Lo Último

2351. El centenario de Mariana Pineda





Muchos españoles se habrán dado cuenta —por lo menos cabe esperarlo— de que en el día de hoy se cumple el primer centenario de uno de los hechos más crueles, por su refinada crueldad, de cuanto registra la Historia monárquicoabsolutista de nuestra patria.

La muerte de Mariana Pineda en el cadalso es y será, siempre prueba irrefutable;  primero, de los extremos a que puede llegar todo poder que se ejerce personalmente sin trabas ni freno, pudiéndose encubar en su seno la semilla de las más torpes pasiones, y segundo, del alto valor, de la fuerza espiritual que pueden alcanzar algunas almas —aun siendo de suyo tímidas— cuando un ideal las enardece.

En Mariana Pineda, en su persecucción indigna, concurren ambos hechos.

De un lado, la presión autoritaria  de un rey malvado y desaprensivo, sombra amparadora de esbirros que dan rienda suelta a su concupiscencia, y del otro, la figura tiernísima de una mujer acostumbrada a una vida de regalo, que se expone a toldo género de riesgos en defensa de sus ideales y rechaza con bella altivez las dos alternativas mediante las cuales puede salvar su vida: la de prostituirse, cediendo a los requerimientos amorosos del más vil de sus perseguidores, y la de vender a sus compañeros de infortunio.

«Ningún hombre puede hacer más que dar la vida por sus hermanos», dijo el Nazareno. Mariana Pineda no sólo cumplió plenamente sus deberes fraternales, sino que, además, conservó intacta su dignidad de mujer, y de mujer enamorada.

Quiso el destino que la semilla de la rebeldía ante la injusticia, que tan rico fruto diera en la mártir granadina, fuese depositada en su vibrante corazón por quien la inspiró al propio tiempo un apasionado cariño.

Los seres humanos llegan a la comprensión y al cumplimiento de sus deberes por caminos distintos, y el amor no es el menos eficaz y elevado de ellos. En Mariana Pineda ambos sentimientos, el de la rebeldía noble frente a todos los abusos y el del amor incondicional, lograron convertir a la mujer timorata y dulce en una criatura arrogante, valerosa, dispuesta a todos los sacrificios en bien de sus semejantes.

Aquellas palabras: Libertad, Fraternidad, Igualdad, que con hebras de oro y seda estaba grabando en una bandera la excelsa patriota cuando la detuvieron, y que fueron el único motivo hallado por la Justicia para el cuniplimiento de una pena ignominiosa, quedaron escritas, por modo imborrable, en las crónicas acusadoras de un régimen de perfidia y de un período bochornoso de nuestra Historia. Historia que, por desgracia, se repite. ¡Ahí está el ejemplo recientísimo de Galán y de García Hernández!

Lástima que en lugar de repetirse nos hubiera servido de escarmiento, y... ¡Si al menos esta vez...! ¡Si los dos insignes patriotas inmolados hace unos meses hubieran sellado para siempre la relación de estos hechos!... ¡Es preciso que así sea! Es preciso que, en nombre de las tres palabras que Mariana Pineda llevaba grabadas en el corazón y quiso grabar en la tela de una bandera para que impregnaran de su perfume de fervor todo el ambiente, nosotros, los españoles redimidos, procuremos imposibilitar la repetición de estos actos vergonzosos, y que en nombre de la Libertad, que al fin disfrutamos; de la Fraternidad, que todos anhelamos; de la Igualdad, que tenemos la sagrada obligación de imponer, nunca más vuelva a ser necesario que una ola de tardío remordimiento colectivo, consecuencia siempre de una cobardía colectiva en el momento del peligro, nos lleve a protestar de hechos que la unión y la lealtad pudieron evitar. Hay que evitar, sí, y a todo trance, el que algún día nosotros mismos o los que tras nosotros vengan pasen de nuevo por la enorme vergüenza de reconocer que en ei momento oportuno fuimos cobardes y dejamos que nuestros mártires afrontaran el suplicio completamente solos, totalmente abandonados!

No es de creer que estos hechos vandálicos puedan repetirse; pero por si acaso, bien está que aprendamos en el ejemplo de los que padecieron con valor a desarrollar las propias fuerzas.

Bien está el que las figuras ¡lustres de los mártires de la Libertad sean conocidas por todos, y ninguna ocasión mejor que el momento actual.

Se ha formado en Madrid una Comisión que prepara diversos actos para celebrar el centenario de Mariana Pineda y ensalzar su ejemplo. Es de esperar que todos coadyuven a tan bella obra, y que el día 26 de mayo de este año, tan rico ya en hechos y promesas halagadoras, todos los es pañoles rindan un tributo de admiración a quien tan heroicamente luchó por sus ideas y tan gallardamente defendió su honestidad y su virtad, y que al mismo tiempo formen el propósito de impedir que en el futuro sean posibles semejantes infamias.


Isabel de Palencia
Heraldo de Madrid, 26 de mayo de 1931




No hay comentarios:

Publicar un comentario