Lo Último

2500. Balbino Giner García. Un pintor olvidado

Balbino Giner García
(Valencia, 31 de agosto de 1910 - Coilloure, Francia, 1976)




María Torres / 22 diciembre 2017

Cuando visité el cementerio de Colliure el pasado verano, descubrí a pocos metros de la tumba de Don Antonio Machado,  una colorida sepultura con la inscripción: 

Balbino Giner 
(Valencia 1910 - Colliure 1976) 
Artiste Peintre. 
Gran Prix de Rome pour l'ESPAGNE 1934

El nombre de Balbino Giner era desconocido para mí, así que me propuse descrubrir quien fue este pintor, y supe que nació el 31 de agosto de 1910 en el seno de una humilde familia del Barrio del Carmen de Valencia. Hijo de Balbino Giner Caballer, reconocido artista fallero vinculado a la Falla de Na Jordana-Burjassot y de María García Ruiz.

Desde pequeño sintió pasión por la pintura. Estudia en la Academia de Bellas Artes de San Carlos de Valencia. En 1931 obtiene el primer premio de pintura de la Academia valenciana y el Premio de Roma, beca que el Gobierno francés concede a los estudiantes de arte desde 1663. En 1934 vuelve a obtener el Premio de Roma en pintura. En abril del mismo año, pensionado por el Gobierno de la II República española se traslada a Roma, ya casado y esperando un hijo, para completar estudios en la Academia de Bellas Artes de España, dirigida por Ramón María del Valle Inclán y donde debía permanecer hasta noviembre de 1936.

El estallido de la Guerra de España fuerza su marcha hacia París. Pasa un periodo en Bélgica y finalmente se exilia en Perpiñán en 1944, ciudad en la que desarrolla la mayor parte de su obra pictórica.

De ideología republicana, algunos apuntan que anarquista, nunca regresó a España. Al finalizar la Segunda Guerra Mundial se convirtió en uno de los artistas del exilio español más valorado en Francia. A principios de 1946, seleccionado por Pablo Picasso, con quien mantuvo una estrecha amistad,  estuvo presente en la Exposición de Praga, la primera muestra colectiva internacional de posguerra, que llegó a reunir más de doscientas obras de creadores españoles que habían trabajado en el París ocupado, bajo el título Arte de la España republicana. Artistas españoles de la escuela de París.

En marzo de ese mismo año, diseña una falla con la figura del dictador, bautizada con el nombre de Cremen a Franco (Quememos a Franco), que fue plantada en una de las plazas del corazón de Perpiñán con el beneplácito de las autoridades francesas y la complicidad de los exiliados que residían en la ciudad.

Desde 1976 reposa en Colliure, en una tumba decorada por su hijo Balbino Giner Gabarda, también fallecido, artista plástico que heredó de su padre la pasión por el arte.

Balbino Giner García, ignorado en la España franquista y tímidamente recuperado en la última década, fue un artista prolífico, excepcional, sobre el que cayó la maldición del silencio por ser un republicano español.   










No hay comentarios:

Publicar un comentario