Lo Último

2321. Veinte de abril

En esta geografía de presidios,
y a través
de la crónica amarga de torturas,
lentos
caminos desbrozando el horizonte,
sucios
asesinatos a la luz del alba
donde terminan nuestros hombres,
-donde nace
también nuestra leyenda- no resulta
posible,
Julián, mi noble hermano,
predecir
en qué lugar nos llegará el futuro
más inmediato... (el otro siempre es nuestro.)

Yo no sé
si cambiaré un paisaje al aire libre
con árboles y cielo y sol de estío,
por un estrecho marco de silencio,
de sombras,
de lucha renovada...

Por eso, si ocurriera
que mi voz no estuviera con tu nombre
en los labios
cuando un veinte de abril hecho marea
de sangre y de dolor nos vuelva el llanto


de España en tus heridas, imagina
que tengo amordazados los latidos;
que algún muro
sujeta mis palabras; que me encuentro
más cerca de los míos que otras veces,
Julián, campo de espigas...
definitivo mártir de la patria.

(Como la espuma lucha con la roca)


Carlos Álvarez



No hay comentarios:

Publicar un comentario