Lo Último

1879. Propaganda entre el enemigo

Foto: Archivo HIstórico del PCE



A todos los Comisarios:

En ciertos sectores de algunos frentes han ocurrido casos de estrecho contacto entre nuestros soldados y los del enemigo. En el curso de este contacto se han cambiado periódicos y aún cartas para las respectivas familias. En la mayoría de los casos estas relaciones se entablan por iniciativa de las tropas rebeldes.

Creo necesario, acerca de este asunto, dar a todos los Comisarios, las siguientes indicaciones terminantes: 

1º.- Los Comisarios deben tomar las medidas necesarias para impedir el establecimiento de relaciones estrechas entre nuestras tropas y las del enemigo cuando estas relaciones hayan sido iniciadas por los rebeldes. Cuando en alguna unidad ocurran hechos de esta clase, los Comisarios están obligados a realizar una cuidadosa investigación con objeto de impedir que estos hechos se realicen en beneficio del espionaje o de la provocación dentro de nuestras filas. 

Los Comisarios deben explicar a los soldados que esta “fraternización” puede ser utilizada por el enemigo en su propio beneficio y contra el Ejército Popular. 

2º.- Es muy posible que la moral de las tropas rebeldes en algunos sectores sea tal, que pueda permitir el acelerar el proceso de desmoralización y desintegración de dichas tropas estableciendo contacto con ellas. Nuestro fin tiene que ser solamente uno: inclinar al mayor número de soldados enemigos para que se pasen a nuestras filas. En este caso el Comisario de la Brigada puede permitir conversaciones con soldados u oficiales del enemigo, pero por separado, y solamente con permiso del Comisario de la División y del Comisario Inspector del frente. Tales conversaciones deben tener lugar en presencia del Comisario de la Brigada y de acuerdo con el plan aprobado por el Comsiario Inspector del frente respectivo. Dicho plan estará coordinado con el Servicio de Información del Estado Mayor del frente o sector en cuestión. 

El Comisario Inspector del frente está obligado a informar al Comisario General acerca de cada uno de estos casos, poniendo en conocimiento del Estado Mayor todas las informaciones que se reciban durante el periodo de contacto con el enemigo. 

Madrid 17 de marzo de 1937


El Comisario general de Guerra, Julio Alvarez del Vayo
Manuel del Comisario
Vanguardia 1937 




No hay comentarios:

Publicar un comentario