Lo Último

1407. Homenaje en Tui a las víctimas del franquismo.

Homenaje a las víctimas del franquismo. Tui, Pontevedra, 11 de abril de 2015 (Foto: Gabino Alonso)



María Torres / 13 Abril 2015

Sábado, 11 de abril. Un sol resplandeciente ilumina Tui, ciudad que antaño fue capital de una de las siete provincias del antiguo Reino de Galicia y donde Galicia es frontera con Portugal y el Pai Miño es el protagonista absoluto del paisaje, junto con las cumbres de los montes Aloya y Faro. 

Un año más, coincidiendo con el 84 aniversario de la proclamación de la II República española, cerca de medio centenar de personas se dan cita a las doce y media de la mañana a los pies del monumento a los represaliados situado en la Alameda, obra del escultor Silveiro Rivas, para rendir homenaje a las víctimas del franquismo.

Una muñeira, impecablemente bailada por Patricia, da origen al acto, organizado por Levada Libre,  bajo las notas de una gaita que acompaña toda la jornada.

El aire y los corazones se llenan de Memoria. Toma la palabra Manuel Vázquez de la Cruz, rodeado del calor humano de los que quieren seguir luchando por mantener viva la memoria de los suyos. Se recuerda a los que marcharon el último año, como Purita, Eduardo Sousa y Alexander. Se rinde homenaje a Paco Osuna y a su mujer, una de las familias más represaliadas de Tui; a Raul Francés, hijo y sobrino de fusilados; a Espronceda, hijo de Domingo Páramos, el ferreiro de Caldelas, ejecutado en Mondariz, de donde sus restos fueron sacados para llevarlos al Valle de los Caídos y donde reposan junto a su verdugo; a la esposa de Serafín Fernández, hijo y hermano de fusilado. Allí se encuentran los que les sobreviven, como Vanesa, una biznieta que lucha por recuperar la historia de su bisabuelo Gumersindo Rodríguez Casales, ejecutado en Tui en septiembre de 1936; como Pilar, nieta de un portugués también represaliado.

Manuel Vázquez habla de lo que supuso la República en su primer bienio, tras la oscuridad de la monarquía de Alfonso XIII, del deber de recordar contra los que aún siguen planteándose que no es bueno remover heridas, esas heridas imposibles de sanar hasta que se entienda que hay derecho a saber, hasta que no se respete a los vencidos, hasta que no reciban la justicia que merecen.

Señala la defensa de la legalidad republicana en Tui y la significación de que en España se luchó contra el fascismo internacional.

Se canta un himno universal "No nos moverán", y se cierra el acto con el Himno Galego y con una ofrenda floral. Tras la misma, un xantar de confraternidade republicana en el Parador de San Telmo, seguido de diversas actividades culturales y festivas presididas, en todo momento, por la tricolor.

A cada comensal se le entregó el libro Memoria e sentimento, un recopilario de memoria, editado por Levada Libre y que se puede adquirir en PDF solititándolo por mail a levadalibre@gmail.com.

En Tui, símbolo de la resistencia gallega, último reducto de la legalidad republicana en Galicia, se ejecutó una brutal represión al caer la ciudad en manos de los rebeldes el 26 de julio de 1936. Seis días antes se había formado el Comité de Defensa de la República (Comité cívico) apoyado por las fuerzas de carabineros y la dotación de la Cañonera "Cabo Fradera".


Levada Libre.

Levada Libre se define como un colectivo cultural y de opinión tudense, abierto a todos aquellos que aman las causas justas. No se trata de una asociación, se trata de una voluntad que aúna varias voluntades, las voluntades de unas cuantas personas, pocas, pero con el deseo de hacer mucho por lo que creen "sin buscar réditos políticos para ningún partido". Un colectivo republicano dispuesto a desmontar mentiras pretéritas, que aman la libertad y respetan los derechos humanos, impregnados del espíritu machadiano de querer caminar acariciando la tierra.

Manuel Vázquez de la Cruz, lo define así: "Una levada es una toma de agua de un río para más abajo mover un molino. El agua es la riqueza de todos y queremos que sea libre para que todos podamos vivir y servirnos de ella. Levada es, quiere ser, la memoria de nuestro pueblo, la recuperadora de las cosas pequeñas y grandes de la historia de Tui. Quiere que se devuelva la honra a los que se la robaron en 1936 y se demuestre que ellos eran los buenos y los otros los malos".

Cuenta Manuel que en mayo de 1936 se inauguró un busto de Socrátes, obra de Prieto Couset, en los jardines de la media luna, que fué derribado y destrozado por falangistas. Levada Libre consiguió mediante suscripción pupolar un busto idéntico que fué colocado en el lugar que ocupaba el de 1936, acompañado de los compases del himno del Riego que emitía una trompeta. 

También el colectivo colocó un monolito elaborado por el escultor Rosendo con una dedicatoria a Don Faustino Rey Romero, "un cura que creía en Dios".

Búscame en el ciclo de la vida estuvo allí, compartiendo con tanta buena gente el recuerdo, el xantar y la fiesta.

Creemos, como Manuel Vázquez, que la lucha del pueblo fué una lucha contra el fascismo, una lucha por alcanzar más justicia, más libertad, más cultura.

Cuando abandonamos Tui, lo hicimos recordando las palabras del poeta:

Sabe esperar, aguarda que la marea fluya,
-así en la costa un barco- sin que el partir te inquiete.
Todo el que aguarda sabe que la victoria es suya;
porque la vida es larga y el arte es un juguete.
Y si la vida es corta
y no llega la mar a tu galera,
aguarda sin partir y siempre espera,
que el arte es largo y, además, no importa.

Antonio Machado



Fotografía: Gabino Alonso




No hay comentarios:

Publicar un comentario