Lo Último

"Dios', "Orden Público","Civilización"

Thomas Mann
(Lübeck, 6 de junio de 1875 - Zúrich, 12 de agosto de 1955)



En realidad, lo que se viene desarrollando en España desde hace muchos meses, pertenece a lo más ignominioso, a lo más escandaloso que se haya registrado jamás en la historia. ¿El mundo lo ve, lo comprende así? Sólo muy parcialmente; pues nada sabe hacer mejor el asesino interés económico que entontecer al mundo y arrojarle arena a los ojos, a fin de que no llegue a ver su verdadera figura. De una dama, que, por lo demás, habita en la parte hoy más tenebrosa de Europa, en Alemania, recibo la manifestación siguiente:

"¿Quién hubiera podido pensar que los rojos, en España, bajo la luz del cielo, fueran, capaces de cometer tales atrocidades?"

¡Los rojos!¡Bajo la luz del cielo! ¿Pero es que no se tiene ya corazón? ¿Es que no se tiene ya entendimiento? ¿Es que sin resistencia alguna, quiere uno dejarse arrebatar por el interés económico oculto bajo nombres de engañosa dignidad, como Cultura, Dios, Orden Público, Patria hasta los últimos restos de un libre juicio humano? Un pueblo oprimido, explotado de la manera más abusiva y desconsiderada, se esfuerza por lograr una existencia más clara y más humana, un orden social con el que imagina que, mejor que con el anterior, podrá presentarse ante los ojos del mundo civilizado. La libertad y el progreso no son aún allí conceptos corrompidos por la ironía y el escepticismo; son, para este pueblo, valores vitales altísimos y dignos de que se aspire a ellos, condiciones precisas para el mantenimiento del honor nacional. Hay un Gobierno que con todas las precauciones impuestas por las circunstancias, acomete la tarea de soslayar los más groseros inconvenientes, de llevar a efecto las mejoras más necesarias.

¿Qué acontece entonces? Estalla un motín de generales, al servicio de los viejos poderes explotadores y opresores, y ya secretamente de acuerdo con el especulador extranjero, y fracasa, y está ya casi en derrota, cuando viene a ser sostenido a cambio de la promesa de ventajas de victoria. de los insurrectos, por los Gobiernos extranjeros enemigos de la libertad; nutren y sostienen estos semejante rebelión con dinero, hombres y material bélico, de modo que el derramamiento de sangre, la crueldad desoladora y furiosa, que, cada vez más sin miramientos actúa por una y otra parte y produce el autodesgarramiento del país, no encuentran ya límite alguno. Contra un pueblo que lucha desesperadamente por su libertad, por sus derechos humanos, se emplean hasta sus propias tropas del territorio colonial, destruyen sus ciudades y hacen espantosa carnicería en sus mujeres y niños. .. y a todo esto se le llama "nacional", a todas estas canalladas que claman al cielo, se las llama "Dios, Orden Público y Civilización".

Si las cosas fueran tal como las afirma la prensa de Europa, servidora del interés económico, hace mucho tiempo que tendría que ser completa la victoria del "orden" y de la "civilización" sobre la "canalla marxista". Pero la "chusma roja", como le gusta expresarse a la prensa del interés económico, es decir, el pueblo español, defiende su vida, su elevada vida, con una valentía de león, que debería hacer reflexionar acerca de la fuerza moral que allí gobierna, al entontecido siervo de lo económico.

"El derecho de autodeterminación de los pueblos", goza hoy, en todo el mundo, de la máxima veneración oficial. También nuestras dictaduras y estados totalitarios le conceden importancia por lo menos para fingir que tienen consigo el 90 o el 98 por 100 de sus pueblos. Ahora bien: los militares que se sublevaron contra la República española, esto es evidente, no tienen consigo al pueblo español y tampoco pueden fingir que les apoya; por medio de marroquíes y ejércitos invasores tienen que procurarse primero, la posibilidad de llegar a dominarlo. Acaso no esté establecido con toda evidencia lo que quiere el pueblo español; pero lo que no quiere es perfectamente claro: no quiere al General Franco.

No obstante, los Gobiernos europeos interesados en la estrangulación de la libertad, en medio del estruendo de la guerra civil por ellos sostenida, si no desencadenada por ellos, han reconocido la soberanía de este rebelde como la única legítima. Esos poderes, que en su casa, muestran cierta sensibilidad, bien puede decirse, para las cuestiones que afectan a la alta traición, apoyan a un hombre que entrega su país al extranjero; esos poderes, que se llaman "nacionalistas", "emplean" toda su fuerza en elevar al poder a un colega de opiniones para quien no es nada la independencia de su patria, con tal de poder acabar con la libertad y los derechos del hombre y que declara que mejor sería que murieran las dos terceras partes del pueblo español, antes de que en el país venciera el "marxismo", es decir, un orden mejor, más justo y más humano... Es harto indignante, criminal y repulsivo.


Thomas Man
Facetas de la actualidad española, núm. 9, La Habana, enero 1938





No hay comentarios:

Publicar un comentario