Lo Último

1559. Las cárceles más baratas del mundo

Construcción de la cárcel de Carabanchel (Madrid) con mano de obra esclava, 1942





Franco firmaba las sentencias de muerte, cada mañana, mientras desayunaba. Los que no fueron fusilados, fueron encerrados. 

Los fusilados cavaban sus propias fosas y los presos construían sus propias cárceles. 

Costo de mano de obra, no hubo. Los presos republicanos, que alzaron la célebre prisión de Carabanchel, en Madrid, y muchas más por toda España, trabajaban, nunca menos de doce horas al día, a cambio de un puñado de monedas, casi todas invisibles. Además, recibían otras retribuciones: la satisfacción de contribuir a su propia regeneración política y la reducción de la pena de vivir, porque la tuberculosis se los llevaba más temprano. 

Durante años y años, miles y miles de delincuentes, culpables de oponer resistencia al golpe militar, no sólo construyeron cárceles. Fueron también obligados a reconstruir pueblos derruidos y a hacer embalses, canales de riego, puertos, aeropuertos, estadios, parques, puentes, carreteras; y tendieron nuevas vías de tren y dejaron los pulmones en las minas de carbón, mercurio, amianto y estaño. 

Y empujados a bayonetazos erigieron el monumental Valle de los Caídos, en homenaje a sus verdugos. 


Eduardo Galeano
Espejos. Una historia casi universal




No hay comentarios:

Publicar un comentario