Lo Último

2123. Cuando los republicanos liberaron París. Un libro de Raúl Monteagudo





A través de mi ventana me llegaba el murmullo de la gente arremolinándose nerviosa. Hacía días que la resistencia andaba a tiros con los boches. Los muertos yacían por las calles, y las patrullas alemanas disparaban sin previo aviso. Sin embargo, todo París estaba esperanzado al oír las noticias sobre el avance aliado que irrumpían en nuestras casas a través de la radio. Deseábamos que la emisora de Radio Francia Libre no nos bombardeara con propaganda para infundirnos ánimos, anhelábamos que esta vez sí, nos tocara desprendernos del yugo nazi. Al oír el jaleo de la plaza, me sentí nerviosa y expectante. Por si acaso, me escondí bajo la cama, aunque dejé la ventana abierta para oír lo que pasaba afuera. Cada vez que sobrevolaban aviones me acordaba de los bombardeos en Barcelona que me atemorizaban y me hacían esconderme bajo el colchón. No soportaba el zumbido de los aeroplanos y menos el estallido de los obuses. «¡Qué se acabe pronto —pensaba—, lo que tenga que ser, que se acabe pronto!». Estaba harta de tanto tiro, de tanto muerto, de tanto sufrimiento. Llevaba ocho años juntando guerras con campos de concentración, hambre, frío, maltrato, miedo… Quería que todo terminara. Súbitamente, la multitud comenzó a impacientarse. Sabíamos que los aliados estaban ya muy próximos por el eco grave de los bombardeos provenientes de las afueras.

—¡Son los americanos! —alguien gritó.

—No, no son los americanos, son los alemanes, mirad la bandera.

—Un griterío y alboroto se apoderó de la Place d’Italie. Después, el silencio.

Estaba aterrada. «Ya están aquí otra vez. Seguro que han mandado a las SS. Claro, como la resistencia se ha sublevado. Ahora nos empezarán a derribar las casas a cañonazos, no va a quedar nada en pie… Ya puedo oler la peste del gasoil de los tanques… Ya están ahí». Temblaba como una niña, pero a su vez el miedo me impedía mover una pestaña. De nuevo sentí el ruido de la guerra, el sonido metálico de los tanques y el estruendo de los motores desplazando aquellas moles de metal arañando el pavé parisino. Entre tanto alboroto de motores y hierros, distinguí una voz, y el escándalo cesó.

Arrêtez!, arrêtez vous j’ai dit! —una voz fuerte y con autoridad sonó en francés.

Intenté agudizar el oído, pues aún se sentían los motores a lo lejos deteniéndose con parsimonia. El humo y el olor a gasoil quemado se habían colado en la habitación y creí que me moriría allí mismo ahogada. Comencé a toser y a revolverme bajo el somier. Las pelusas de debajo de la cama empezaron a volar atravesadas por un rayo de sol que entraba por la ventana. Durante unos segundos no pude prestar más atención que a mi propia tos y al corazón latiéndome desbocado. Cuando me calmé volvieron las voces a sonar.

—¡Cuántas francesas, qué de besos dan y qué guapas que son!

—Cómo me gustaría que en lugar de las chicas más guapas de París, me estuvieran besando las viejas más feas de Madrid.

Estaban hablando en castellano. Eran voces de hombres jóvenes, uno con acento catalán y otro andaluz o canario.

Un escalofrío me recorrió la espalda erizándose el vello. La curiosidad venció al miedo y finalmente, me aventuré a abandonar mi escondrijo bajo la cama. Con timidez y precaución me asomé a la ventana descubriendo una columna de blindados. No podía creer lo que estaba viendo, todos, desde el primero hasta el último enarbolaban nuestra bandera, la bandera de la República. Eran españoles, mis sentidos no me habían mentido, eran españoles republicanos los que liberaban París. La gente empezó a salir de todas partes gritando:

¡Ils sont les français, vive la France!

Agarré un pañuelo y como pude me lo coloqué en la cabeza. Bajé los escalones de dos en dos y cuando salí del portal había un gentío y una algarabía indescriptibles. Observé que uno de los carros llevaba el nombre de Teruel, mi tierra. Seguía sin podérmelo creer. Eran españoles, soldados de la República entrando en París.

Instintivamente me quité el pañuelo y empecé a agitarlo gritando «¡Viva la República!». Ellos me respondieron con el puño en alto al grito de «¡Viva la República!», «Mañana España será republicana» y «¡Hoy París, mañana Madrid!».


Raúl Monteagudo
Cuando los republicanos liberaron París



Cuando los republicanos liberaron París será presentado el próximo 6 de octubre a las 21:00 horas en la Libreria La Extravagente de Sevilla (Alameda de Hércules, 33)

2 comentarios:

  1. Las calles no podían oler a gasoil, todos los vehículo usaban gasolina.Tanto los carros como los semiorugas.

    ResponderEliminar
  2. Miguel Ángel, muchas gracias por tu apreciación. No obstante, debo decirte que este capítulo se desarrolla desde el punto de vista de una persona no muy entendida en los combustibles que utilizaba el Ejercito Aliado. De hecho, es una mujer, no es un soldado, que está aterrada debajo de la cama y lo último que se le pasaría por la cabeza es discernir el combustible de los blindados. Ella piensa que los alemanes van a empezar a bombardear las casas de manera inmisericorde hasta que se da cuenta de que son republicanos españoles. De todos modos para futuras ediciones tendré en cuenta el detalle del que me hablas. Una vez más gracias por la apreciación.

    Un saludo.

    Raúl Monteagudo

    ResponderEliminar