Lo Último

1601. Los héroes de La Nueve





María Torres, 24 Agosto 2015

Hace 71 años, a las nueve de la noche del 24 de agosto de 1944 dos secciones de la Novena Compañía, una de ellas encabezada por el Capitán Dronne y la otra por el Teniente Amado Granell, compuestas por 120 hombres y 22 vehículos, entraron en la capital francesa.

Veintidós minutos después la pequeña columna blindada de soldados exhaustos al mando de Amado Granell alcanzaba la Plaza del Ayuntamiento de París. Les acompañaba el alegre volar de las campanas de toda la ciudad, unidas en un violento repique de júbilo que impedía escuchar con claridad  El ejército del Ebro, con su famoso estribillo  Ay, Carmela, que iban cantando. (El Ejército del Ebro/¡Rumba la rumba la rum bam bam!/Una noche el río pasó,/¡Ay, Carmela, ay, Carmela!/Y a las tropas invasoras/¡Rumba la rumba la rum bam bam!/Buena paliza les dio,/¡Ay, Carmela, ay, Carmela!) Un himno también irreconocible para los franceses. Los primeros libertadores de París, portaban un banderín con la tricolor en la solapa de sus uniformes. Un día después la prensa francesa publicaría en portada la imagen de uno de los soldados americanos que habían logrado liberar París. Se llamaba Domingo Baños y había nacido en Extremadura.

Los héroes eran republicanos españoles. París era un símbolo para ellos. Muchos habían cruzado la frontera al finalizar la guerra española en 1939, vencidos. El destino les condujo a alistarse en el mes de mayo de 1943 en la Segunda División Blindada francesa y en la Novena Compañía a las órdenes del Capitán Dronne. Habían luchado para liberar a Europa del fascismo, habían luchado por Francia, por la libertad, convencidos que tras la victoria los aliados les ayudarían a combatir en España para derrocar a Franco. Se equivocaron.

Leclerc había decidido que la Novena Compañía, compuesta en su mayoría por españoles, cubierta de gloria en miles de acciones, debía ser la primera en entrar en París «porque sé que no retrocederéis y que tendréis en alta estima el honor de la División y el honor de las Fuerzas francesas libres, os doy la orden, a vosotros, la Novena compañía de voluntarios extranjeros, de ir a la cabeza de las fuerzas y de ser los primeros en liberar París».

Fueron los primeros, y además llevaron a cabo la detención del Comandante Von Choltiz, quien tenía órdenes de destruir París y resistir desde las ruinas. Francisco Sánchez, Antonio Navarro y Antonio Gutiérrez, a las órdenes de Amado Granell y ataviados con uniforme francés hicieron prisionero al Estado mayor alemán. Cuentan que Von Choltiz se negaba a rendirse a un soldado sin charreteras de oficial, pero finalmente se entregó a Antonio Gutiérrez quien solo le dijo: «Soy español»

Para Raymon Dronne, los españoles «poseían ya la experiencia del combate. Y eran bravos, de una bravura a veces excesiva. No tenían oficio, solamente sabían pelear. Todos se pusieron al trabajo con ardor y corazón». Para él fue un honor haber sido su compañero de lucha. Estaba orgulloso de los soldados españoles.

El 26 de agosto de 1944 París era una fiesta. Amado Granell abrió el desfile en los Campos Elíseos de París sobre un Tatra 57K con la tricolor española, seguido de cuatro half-tracks de La Nueve, con republicanos españoles enarbolando la bandera de Francia junto a la de la República española. En el Arco del Triunfo el General De Gaulle saludó y rindió honores a La Nueve, a quien correspondió el privilegio de escoltar el cortejo por los Campos Elíseos hasta Nôtre-Dame con los half-track Gernica, Teruel, Guadalajara y España Cañí, engalanados con la bandera republicana española. Manifestaba Amado Granell que les costó más trabajo vencer la admiración de los parisinos que la resistencia alemana.

Poco tiempo después la hazaña de estos republicanos españoles cayó en el olvido y su memoria se cubrió con un manto de silencio. No solo tuvieron la gloria de entrar los primeros en París y escribir una página de la historia con su valor y su sangre. También continuaron la lucha hasta Estrasburgo y Berchstesgaden, el santuario del nazismo, y fueron los primeros en alcanzar el Nido del Águila, donde depositaron la bandera republicana española.

Muchos de ellos cayeron en la lucha contra el nazismo y sus tumbas sembraron la tierra desde Normandía a Berchtesgaden. Cuando se firmó la rendición de Alemania en mayo de 1945, apenas quedaban con vida veinte soldados de los ciento cincuenta que integraron La Nueve.

Hoy queremos recordar la gesta de estos hombres, republicanos españoles, queremos militar en el recuerdo para que no se pierda su historia de lucha y sacrificio.


Algunos de los integrantes de La Nueve

Amado Granell Mesado, natural de Burriana, Castellón. En septiembre de 1936 se alistó en el Ejército Voluntario de la II República  y es destinado al Batallón de Hierro. Participó en la defensa de Madrid. Asumió más tarde el cargo de comandante de la 49ª Brigada Mixta del Ejército Popular Republicano, que defendía la ciudad de Castellón, hasta el 29 de marzo de 1939 que se embarcó en el buque Stanbrook con destino a Orán. Tras su paso por varios campos de concentración se alistó en la Legión Extranjera Francesa, enrolado en el Regimiento de Marcha del Chad, más tarde integrado en la 2.ª División Blindada, al mando del general Philippe Leclerc.

Manuel Pinto Queiroz-Ruiz, conocido por el seudónimo Manuel Lozano, natural de Jerez de la Frontera. Hijo de un barbero anarquista fusilado por el franquismo. Combatió en los frentes de Málaga, Granada, Marbella, Almería, Murcia y Alicante. En marzo de 1939 se exilia a Orán. Arrestado por la policía francesa es encerrado en un campo de concentración. Pasó por cinco campos de Argelia y Marruecos hasta noviembre de 1942. Ingresó en la Segunda División Blindada interviniendo en la toma de Bizerta (abril de 1943) y combatiendo en Francia en la División Leclerc, 9ª compañía del 30 regimiento. Fué el primero en entrar en París el 24 de agosto de 1944.

Alférez Federico Moreno. Madrileño y tipógrafo. Miliciano en los inicios de la Guerra. Fué Jefe del Estado Mayor de la 67 Brigada Mixta, y posteriormente refugiado de Alicante a bordo del Stambrook. Drone lo calificaba de hombre calmoso, de juicio mesurado, lúcido y valeroso sin ostentación.

Sargento Domínguez. Conocido por El extremeño para distinguirlo de otro valenciano del mismo apellido. De él se dice que recorrió con La Nueve toda Europa. Hay fotografías que le sitúan en Berchtesgaden, la localidad de los Alpes Bávaros donde se encontraba el Nido del Águila, uno de los refugios de Hitler. En mayo de 1945, Domínguez fue uno de los 16 españoles que tomaron uno de los últimos reductos del nazismo.

Comandante Miguel Buiza. Sevillano, con 17 años ingresó en la Escuela Naval Militar de Cádiz y fue ascendido a capitán de corbeta en 1932. En 1936 se hizo cargo del crucero Libertad. Fue nombrado Jefe de la Flota Republicana el 2 de septiembre. El 5 de marzo de 1939 ordenó la partida de la flota republicana desde Cartagena y puso rumbo a Túnez, donde se entregó a las autoridades militares francesas. Ingresó en la Legión Extranjera y en el Corps Franc d'Afrique y participó en la campaña de Túnez, donde su actuación le valió la concesión de la Cruz de Guerra con Palmas. Se retiró en 1943 por motivos de salud, convertido en un símbolo para los republicanos que continuaron luchando. Uno de los blindados españoles de la División Leclerc llevaba su nombre: Amiral Buiza, el único bautizado en honor de una persona.

Teniente Antonio Van Baumberghen Clarasó. Natural de Barcelona, Guardia de Asalto, conocido como Bamba. Tenía una gran formación intelectual, adquirida en la Institución Libre de Enseñanza. Fue el primer teniente adjunto al mando hasta que Amado Granell ocupó su puesto.

Miguel Campos. Canario, anarquista, el preferido de Dronne quien decía de él que «era un fenómeno, un coloso». Mandaba en la Tercera Sección de Combate. Desapareció el 14 de diciembre de 1944 en el curso de una de sus misiones en solitario. Nunca se encontró su cuerpo.

Alférez Martín Bernal Garcés. Alías El maño, zaragozano, matador de toros con el sobrenombre de Larita II. Combatió toda la Guerra española en el EPR. Prisionero de los franquistas, se escapó a Francia donde fue internado en un campo. A comienzos de 1940 las autoridades francesas le dieron a elegir entre alistarse en la Legión Extranjera o ser deportado a España. El propio Bernal lo contaba así: «Al principio creímos que era una medida de presión, pero cuando nos montaron en un camión en dirección a Canfranc, nos empezamos a poner nerviosos. Y comprendimos que la cosa iba en serio cuando vimos asomar los tricornios de los civiles».

Germán Arrue Alemán. Conocido como Ortega, El Mejicano, natural de Benaguacil (Valencia), militante libertario. Durante la Guerra española se ocupó del transporte de municiones en los frentes de Teruel, Lérida y el Ebro. Pasó a Francia en 1939 y fue internado en los campos de Saint-Cyprien, Argelès y Barcarès. Se alistó en la Legión Extranjera, fue trasladado al norte de África y enviado a luchar en Túnez. Después del armisticio, se unió al Ejército de la Francia Libre. Soldado raso en el half-track Teruel, participó también en la toma de Estrasburgo, la liberación del campo de concentración de Dachau y alcalzó el Nido del Águila  junto a Martin Bernal, Manuel Lozano, Federico Moreno, Fermín Hernández y Daniel Pujol. Nunca quiso la ciudadanía francesa. Trabajó como peluquero en París, obrero de una fábrica de ladrillos en Lyon y más tarde conductor de camión. Regresó a España cuando se jubiló.

Ramón Gualda. Natural de Granada, conductor de autobús y mecánico de profesión. Anarquista, combatió en el Ejército Popular de la República. En marzo de 1939 embarcó en Cartagena con dirección a Orán. Se alistó en la Legión Extranjera en junio de 1940. Dronne aseguraba que era uno de los conductores más expertos de la Nueve. También decían que «se dormía facilmente al volante». Hay imágenes de él conduciendo el Madrid en la calle de Rívoli de París antes del desfile del 26 de agosto de 1944.

Fermín Pujol. (José Nadal Artigas), natural de Sabadell. Pertenecía a la Columna Durruti (26 División). Combatió en el frente de Madrid y fue herido en 1937 en Monte Negrillo. El 17 de febrero 1939 pasó a Francia. Internado en el campo de Argelès, del que escapó, marchó al Norte de África. Fué obligado a alistarse a la Legión Extranjera en Argelia. Luchó en Túnez contra el Afrika Korps de Rommel y se unió a la 2ª División Blindada. Llegó a París el 24 de agosto de 1944 y alcanzó el Nido del Águila. Finalizada la Guerra se instaló en París, trabajó en la fábrica de Renault y se casó con una española.

Rafael Gómez. Natural de Adra (Almería). Con 16 años se enroló en la Quinta del Biberón e ingresó en el Ejército Republicano.  Se exilió a Francia, estuvo en dos campos de concentración y se alistó como voluntario en el Cuerpo Franco de África combatiendo en la Batalla de Túnez. «Subimos una montaña, la de los monos porque había muchos, en las inmediaciones de Temara y allí formaron la primera y segunda División Leclerc; yo me fui como voluntario a la segunda». Tomó parte en el desembarco de Normandía y sobre el semioruga Guernica, fue uno de los primeros en asomar por la Puerta de Italia de París. Llegó hasta el Nido del Águila. «Mi tarea era combatir (...) No creí nunca que íbamos a estar tan bien recibidos por haber hecho nuestro deber»

Luis Royo Ibañez. Alias Julián Escudero, natural de Barcelona, se alistó en el EPR con tan solo 17 años participando en la Batalla del Ebro. Fue confinado durante siete meses en el campo de concentración de Agde, desertó de la Legión Extranjera en 1941 para unirse en África al ejército aliado, y en 1943 a la 2ª División Blindada. Conductor del Madrid, al finalizar la Guerra se instaló en Francia donde trabajó en la factoria de automóviles Citroen.

Manuel Fernández.  Alias Belmonte,  natural de Marentes (Asturias), minero. Al estallar la Guerra española se alistó voluntario en el EPR, siendo detenido en 1937 e ingresado en la cárcel de San Marcos de León y San Pedro de Cardeña en Burgos. Acabó en un batallón de trabajadores penados. El 5 de mayo de 1940 consiguió llegar a Francia y enrolarse en la Legión, de la que desertó para pasarse a las tropas de Leclerc. Al finalizar la contienda trabajó como tapicero en las Galerías Lafayette.

Faustino Solana. Alias El Montañés, cántabro. Llegó hasta la alcaldía de París con el Santander. Tras la Guerra se instaló en Elbeuf, un pueblo de Normandía y se ganó la vida como peluquero. Volvió por primera vez a España en 1962, con pasaporte francés.

David Hernández. Alías El volcán, natural de Almería, pescador e hijo de pescado. Dos meses antes de cumplir 17 años se enroló en Orán con las tropas americanas que desembarcaron en el Norte de África y más tarde en las Fuerzas de De Gaulle. Cuando se enteró de que no participaría en el Desembarco de Normandía el 6 de junio, desertó con otros compañeros de La Nueve y se alistó con los paracaidistas ingleses que comenzarían antes el combate, pero Leclerc les llevó de vuelta a La Nueve. El 24 de agosto de 1944 llegó en París en el Guadalajara y fué uno de los que entró en la guarida nazi de El nido del Águila, donde se apropió del ajedrez de Hitler que más tarde vendió a un americano por 500 dólares.

Salvador Maturana Navarro. Nacido en La Unión, Murcia. Ingresó en la Armada en 1931, militante del PCE, combatió en la Guerra española llegando a alcanzar el grado de teniente de navío. Antes de enrolarse en la columna de Leclerc logró fugarse de varios campos argelinos. Fue instructor de tiro y formó parte de la sección de Obuseros. Entró en París en el Amiral Buiza. Más tarde alcanzó el Nido del Aguila en Berschtesgaden.

Joseph Putz. Natural de Bruselas. En 1936 se unió a las Brigadas Internacionales en defensa de la legalidad republicana. Estuvo encuadrado en la XIV Brigada al mando del batallón Henri Barbusse y después comandó la brigada. Fue también comandante de la 1.ª División Vasca en la defensa de Bilbao, Herido varias veces en combate y ascendido dentro de las Brigadas a teniente coronel. El capitán Joseph Putz, formó parte de La Nueve. Fue el que autorizó a que las tanquetas de la Nueve enarbolaran los nombres de las antiguas batallas de la Guerra española (Guadalajara, Brunete, Teruel, Madrid, Ebro, Santander, Belchite…), pero prohibió que se pusiera ningún nombre de personaje político para evitar enfrentamientos entre sus hombres. Dos miembros españoles de la Nueve, Maturana y Bamba, buenos dibujantes, fueron los encargados de escribir los nombres sobre los vehículos. Don Quijote fue escrito en una mezcla de español y francés (Don Quichotte).

Antonio Llordén Fernández. Nacido en Nerva (Huelva). Capitán en la 112 Brigada Mixta del E.P.R. Tras el final de la contienda logró llegar a Orán, fué allí donde se alistó en la División leclerc en 1942. Fué el sargento del Teruel, la tanqueta que entró en París tras el Guadalajara. El 25 de agosto participó en la ocupación de la central teléfonica, el Ministerio de Marina y en la toma de un cuartel nazi. Tras la liberación de parís siguió combatiendo y alcanzó el Nido del Aguila en Berschtesgaden. Al finalizar la Guerra y tras vivir unos años en París, se marchó a México, donde falleció en 1973.

José María Tarifa. Natural de La Zarza (Badajoz). Combatió en la 91 BM del EPR alcanzando el grado de Teniente. Al finalizar la contienda es apresado en el campo de concentración de Castuera, del que se fuga junto a otros compañeros en enero de 1940. Consigue cruzar la frontera francesa y es internado en el Campo de Gurs.En abril de 1940 se enrola en la Legión Extranjera y parte hacia Argelia. Dos años después se incorpora a las tropas de Leclerc. Entró en París con La Nueve en la dotación del España Cañí. Abandona La Nueve para unirse a los guerrilleros de la U.N.E. y participa en la Operación Reconquista de España en octubre de 1944 bajo el seudónimo de Justo González. Finalizada la II GM se estableció en Sisteron (Francia) y regresó a España en 1976.



8 comentarios:

  1. Unos héroes que han estado olvidados por el gobierno francés durante casi 70 años. Muy buena entrada.
    En mi blog tengo una entrada de la ruta que hizo La Nueve, que se puede seguir por París. Para mi fue muy emocionante ver también el jardín que les han dedicado junto al Ayuntamiento.

    Esta es mi entrada por si queréis visitarla.
    http://www.elcajondegrisom.com/2015/07/ruta-por-el-paris-de-la-nueve.html

    Bravo por La Nueve. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Valientes hombres por una causa justa. Seguiría leyendo todos sus nombres y toda su historia. No caerán en el olvido, mientras una sola persona admire su coraje y dedicación. Bravos y duros, me intento imaginar como se sentirían entrando en en Nido del Águila, y la picardía y regozijo con el que se llevaron el ajedrez del Fürer. Que grandes joder

    ResponderEliminar
  3. Gracias Juanjo.

    Grandes hombres que nunca perdieron la esperanza de luchar contra el fascismo. Un ejemplo de solidaridad incomparable. ¡Que menos que mantener viva su memoria?

    El próximo mes ire a París, a la Fête, para presentar el libro en el que he participado "Franco la muerte". Tengo previsto realizar a pie La Ruta de La Nueve y preparar una entrada para el Blog. Tu enlace me sirve de gran ayuda.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por tu comentario Patri.

    Seguiremos ampliando esta entrada y recuperando los nombres de todos. Es nuestro deber. Que su historia de lucha no caiga en el olvido.

    Lástima que en esta España "de todos los demonios" como decía el poeta, nunca hayan tenido el más mínimo reconocimiento. Lástima que en Francia, estuvieran olvidados durante casi setenta años...

    Saludos,

    ResponderEliminar
  5. Precioso reconocimiento...para los agnósticos, la única vida que hay después de la muerte es la de ser recordado por nuestros actos

    ResponderEliminar
  6. Efectivamente fueron hombres muy valientes y que sabían por que luchaban. Aquí quiero traer un testimonio recordando la memoria de uno de esos luchadores: José María Tarifa Trinidad. José María nació en La Zarza –Badajoz- el 20 de diciembre de 1909. Al final de la guerra civil, donde alcanzo el grado de teniente, le detuvieron y fue a parar al campo de concentración de Castuera. El 4 de enero de 1940 se fugo de Castuera con cinco camaradas, entre ellos estaba mi padre Albino Garrido San Juan gracias a quien ha quedado constancia de esa historia: http://www.edmilenio.com/ESP/llibre_milenio2.asp?id=2&id_llibre=549.
    Cuatro consiguieron llegar a Francia; eso fue el 22 de marzo de 1940. José María con otro compañero de fuga, Fulgencio Morcillo Pulido, tuvieron que alistarse en la Legión Extranjera. A finales de 1942 ambos participaron en la batalla de Túnez contra “l’Afrika Korps “de Rommel. A principios de julio de 1943 José María se fugo de la Legión y se alisto con las tropas de Leclerc. Se incorporo en La Nueve formando parte de la tripulación del semioruga “España Cañí” -segunda sección de combate- mandado por el sargento Francisco Callero. La segunda sección de combate formo parte del destacamento de Dronne que entro en Paris al anochecer del 24 de agosto de 1944.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras Luis.
      Si quieres contarnos el testimonio de José María Tarifa o cualquiera de sus compañeros para publicarlo en el blog, estaríamos encantados.
      Te dejamos un correo de contacto: buscameenelciclodelavida@gmail.com
      Salud!

      Eliminar