Lo Último

1709. El maestro Antoni Benaiges


Fotografía de Antoni Benaiges y de sus alumnos y varios de los cuadernillos que hacóan en su imprenta. Foto: Sergi Bernal


El maestro Antoni Benaiges no pudo enseñar el mar a sus alumnos, pero su historia no ha caído en el olvido



Laura Fraile / Último cero / 24 noviembre 2015

En el año 1934 un joven maestro originario de la localidad catalana de Mont-Roig del Camp llegó a Bañuelos de Bureba, una aldea situada en la provincia de Burgos. Allí permaneció tres años, hasta que fue asesinado por parte del bando nacional. Su único delito fue haber prometido a sus alumnos que los llevaría a ver el mar, haberles enseñado que eran libres, que tenían capacidad de decisión, que no había frontera que pudiera detener el ansia de saber. La historia de este maestro llegará este jueves a Valladolid gracias a la proyección de `El Retratista´, un documental dirigido por Alberto Bougleux e ideado por Sergi Bernal que podrá verse a las 19 horas de la tarde en La Casa del Pueblo de UGT (c/ Gamazo, 13).

El origen de este documental está en un reportaje fotográfico. En agosto de 2010, Sergi Bernal viajó al municipio burgalés de Villafranca Montes de Oca para retratar la exhumación de una fosa. Allí permaneció durante diez días y después regresó a Barcelona. En su ausencia ocurrió algo que marcaría su futuro. Un hombre llamado Antonio García Rojas, de unos 40 años de edad, había acudido a la fosa, donde dijo: "Ahí está el maestro de mi pueblo". Ese breve comentario reactivó la memoria de varias personas del pueblo, que empezaron a recordar datos de aquel maestro catalán que había llegado a Bañuelos de Bureba.

A los pocos días Sergi Bernal recibió una llamada en la que le contaron este episodio. "En ese momento me metí en el Google y tecleé maestro, Bañuelos y Antonio e inmediatamente llegué hasta un blog mexicano en el que se hablaba de Antoni y de su promesa de llevar a sus alumnos a ver el mar. En ese blog también se mencionaba su uso de la metodología Freinet y su asesinato en julio del 36", comenta Sergi. El siguiente paso que dio este fotógrafo fue visitar Mont-Roig del Camp, donde se puso en contacto con dos sobrinos nietos de Antoni. "Ellos conservaban una pequeña caja de cartón decorada con motivos pastoriles en la que había cartas manuscritas, cuadernillos y fotos de Antoni", explica Sergi, quien siguió tirando del hilo hasta ir dando forma a la historia de este maestro catalán.

Antoni Benaiges empezó trabajando como payés, aunque más por obligación que por pasión (su padre enfermó de gravedad y su madre, él y sus hermanas se pusieron a trabajar para costear el tratamiento). La familia de su madre se dedicaba a la docencia, un ámbito por el que este joven catalán empezó a sentir un creciente interés que desembocó en un viaje a Barcelona, donde empezó su formación. Allí entró en contacto con la Residencia de Estudiantes Normalistas, que estaba vinculada a la Institución Libre de Enseñanza. Antoni se especializó en la metodología Freinet, que situaba al niño como el centro del proceso de enseñanza. Su primer destino fue Colmenar Viejo (Madrid). Después estuvo dos años en Vilanova i la Geltrú, donde formó parte del grupo de renovación pedagógica Batec (que en catalán significa latido).

En septiembre de 1934 Antoni se trasladó a Bañuelos de Bureba, una aldea de Burgos en la que había conseguido una plaza de maestro. "Pasó de vivir en una ciudad en la que había luz, agua corriente, tren, alcantarillado, mar y muchas ideas en circulación a vivir en una aldea enclavada en una loma, en una zona cerrada y en la que había una escuela abandonada. No conocía a nadie, tenía una ideología socialista y valores republicanos y lo primero que hizo fue quitar el crucifijo", comenta Sergi.

Su llegada no pasó desapercibida. "Antoni llegó con un gramófono y una imprenta bajo el brazo. En sus clases se empezaron a hacer unos cuadernillos en los que se daba la palabra al niño para que escribiera sobre sus pensamientos y emociones. Estos cuadernillos, que se imprimieron en la imprenta que trajo, acabaron en Vilanova i la Geltrú y en países como Francia, Argentina, Cuba o Escocia. A pesar de que no había carreteras, se creó una gran red de intercambio", explica Sergi.

Sus alumnos, que tenían entre 4 y 12 años y estaban en la misma clase, recibieron una promesa: Antoni los llevaría a ver el mar. Sin embargo, todo se frustró. Un fin de semana en el que Antoni estaba en Briviesca fue detenido junto a Rafael Martínez Moro, que también era socialista. Antoni fue conducido a una prisión, donde permaneció durante cinco días en los que fue torturado y vejado. Poco tiempo después fue asesinado y su cuerpo, que aún no ha sido localizado, acabó en una fosa de La Pedraja, donde dicen que también enterraron a alrededor de 600 personas más. Su familia no se enteró de su asesinato hasta meses después, cuando un joven del pueblo consiguió alistarse en el ejército dentro del bando nacional, del que desertó estando ya en la zona republicana para poder mandar a su familia una carta en la que la explicaba todo lo sucedido.

La historia de este maestro, por fortuna, no ha quedado en el olvido. En el año 2011 Sergi Bernal inauguró una exposición fotográfica sobre él que ya se ha mostrado en una treintena de salas y que ahora mismo puede verse en la Facultad de Educación de la Universidad de Barcelona. Su vida también aparece recogida en el libro `Desenterrando el silencio. Antoni Benaiges, el maestro que prometió el mar´, una obra escrita por el periodista Francesc Escribano e ilustrada con las fotografías de Sergi Bernal que se presentó en Valladolid hace dos años gracias al apoyo de Territorios de la Memoria, la asociación Memoria de la Transición y el Colectivo contra el Olvido.

La Escuela Benaiges y en primer plano, una foto de los alumnos de Antoni. Foto: Sergi Bernal

El último homenaje realizado a este maestro ha tomado la forma de un documental llamado `El Retratista´ que ha sido ideado por Sergi Bernal y dirigido por Alberto Bougleux, que es el responsable de otros documentales como `Ciudad migrante´ o `Chanson pour Amine´. `El Retratista´ comienza en la localidad mexicana de Veracruz, donde un amigo de Antoni llamado Patricio Redondo, que consiguió exiliarse en este país, fundó una escuela en el año 1940 en la que utilizó la metodología Freinet.Durante todos estos años los alumnos de esta escuela han estado realizando los mismos cuadernillos que realizaban los alumnos de Bañuelos de Bureba (a modo de homenaje, cada una de estas publicaciones tiene el nombre de Antoni Benaiges).

`El Retratista´ continúa en Mont-Roig del Camp (donde se escucha el testimonio de los sobrinos nietos de este maestro), Zaragoza (ciudad en la que vivía Felisa, una de sus alumnas) y Bañuelos de Bureba, un municipio que ofrece la oportunidad de seguir profundizando en los recuerdos asociados a este profesor. La mayor parte de sus alumnos ya fallecieron y los que sobreviven (como Lucía, que vive en Valladolid) son muy mayores, pero este documental incluye algunos de sus testimonios. También hay imágenes de las exhumaciones, que fueron el punto de partida para llegar hasta la historia de Antoni.



Este documental ha conseguido financiarse gracias a una campaña de micromecenazgorealizada desde la plataforma Verkami en la que consiguieron recaudar 7.300 euros. "Tuvimos que recurrir a una campaña porque el inicio del proyecto coincidió con el gobierno de Rajoy, que lo primero que hizo al gobernar fue recortar los recursos destinados a la recuperación de la memoria histórica", comenta Sergi, quien indica que al menos contaron con el apoyo de los ayuntamientos de Santa Coloma de Gramanet y Mont-Roig del Camp.

El estreno de `El Retratista´ fue en noviembre de 2013 en los Cinemes Girona de Barcelona, donde permaneció en cartel hasta el mes de febrero. "Desde entonces lo hemos movido por muchos pueblos, bibliotecas y escuelas. Se ha visto en Burgos, en Madrid y ha sido seleccionado en el Festival de Derechos Humanos de Buenos Aires, lo que nos permitió hacer una gira que llegó hasta Punta Arenas, una ciudad que está situada al sur de Chile. También se ha podido ver en Francia, en este caso gracias a que desde hace un año lo distribuye Blume", comenta Sergi.

Durante la proyección de este jueves en Valladolid, que comenzará a las 19 horas en La Casa del Pueblo de UGT (c/ Gamazo, 13), Sergi estará acompañado del cantautor catalán Ramón Sauló, quien interpretará un par de canciones compuestas en homenaje a Antoni Benaiges. A principios de año este documental se proyectará en la Filmoteca de Catalunya, desde donde seguirá viajando hasta Madrid (aún no hay fechas confirmadas). Según indican los responsables de este documental, están abiertos a nuevas propuestas de proyecciones.

Actualmente existe una opción más para acercarse a la historia de Antoni Benaiges. El Ayuntamiento de Bañuelos de Bureba (gobernado por el PP) ha empezado a rehabilitar su escuela, que ahora lleva su nombre y que ha dado origen a una asociación (la cuota para asociarse es de 15 euros al año). El pasado mes de abril se organizaron allí unas jornadas sobre la metodología Freinet a las que acudieron medio centenar de maestros de toda España, lo que se ha convertido en una demostración de que su legado no morirá nunca.





Noticias relacionadas:




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada