.

Allí están, bajo el Arco. Dejan los coches oficiales, y la multitud, rotos los diques, rodea sus liberadores. Muchachos y muchachas de la Resistencia forman guardia de honor. Liberados y liberadores descienden a pié los Campos Elíseos. La ovación es delirante y continua.

"¿Y esos tanques? ¿Veo claro? ¿Son ellos? Sí, son ellos. Son los españoles. Veo la bandera tricolor; son los que atravesando el África, llegan hasta los Campos Elíseos. Los tanques llevan nombres que son una evocación "Guadalajara", "Teruel", y son los primeros desfilando por la gran avenida.

París aplaude. París aplaude a los españoles curtidos en una lucha de nueve años, que sonríen hoy al pueblo liberado.

París aplaude a la España heroica de ayer, a la España libre, democrática y fuerte de mañana. Parece un sueño…Parece un sueño"


Victoria Kent
"Cuatro años en París (1940-1944)"















No hay comentarios:

Publicar un comentario