Lo Último

1519. Los años de la barbarie

Imagen © David Diaz Mundina




Los años de la barbarie

Vuelven los años de la barbarie...
Todo se torna gris en mi memoria.
Reconstruyo instantáneas
de la vida robada de los míos:
Mi abuela cose y llora.
Mi padre juega con un álbum de cromos,
mi abuela cose y llora.
La bisabuela María quiere ver el mar,
y canta nanas
encerrada en su mente de niña perdida.
Mi abuela cose y llora.
De mi abuelo tan sólo están sus cartas,
una silla vacía y un olor a presidio.
Mi abuela cose y llora...
Así pasan los días en los hogares de los vencidos.
Oyendo canciones que no son las suyas,
consignas que no son las suyas,
mandamientos que no son los suyos.
Todo es gris en la memoria heredada,
daguerrotipo cruel de una derrota.
Vuelven los años de la barbarie,
de la mordaza,
de la impotencia.
Han sacado de nuevo las banderas,
para que recordemos que nunca se fueron del todo,
que nunca ganaron los nuestros.
Yo he sacado de nuevo la memoria herida,
la que me legaron como un tesoro,
y la enarbolo
para conjurar a la barbarie
que se empeña, otra vez, en regresar.


Corazón helado.

Traigo el corazón helado,
y un nudo en la garganta,
y un sabor a pólvora quemada en mis labios.
Traigo la verdad de los míos,
sus lágrimas de sal y su dolor profundo e infinito;
porque la sombra de la memoria también es alargada…


Marisa de la  Peña.
Poemas incluidos en El hilo de la memoria, Unaria ediciones.


















No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada