Lo Último

1494. Los últimos españoles de Mauthausen en Tui

Carlos Hernández de Miguel, Maria Torres y Manuel Vázquez de la Cruz
Tui (Pontevedra), 29 de mayo de 2014



«Cada piedra de Mauthausen 
representa la vida de un español»



María Torres / 8 Junio 2015

El pasado 29 de mayo tuve el placer de acompañar por segunda vez a Carlos Hernández de Miguel en la presentación de su libro Los últimos españoles de Mauthausen que tuvo lugar en Tui (Pontevedra).

El acto, organizado por el alma mater del colectivo Levada Libre, Manuel Vázquez de la Cruz (el entrañable Ferruxo), estaba previsto contara en un principio con la colaboración del Ayuntameinto de Tui, en particular de la concejalía de cultura. Tres días antes de la charla, el silencio de la concejala nos hizo comprender que no sería así. Tal vez los resultados electorales, o tal vez que el tema de la deportación de los republicanos españoles no interesa, el caso es que se puso en evidencia, una vez más, la casi nula participación de la clase política cuando se trata el tema de la memoria.

Aún así, la Sala Félix Rodríguez del Área Panorámica se llenó con la asistencia de personas impacientes por escuchar la historia de nuestros deportados, sus verdugos y sus cómplices.

Tuvimos la suerte de contar con la presencia de Pablo Iglesias Nuñez, el hijo de la deportada y resistente Mercedes Nuñez Targa, fallecida en Vigo en 1986. El triángulo rojo con el que Mercedes fué marcada a su llegada a Ravenbrück hace más de setenta años, compartió espacio con nosotros y el acto estuvo dedicado a su memoria.

Manuel Vázquez de la Cruz inició la presentación recordando y resaltando la historia de Enrique García Pérez, un kapo vasco de Mauthausen, que supo decir "no", aún sabiendo que su negativa le conduciría al crematorio: «Los jefes del block le eligieron como kapo responsable del stube. García dimitió del enchufe porque los jefazos le exigían que nos pegara. El nos dijo: "Yo se que esto será mi muerte, pero la prefiero mil veces a tener que levantar la mano para dejarla caer encima de un compañero". Fue uno de los primeros caídos.» (1)

La primera parte de la charla versó sobre la trayectoria profesional de Carlos Hernández de Miguel, en especial su etapa de corresponsal de guerra en los conflictos de Kosovo, Palestina, Afganistán e Irak, y como esta experiencia le sirvió de mucho a la hora de enfrentarse a un tema tan duro como el de la deportación a los campos nazis.

Se recordó a los deportados de la provincia de Pontevedra, originarios de Bueu, Carril, Cotobade, Cobelo, O Grove, A Guarda, Nigrán, Pontevedra, Quintela, Redondela, Vilagarcia de Arousa, Vilanova de Arousa y Vigo, que fueron destinados a Mauthausen, Buchenwald, Dachau y Naunengamme, de los cuales once lograron sobrevivir.

Se habló de la historia silenciada de los más de 9000 hombres, mujeres y niños españoles que pasaron por los campos de concentración nazis, de los responsables de que esto sucediera, y de los apoyos que tuvo Hitler para llevar a cabo sus planes genocidas.

Hubo tiempo para responder las preguntas que varios de los asistentes formularon al autor del libro y cuando se cerraron las puertas de la sala eran casi las once de la noche.

Setenta años después de la liberación de los campos, comprobamos que en España llevamos más de setenta años de desmemoria. Españoles que son héroes en Francia, son ignorados en su propio país. Jamás ha existido un reconocimiento a nivel estatal a estos republicanos españoles que lucharon contra el fascismo y por la libertad y cuando apareció la "modélica transición" y la "democracia" lo único que hicieron fue cubrir su historia con un velo de indiferencia.

Pero como nuestro compromiso contra la injustica es inalterable, seguiremos recordándoles.


(1) Los últimos españoles de Mauthausen, pág. 363


Pablo Iglesias Nuñez y el triángulo rojo de su madre, Mercedes Nuñez Targa


Pablo Iglesias, María Torres y Carlos Hernández

Pablo Iglesias, María Torrres, Carlos Hernández y Manuel Vázquez
(Fotografía: Eva González / Faro de Vigo)







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada