Lo Último

1889. Entonces

Miguel Hernández con excursionistas de la Universidad Popular de Cartagena en Cabo de Palos, agosto de 1935




Miquel estuvo aquí 
en mi tierra de minas 
cercana de los mares, 
en mi calle, 
en mi casa, 
conmigo... 

Miguel traía de su Oleza vegetal 
una carga de sol que lo abrasaba. 
Fundido en arcilla parecía, 
gleba roja levantada del surco. 
En los labios un silbo de poeta 
apretado de versos. 
Dos topacios los ojos 
tallados con las luces del pensamiento, 
luciérnagas de pozos infinitos 
con presencia de árbol y de honduras. 

Sí “la muerte llena de agujeros” 
y “el luto y la tristeza” le acabaron. 
Aunque la fecha es otra y diferente 
y los crespones el viento se llevara, 
recién muerto está, caliente para siempre, 
por nacido a la vida que no acaba. 
El tiempo de llorarle permanece. 
Las horas de sentirlo no terminan. 

Perito en lunas, amigo de los astros. 
Rayo de alma sin cesar vertido. 
Tu barro lumbre ahora, en la lumbre de Dios. 
Inconsumible eterno fuego de bellezas. 

En este recuerdo de Miguel 
soy de entonces, aunque me encuentre hoy. 
Y canto calladamente en sufrido destino 
la nana de la cebolla con los brazos vacíos. 


María Cegarra
La Unión, primavera de 1976



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada